Imprimir
PDF

Mensaje del 08 de Enero de 2007

Mi Corazón sangrará para siempre hasta el día en que todos tengan un lugar en Mi Reino, ustedes dirán: que sea más claro, sí, puedo ser más claro pero ustedes entienden muy bien.
Mensaje del 08 de Enero de 2007

Habla Artemio:

08 de Enero.

Dice Jesús:

Conviene que siga hablando el Mensaje que ayer interrumpí.

Entiéndanlo muy bien, hombres de todas las latitudes, hombres que están en los claustros universitarios o en los claustros religiosos, hombres que ganan el pan con el sudor de su frente y hombres que chapalean en el barro, entiendan todos, ¿por qué el mundo no es para todo el mundo?, ¿por qué los bienes, sí, los bienes materiales pero Yo me refiero a otros bienes, no son repartidos con equidad?.

Mi Corazón sangrará para siempre hasta el día en que todos tengan un lugar en Mi Reino, ustedes dirán: que sea más claro, sí, puedo ser más claro pero ustedes entienden muy bien.

Cuántos tienen la posibilidad de escuchar Mi palabra o la palabra de cualquiera que le hable de un mundo feliz, cuántos pueden disfrutar de Mi gracia en la comunión, cuántos, son contados, cuántos pueden conciliar el sueño sin tener sobre su conciencia los reproches así contundentes de aquellos que en su mente no hay lugar para el amor, el amor dirigido a todas las personas. Como una vez dije citando palabras conocidas: habrá que hacer con este miserable lo que corresponda hacer pero al hacerlo tendremos que apiadarnos de él pero no, Mi Misericordia quiere que el amor llegue a todos, Mi Misericordia quiere que nadie oculte su amor por vergüenza, porque no lo aceptan, porque nació a destiempo, porque todavía los hombres lo consideran malo, pecaminoso o perverso.

Mis queridos, cuándo se abrirán vuestras mentes para entender con claridad que no hay ningún amor perverso, ni malo, ni desubicado, ni en contra de nadie, cuándo, cuándo hombres que están en todos los estamentos sociales harán que todos puedan vivir sin importar su raza, su religión, su sexo y todas las otras características que los diferencian de los demás.

A veces te veo Mi querido en Mi Casa proceder con un amor tan grande que colma todas las aspiraciones de Mi Misericordia. Cuando aquellos que parecen estar totalmente fuera de la ley en todos los órdenes, tus palabras le convencen que están dentro de la ley pero la ley que dicta el corazón y el corazón nunca se equivoca, nunca.

Yo te observo, quisieras de repente que los niños fueran felices, los padres fueran también felices y disfrutaran de la alegría de sus hijos, Yo veo como me pedís hasta en forma desfalleciente un milagro para alguien que lo necesita, más allá si Mi voluntad está dispuesta a hacerlo o no según las circunstancias y las personas y las posibilidades.

Te observo mirar a cada uno y no es por decir porque de cualquier forma vos no me lo creés, veo la imagen plenificada de Mi Misericordia porque es posible que no podamos dar de comer a todos los hambrientos pero uno puede hacer que su corazón los esté alimentando a todos, uno puede saber que no todos tienen techo para cobijarse, sin embargo en tu mente vos los estás construyendo.

Ya sé, que no es posible llegar con un consejo a todos pero vos tenés la pretensión de que ese consejo llegue a todos y te veo asumir los pecados o las atrocidades de los otros diciéndoles: yo me hago cargo de todo, aunque en ello se vuelva muy relativa mi salvación eterna pero lo mismo me hago cargo de tu culpa y del dolor que te estremece, bueno, si sos el Celoso Custodio de Mi Mensaje no espero menos de vos.

Ya sé que te sentís como aparte, como si miraras las cosas desde afuera, justamente, por hacer así es que Mi Misericordia lo invade todo y cada uno lleva en su corazón la alegría inmensa de que por primera vez en la vida su dolor fue compartido, no solamente escuchado.

Por eso Mi querido, alabado seas, alabado seas porque has permitido hacerte nada para que Yo pueda imprimir en todo tu ser todas las maravillas y sin que vos te des cuenta y sin que vos paladees absolutamente nada, al contrario, cuando alguien que llegó rengo vos quisieras que ya no lo esté y te duele tanto verlo como se va rengo.

Todas estas cosas Mis queridos, todas estas cosas les está, les están hablando de Mi Misericordia.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)