Imprimir
PDF

Primeros Mensajes - Primer Libro - Continuación 2

Continuación del anterior.

8 de octubre de 1996

La experiencia de esta noche fue extraordinaria, en visión apareció Jesús con su Madre, ambos estaban rodeados de una luz amarilla y celeste que salía de sus Sagrados Corazones. La Virgen tenía en su mano derecha una azucena enorme, flor que se ve en los jardines pero mucho más grande y llena de pétalos interiores con una infinidad de gotitas de agua que brillaban como diamantes. La Virgen tenía un rostro sereno y una sonrisa inigualable. Jesús me dijo: ¿Por qué te cuesta tanto mirar mis ojos?, ya sé que es por un santo temor… yo le respondí, Señor es que tus ojos y tu mirada me hacen perder la noción del espacio y del tiempo y no sé en qué mundo estoy.

Nada he visto en el mundo que pueda igualarse a tus ojos y tu mirada. El color azul-celeste, es posible que impacten en forma desmedida porque jamás vi un color igual… lo tremendo, terrible, asombroso, magnífico, y mil adjetivos más es todo lo que se ve en ellos… desde la simple humildad hasta la explicación de todas las cosas creadas, tal vez de forma infusa… la profundidad y la claridad de todas las cosas, los abismos más grandes y las cosas más encumbradas… es difícil mirarlos y no caer en las más grandes delicias que cualquier hombre pueda imaginar, después de mirarlos ya nada en el mundo parece que tuviera importancia… el corazón parece detenerse y todo entona un himno que al escucharlo da ganas de no despertarse más.

Nuestra Señora de Justiniano Posse:

La azucena que puse sobre la mesa es el símbolo de la pureza de mi corazón, el que quedó engendrado sin mancha después que el Espíritu Santo lo fecundó.

Han despertado todos ustedes en mí y en mi Hijo un tremendo amor que ni por casualidad pueden hacerse la idea de lo grande que es.

Siempre se puede amar más pero les digo que hace mucho que no veo tanto amor junto.

¿Ustedes creen por ventura que todo esto es nada más que un juego?, así como brillaban las gotas de rocío, así brillarán muchas almas a causa de ustedes.

Yo, la Madre del Señor, les digo alborozada que mi corazón está danzando con una alegría indescriptible.

A todos les pido que recen mucho, pero es difícil, decírselos a ustedes porque no pasa un minuto del día si no tienen la mente y el corazón fundido con mi Corazón
y el de mi Hijo.

Más de una vez hoy dijiste: Gloria a Dios por los prodigios realizados; esto no es nada al lado de lo que verán.

Ustedes están todos involucrados en un hermoso sueño que es el mismo que el Mío y el de mi Hijo.

No sé con qué palabras darles las gracias por todo el fervor que le manifiestan a mi Hijo.

Es obvio decir que la paloma sobre mi corazón le da sentido a mi nombre.

Basta por hoy, porque el exceso de amor ha desarmado mi voluntad.

10 de octubre de 1996

Dice Jesús:

Cuando tuve mi mano sobre tu cabeza te di un montón de protecciones, y además he soplado varios carismas que en estos días irás descubriendo.

No me preguntes porqué te elegí, lo sabés muy bien yo no voy a decir nada.

Yo sé que ustedes esperan la noche con alegría para venir a la reunión, algunos más, otros menos pero vuestra devoción hace que mi Madre y Yo también lo esperemos.

Dice la Virgen María:

Les digo cuánto me emociona que tengan en cuenta a tantos Santos intercesores y a las almas del purgatorio (¡qué hermosa devoción!), cuánto me gustaría que este tipo de devociones intercesoras se propagaran muchísimo entre todos los cristianos, porque a veces veo como confuso el papel de la intercesión que tienen los santos y las ánimas.

Yo vendré bastante todavía para dar mensajes, pero vendré siempre no me aparto más de ustedes hasta la consumación de los siglos.

Espero que todos los hombres entiendan la Gran Cruzada del Espíritu Santo porque transformará a América y el mundo, no será tan fácil por supuesto pero creo que el Espíritu Santo tendrá por fin la consideración que se merece.

