Imprimir
PDF

Mensaje del 19 de Marzo de 2001

Yo estoy dentro de aquellos que en general no se acuerdan tanto de mi, no es motivo de celos que yo lo diga ni por ninguna otra cosa pero si he sido nombrado Patrono de la Iglesia Universal, si soy el padre adoptivo de Jesús, si estuve tanto cerca de El, más tiempo del que dicen las Escrituras, mucho más tiempo.

Mensaje del 19 de Marzo de 2001

Dice Jesús:

"Yo soy el camino, la verdad y la vida, siempre que se entienda que en eso está incluido que Yo soy la Misericordia, soy la esperanza, soy el amor, la justicia ".

Entonemos alabanzas porque ya estás sufriendo tantas cosas sin que te hagan tanto daño, eso es importante.

Todo esta muy bien, pronto comenzaran nuevamente las reuniones y a pesar de que se pueda pensar lo contrario este tiempo sirvió para muchas cosas prácticas individuales de oración y también la necesidad de un grupo humano que de calor, ya pronto empezará.

San José y tu mamá hablaran hoy.

Dice San José:

Yo estoy dentro de aquellos que en general no se acuerdan tanto de mi, no es motivo de celos que yo lo diga ni por ninguna otra cosa pero si he sido nombrado Patrono de la Iglesia Universal, si soy el padre adoptivo de Jesús, si estuve tanto cerca de El, más tiempo del que dicen las Escrituras, mucho más tiempo. Es decir, no dicen yo desaparezco después de la presentación que tiene Jesús con los Doctores de la Ley, cuando con mi esposa María lo buscábamos pero como también de Jesús no se sigue hablando demasiado tampoco se habla de mi. Me gustaría alguna vez decirles, no hay ninguna duda en ustedes a que pertenezco a la casa de David, a la familia de David, del Santo profeta David. En tiempos antiguos se me tenía más en cuenta aunque su Santidad Juan Pablo II hizo un escrito sobre mi pero el anterior de importancia lo hizo Teresa, Santa Teresa. Claro no hay tanto que decir de mi, en apariencia. Lo único que me recuerdan, que me recuerdan en todo el mundo pero a veces sin preguntarse demasiado porque son los matrimonios josefinos pero no hay tantos. Hay como para tenerlo en cuenta.

Además todo el tiempo que estuve antes y durante con María se habla muy poco de todo ese tiempo, incluso los meses que yo pase masticando la desilusión de mi esposa a la que repudié en silencio. Pero después fui comprendiendo, es decir no teníamos el auxilio del Espíritu Santo, así tan exclusivamente como lo tienen ustedes pero si la suficiente claridad mental para saber que por nuestra casa y bajo nuestro techo se estaba criando el Hijo de Dios, con todo lo que ello implica. Pero yo les digo no para halagarme mi recuerdo personal ¿no?, sino que fui un papel importante dentro de la Redención, tengo la responsabilidad de criar al Hijo de Dios y la imagen paterna que vio Jesús es la mía y así como todo ser humano tiene sus etapas sicológicas, el las fue cumpliendo teniendo en cuenta que me miraba a mi, como su padre. Es interesante tener en cuenta todas estas cosas aunque parezcan nimiedades, aunque parezcan cosas demasiadas simples; cuando los hombres empiecen a darles importancia a las cosas simples van a entender mucho más.

No he sido siempre así serio como me presento ahora, yo he participado de los juegos de Jesús, he convivido, he ido a tocar su frente por la noche para ver si estaba demasiado caliente y lo vigilé como vigila un padre cualquier hijo con el dolor de saber que no lo iba a tener por tanto tiempo. Por ahí andan noticias en los primeros documentos de la Iglesia de que yo era viudo y que tenía hijos, entonces de ahí a que me adjudican más edad, mucho más edad que de María. Lo que dicen es que era viudo y tenía tres hijos. Yo no lo voy a desmentir ni voy a decir nada porque no creo que venga al caso. Se manejan tantas historias de la antigüedad, tan difíciles de corroborar pero se lo digo para que lo sepan. Y si fuera así ni quitaría ni agregaría nada a la totalidad. Los invito a profundizar, los invito a conocer el documento de Juan Pablo sobre mi que es más que biográfico es un, una valoración como Patrono de la Iglesia Universal, mientras que lo de Santa Tersa es una biografía.

Si hay tiempo suficiente en lo que resta de tu vida sería interesante que todos aquellos seres que estamos un poquito relegados o se conoce poco de nosotros pudiera escribir sobre ellos pero veremos si Dios así lo quiere. Ahora lo que voy hacer es dejar que hable tu mamá.

Dice mi mamá:

Hace tiempo que no hablo con vos, estoy presente, participo de todas las cosas, pero no hablo casi, ahora vos tenes noción que yo estoy siempre aquí en casa y es cierto. Y mi compañía te resulta plenificante en el sentido de que llena el lugar.

Ahora mi querido desde que te llevé en mi panza el signo de tu vida fue el sufrimiento, no digo nada nuevo, ya se dijeron muchas cosas al respecto. Tampoco te hablé demasiado de todas las apariciones que yo tuve pero en vos está la idea de que yo he sido una mujer fuerte, de un carácter bastante difícil pero incluso ves que había siempre en mi un deseo de dominar un poco las situaciones. La vida me fue haciendo así pero como vos también no me fue nada bien en el sentido que viví siempre sufriendo, siempre había algún motivo como para no estar en paz, había que estar sufriendo siempre por algo y veo que en vos se repite la misma historia, con la diferencia de que yo tuve algún momento de bueno no se si alegría, felicidad o que pero tuve, tuve, mientras que vos no. No creas que no lo percibí siempre ¿eh?. También se que te acordas muy agradecido de montón de situaciones en las cuales yo participé para que vos fueras lo que sos, humildemente diciéndolo.