Repito cosas que dije, hay necesidad de una tremenda humildad en todos los órdenes de la vida humana para que el Espíritu Santo pueda reinar en plenitud.

Van a existir hombres de poca fe que rechazarán éstos mensajes.

Tienen toda la libertad para hacerlo pero no saben lo que se pierden.

Por esta noche ya es bastante pero deseen fervientemente que el Espíritu Santo lo inunde todo.

¡Gracias por tanta devoción!

13 de octubre de 1996

Dice la Virgen María:


Soy Nuestra Señora de Justiniano Posse y quiero decirte una serie de cosas.

Por empezar los mensajes de ayer no fueron bien escritos. Anular todo eso, (la chica que escribía se emocionó y escribió algo y mal).

La idea central de lo que no fue escrito es que todo puede resumirse en paz, trabajo y humildad, que cada ser humano pueda vivir con dignidad que el hombre merecer vivir.

Siempre en Latinoamérica y en todas partes del mundo, el hombre vivió y vive sufriendo cosas indecibles, no hay pan en la boca del hombre, no hay comida y no es porque no haya alimentos sobre la tierra, “si hay gente que muere de hambre, muchos mueren porque comen demasiado”, es una frase hecha pero yo puedo repetirla.

¿Cuánto habría que trabajar en este continente y en los otros para que las estructuras religiosas, sociales, económicas, políticas y culturales puedan dar realmente cabida a la voz del Señor? ¿Por qué tanto descuido a la voz del Señor? Pasan los siglos y pasan los siglos y los hombres nunca han querido reconocer lo que es fundamental para sus vidas. ¿Qué es lo que pasa en el corazón del hombre? ¿Qué es lo que tiene arraigado en el fondo de su Ser para que no escuche los mensajes de mi Hijo, para que no oiga la voz del Espíritu Santo que insiste en la necesidad de un mundo habitable?

Detrás de le expresión “lugar habitable para el hombre” se refugia todo un sistema de doctrina, se refugia un sinnúmero de problemas a resolver por y para el hombre.

¿Por qué muchos hombres tienen el corazón tan duro y lleno de dolor? ¿Por qué? ¿Por qué?

Hay necesidad de mucha oración, pero no de esa oración en la que el hombre repite y repite frases que no le salen del corazón. Yo quiero que los hombres salgan de los lugares de oración y de la Santa misa, renovados, distintos, cambiados, regenerados por la sangre de mi Hijo. No puede ser que salgan de la Misa igual que como entraron o peor. ¿Qué pasa con algunos Ministros de la Palabra?

Yo comprendo que la Voz de mi Hijo no llega a todos los hombres por ignorancia, mucho trabajo o trabajo recargado, quiero pensar bien de todos. No crean que soy insensible al dolor de muchos que quieren hacer tantas cosas y no pueden por estar oprimidos por las estructuras sociales de todo tipo, constreñidos a vivir de una manera y si alguien se hace oír no le va bien y así la palabra de mi Hijo no llega a todos los lugares donde debe llegar.

Por supuesto que ser cristiano es tener el estigma de la persecución, lo sabemos sobradamente bien, pero habría que hacer cosas, ser lo suficientemente creativos como dije otras veces y también comprender el sufrimiento con su gran poder purificador. No quiero decir con esto el que sufre hambre se está purificando. ¡Por Dios!, pero si descubrir o re-descubrir el valor purificador y redentor del sufrimiento.

Hay cosas que no se pueden evitar, se hacen de una manera, Dios no es un administrador de las pequeñas cosas cotidianas. Dios como decía el Padre Teilhard de Chardin “Dios más que hacer las cosas las hacer hacerse” (no interpretar estas expresión en sentido absoluto, sino relativo), en consecuencia, pensar en esto y pensar que hemos sido creados libres y que esa libertad la debemos usar.

La voz de Jesús debe llegar a todos y lo digo hasta con llanto, debe llegar a todos los hombres.

No es posible que tanto amor y tanta misericordia permanezcan ocultos a los hombres. ¡Cuánto más felices serían los seres humanos!

Cuánto más felices serían si pudieran gozar del amor de Jesús, del amor del Espíritu Santo, de mi amor y escucharan su voz para cada cosa que tienen que hacer, cada problema que tienen que resolver eso sería fundamental, pero para eso habría que hacer un acto de entrega al Espíritu Santo, una entrega sin condiciones y esperar que Él comunique o se comunique con nuestro corazón… todas las cosas que Él quiere comunicarnos (todo esto último, desde Cuánto felices… lo decía emocionada, casi llorando).

¡Cuán distinto sería el mundo¡ ¡Qué este llamado cunda hacia los cuatro puntos cardinales!, no es nuevo ya lo sé, hace 2000 años que viene repitiéndose y parece que es necesario que aparezca alguien de vez en cuando y vuelva a repetirlo porque el hombre vive olvidándose de las verdades esenciales y por ese motivo vive sufriendo.

¿O acaso creen que no me preocupa el sufrimiento de los hombres?

¡Estoy acongojada, muy acongojada por todo lo que pasa! Por todo esto, hago estas revelaciones.

No quiero que mis palabras sean blanditas y tengan poca significación. Quiero que aunque sean ásperas y duras sean aceptadas con todo el amor, porque es necesario que sean aceptadas.

Nunca podría ya condenar si la Misericordia de mi Hijo no condena… pero tampoco es posible que el hombre siga viviendo como vive, siga sufriendo, como sufre… siga sin conocer a MI HIJO.

Las aguas siguen corriendo como si nada pasara, pero hay que reconocer que a los hombres buenos, en esta cultura que se ha desarrollado, son mirados como tontos, o seres incapaces de grandes cosas; mientras que la maldad bajo todas sus formas se oculta detrás de hombres que parecen ser prudentes, honestos, y de una vida que no es la real. Lo voy a decir de otra manera: nuestra cultura ha llegado a los límites de que al hombre bueno se lo mire como un tonto y el mal se esconda detrás de personajes más o menos “importantes”, entre comillas, hombres que en apariencia son prudentes y respetables por el común de la gente, pero en el fondo nadie se engaña. De cualquier manera al hombre bueno se lo mira como un anti-héroe o como alguien que no tiene posibilidades de éxito en este mundo.

¡Adónde hemos llegado hermanos! ¡Adónde hemos llegado con esta cultura!

A este razonamiento nadie escapa. Deberán poner los ojos en su conciencia para ver qué papel protagónico, qué protagonismo está desempeñando cada uno en el mundo en este momento actual.

¡Ya llegó la hora de revertir las cosas! La gran cruzada del Espíritu Santo quiere que se empiece a darle la importancia a los verdaderos valores… en todos los órdenes, tendrá que empezar la familia, la escuela, la Iglesia y todas las fuerzas que han defendido los países.

Es decir nadie queda afuera, las escuelas deberán replantearse toda su escala de valores, replantearse su vida, replantearse su razón de ser. ¿O acaso los sistemas educativos en general no han sido hechos por los que dominan? Y por supuesto todas las demás Instituciones.

El papel protagónico de los hombres que tienen voz dentro de la Iglesia tendrán que hacer oír su voz de una forma gigantesca, tremenda, sin ningún miedo porque la Trinidad está apuntalando todo lo que se diga y haga.

Si en algo hay que girar 180º se hará, y a cada uno se le pedirá cuenta en base a la responsabilidad delante de sus hermanos; como digo siempre mis queridos hijos el que tiene oído para oír que oiga y el que tiene ojos para ver que vea.

Las azucenas que brotaban del piso y sus pétalos llenos de gotitas brillantes, luminosas, son gracias disponibles que el Señor tiene para los hombres, lo mismo ocurre con las rosas que caían a montones y cuyo perfume llenaba el ambiente.

Yo quiero que mis discípulos se multipliquen a lo largo y a lo ancho de esta América que todavía no encontró su rumbo correcto y también en los cuatro continentes. No crean que la situación es mejor en Australia, en la India, en la Indochina o en el Canadá.

No tengan ningún temor, decíselo también a tus hermanos los que están presentes y los que no están (hace referencia a comentarios malignos echados a rodar), que los amo mucho, tengo para todos especiales complacencias.

Este mensaje llegará a todos lados, no tengan miedo, habrá al comienzo alguna pedrada pero lo que estoy diciendo llegará a todos los corazones.

¿Has visto brillar las gotas de agua dentro de las azucenas? (se refiere a que habían brotado en el piso cientos de azucenas de muchas corolas con montones de gotitas dentro, que brillaban como piedras preciosas), ésas son gracias para ser repartidas entre los hombres.

Es basta ya que América haya sufrido tantos siglos de ignominias, de maldades, de perversiones y todo tipo de injusticias sociales, económicas, políticas, culturales: ya es basta, todo este tiempo es una enormidad, ya es basta para mi corazón sufrir tantos por mis hijos, quiero que, por fin, tengan mi palabra y que llegue a todos ellos y va a llegar, te lo puedo asegurar porque muchos caerán de rodillas como has visto caer las rosas (hace referencia a una lluvia de rosas rosadas que llenaron todo), vas a ver como caen y lo aceptarán y lo llevarán a su corazón.

Habrá por supuesto algunos que trabajarán en las sombras que harán que la Gracia no llegue hacia todos, pero todos los hombres de buena voluntad trabajarán para la Misericordia de Jesús llegue a todos los corazones.

Por supuesto que todo va a coincidir con el Jubileo que el Papa quiere para el 2000, pero todo se irá preparando antes. Florecerán esas rosas que has visto aquí y en los desiertos…

No tengas temor, yo no te daría un mensaje para que lo rechacen.

¿Tu madre te ha engañado alguna vez? Bueno, esta Madre del Cielo, ¿creerías que te puede engañar?

Todos escucharán y sabrán que el himno que tiene que entonar son las bienaventuranzas y el hombre será redimido y el que ha tenido su pie sobre la cabeza del otro tendrá que sacarlo, pedir perdón y reparar el daño.

Nacerán flores hasta en los lugares más áridos e inhóspitos y llegará a todos la Palabra del Señor. Invadirá todos los ámbitos. Será invadido por el Espíritu Santo, ya lo está invadiendo pero no hace ruido y algunos también se encargan de ocultarlo.

No me pregunten por qué elegí este lugar para las revelaciones y esta Diócesis, con el tiempo lo sabrán.

16 de octubre de 1996

Dice Jesús:

¿Qué les parece si empezamos a adoptar el Evangelio a nuestro quehacer cotidiano?

Necesito que se estudie y profundice mucho más el Evangelio de San Juan. Y no se olviden de los Salmos. ¡Cuánto amo los Salmos!

Casi nadie sabe lo que es el Apocalipsis y otros lo saben mal, quiero que se descubra la inmensa riqueza que contiene.

No quiero robarles palabras a mi Madre, pero antes les digo que necesito que el Espíritu Santo hable con ustedes y no se olviden nunca que se va al Padre por Mí.

Dice la Virgen María:

En esta inmensa Cruzada del Espíritu Santo… vayan pensando en otras formas de oraciones, otros cánticos, otras manifestaciones de júbilo, otra manera de enfocar las cosas donde toda la vida del hombre y su entorno estén involucrados.
Cuánta pena siento cuando los hombres entran a una Iglesia a participar de la Misa y salen vacíos y tristes porque muchos Ministros de la Palabra no han vibrado de amor con la Palabra de mi Hijo y dicen cosas de una manera tan aburrida que no se bosteza por buena educación.

Quiero que los hombres salgan del Santo Sacrificio llenos de amor por sus hermanos, para enfrentar el día con esperanza y llenos de amor e ideales, empiecen la semana del trabajo con un canto a la vida.

Lo diré y seguiré repitiendo, aprendan a orar. Me gusta lo que dijiste a esa anciana analfabeta cuando le diste el Rosario y las estampas y ella dijo que era muy viejita para aprender y vos le respondiste que en cualquier momento apretara eso contra su corazón y para ella eso era hermosa forma de orar.

Así como hablan con su padre y su madre y demuestran alegría, así también vuestro corazón debe estar contento cuando lo dirigen hacia Mí o hacia mi Hijo.

¿Quién les puso en la cabeza que nosotros somos tristes?

¿Por qué desperdician tanto amor… viven pidiendo amor, y lo tienen al alcance de la mano y no lo aprovechan?

Si los rezos son en cantidad, enhorabuena, pero si son pocos, profundos y alegres, también entran en la armonía del universo y cantan loas a su Creador.

Todo esto va dirigido a América y también a los otros continentes, pero insisto que en América mi dolor se multiplica por la tremenda diferencia hacia arriba y hacia abajo del Río Bravo… porque todo el Norte funciona como un cerebro y el Sur como un corazón, pero no como deberían funcionar.

¿Creen que una Madre puede ser feliz con tantas discriminaciones, marginaciones, diferencias sociales, religiosas, raciales, sexuales… acaso no tienen los principios para vivir de otra forma… ¿qué esperan, que los oprimidos se harten y destruyan todo ya que no tienen nada que perder? Sangra mi corazón por las diferencias… conviértanse, conviértanse, conviértanse, conviértanse.

Tienen la oportunidad de ver el desierto en flor y romperse las ramas de los árboles de tantos frutos, pero depende de cómo oigan mi Voz y la de mi Hijo y sobre todo cómo los inspira el Espíritu Santo.

Estamos con mi Hijo en caminos polvorientos, se acerca la noche y no tenemos dónde pasarla… los que escuchan estas palabras, ¿quisieran albergarnos en vuestros corazones?

No quiero irme esta noche sin decirles a todos los presentes que enfrenten todo con plena confianza porque yo estoy al lado de ustedes y hagan lo que hagan triunfarán.

Gracias en mi nombre y en el de Mi Hijo por albergarnos en vuestros corazones.

Amén.

17 de octubre de 1996

Dice Jesús:

Todo lo que acabamos de vivir es un anticipo del cielo. (Se refiere a que junto a Ellos había una cantidad enorme de personas, la casa había perdido sus paredes y una multitud estaban detrás de ellos… personas pero sin rostro dibujado y de color naranja pálido, se distinguían algunos Santos: Santa Teresita de Lissieux, San Martín de Porres, San Juan Bautista Vianney, San Benito de Nursia, San Francisco de Asís, el Padre Pío, San Francisco Javier, San José y niños pequeños bulliciosos…) Si ustedes supieran cuánto es mi afecto… pero no alcanzan a entenderlo…

Yo estoy en todos lados pero aquí hice mi morada como también la hizo mi Madre.

¿Acaso no ves en los ojos de muchas personas que le saltan las lágrimas y vos todavía no dijiste una palabra? ¿Qué te indica eso? ¿Te diste cuenta la manera de mirar de la gente acá dentro? Se sienten en el paraíso y algunos se demoran en silencio como si no quisieran irse. No me hagas decirte lo que resulta más que evidente.

¡Qué bien me siento en este casa! Qué bien me siento con ustedes. Ténganme presente todo el día porque de aquí no me muevo.

Dice la Virgen María:

Esta noche corroboraste una vez más que todos mis mensajes podrían resumirse en las Bienaventuranzas es decir en vivir plenamente las Bienaventuranzas.

Cuando explicaste el Evangelio, para hacerlo entender, muy bien dicho lo referente a las paradojas y a los signos de contradicción, es una forma de entender y de explicar; puede haber muchas más…

Repetiré hasta el cansancio: hay que terminar con una cultura que no tiene nada de cristiana, los buenos son tomados por tontos y los corruptos y malandrines se pasean muy orondos y la mayoría les rinde pleitesía. Lamentablemente muchos cristianos agachan la cabeza pero saben de sus vidas deshonestas, pero no hablan por temor a perder sus sustentos porque la mayoría de los buenos, humildes y honestos dependen de ellos.

Es que tampoco tienen muchos ejemplos para imitar… ¿Quién expone su nombre para ser vilipendiado? … son escasos y les va bastante mal.

Nadie o muy poco entienden lo que es el Jubileo, cuánto habría que hacer entender y pueda así reinar el Espíritu Santo en el Jubileo Universal.

Este tema está recién comenzando, ya me referiré más adelante a todo esto… mientras tanto los guardo en Mi Corazón y en el Corazón de mi Hijo.

No se olviden de que esto es como un templo y me gustaría de veras que estuviera la “Sagrada Forma” para que la adoraran.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)