Ahora no, no me gusta la forma en que pasó a la otra vida, a esta vida toda mi familia, me refiero a mi familia mis padres, mis hermanos, hermanas. Hay necesidad de mucha oración por todo y por la descendencia también. Tampoco me gusta como paso a esta vida los que son tus hermanos y demás. Es decir mis aspiraciones fueron otras, mis deseos fueron otros, todo esta bien, no voy a decir quien esta conmigo y quien no lo esta pero hay necesidad de mucha oración por toda la familia, por todos los que vivieron antes y todos lo que viven y vivirán porque hay muchas cosas feas. Muchas cosas feas, no malas, feas. Habría mucho para hablar vos me las entendes muy bien y cuando me juzgas y decís alguna palabra sobre mi, sobre incluso algún defecto que yo tenía no me preocupa porque es cierto. No hay que preocuparse tanto por los defectos de carácter porque ya se traen por herencia. Ahora, pero mirándolo bien, en mi familia a la que tuvo mejor herencia fui yo porque creo que siempre fui muy bien con mis hermanos, hermanas, siempre perdoné, siempre quise edificar, todos quisieron hacerme daño, sin excepción ¿eh?, tal vez haya una tu padrino, si tu padrino, pero lo demás.

Yo era diferente, así como vos sos diferente, y con los diferentes se ensañan por serlo. Demás esta decirte que vos te acordas también cuando cualquiera llegaba a la casa y traía algún chisme yo en seguida lo cortaba en seco y decía: no, no esto no. También tuve mis errores por supuesto, creo que el mal así voluntariamente no lo hice. Por eso estoy muy feliz ahora, una felicidad que a veces se empaña un poco bastante por ciertas cosas que no te digo pero que vos lo está pensando, exactamente así como vos lo pensas es para que te lo voy a decir. De la visita que hice el año pasado en la que hablé mucho dijiste que estaba yo un poco distante pero no tampoco hoy lo estoy, son esas cosas del amor que cuando uno pasa todo el día adorando y alabando al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo algunas cosas se cambia un poco y aquí a mi lado tengo a José, a San José, a quien le he rezado toda mi vida para que me diera una buena muerte, toda mi vida y te lo dije a vos y vos también le aconsejaste a miles de personas eso. No prestes demasiada atención a las ofensas, vos sabes que tenes que pagar un precio a todo, siempre lo supiste, vaya novedad. Y seguís pagándolo, ya nos reuniremos algún día a conversar todo esto largamente pero es bueno que les digas a las personas una cosa, que cuiden hasta los detalles en su vida diaria, como proceden, que hacen, que dicen, como tratan a sus familiares, como tratan a sus amigos, a sus enemigos. Conviene decirles, cuídense porque lo hecho, hecho esta y las marcas de como un procedió quedan, si lo que uno hizo mal lo hizo no sabiéndolo, no importa, pero si uno sabía que lo hacía entonces quedan, después incluso aquí aunque se goce de la Bienaventuranza eterna uno sigue mostrando todas la cicatrices que tiene en su cuerpo o las cosas que hizo y no debía hacerlas así.

Te parecerá que sigo siendo tan recta como te criaba, es cierto fui demasiado recta con vos pero también es cierto que te di todo lo que estaba a mi alcance, todo lo que estaba a mi alcance y mucho más de lo que estaba a mi alcance y eso lo sabes muy bien. He sido recta si, y conmigo los últimos años si pero antes no se hablan tan fácilmente, si todo muy bien pero dentro de toda una rectitud muy clarita, blanco, blanco, negro, negro. No había lugar a otro color en el sentido de que se podían tolerar las ofensas pero despacio no lo hagas de nuevo y así les decía incluso a mis familiares: no me estés haciendo mal porque que te hice yo, porque así. Es decir hice lo que pude, lo que todo lo que pude hacer de bien lo hice. El Señor me premió con un montón de apariciones y la Virgen también, cosas que nadie los sabe, vos sabes algo pero hablamos de tanto en tanto porque mis apariciones eran muy seguidas a lo largo de toda mi vida. Es posible que esto de las apariciones me haya mantenido más en pie.

Además hoy hablabas algo vos y te digo así con claridad: para cada hijo se tiene un amor diferente aunque a todos se los quiere mucho pero a cada hijo se le tiene un amor diferente de acuerdo hasta a como uno lo llevó en la panza. Así que yo quisiera decirte y decirles porque como es mensaje aparecerá también, que hay que cuidar todas las cosas de la vida, es decir cuando una va a orar, haga lo que haga, sea lo que sea, tiene que pensar que por el resto de la eternidad todo eso se va a ver en la persona entonces medir en nuestros actos, medir nuestras actitudes, de medir nuestros pensamientos. Todos los días ir depurándose, mejorándose porque permanecen. Es decir, permanecen en el sentido que lo echo, echo esta, queda como grabado en uno. No lo digo solo porque uno podría recibir un tiempo de reparación de esas cosas, lo digo porque incluso estando en la Bienaventuranza eterna se conocen todas las cosas, es decir todo es muy visto acá arriba, todo se ve. Ahora como todos lo que están delante del Señor nadie reprocha nada pero es más lindo cuando uno tiene mejores cosas que presentar. Todo lo que hacemos en la vida queda marcado en nuestro cuerpo, en nuestra alma. Cuando se obra mal a propósito uno lo lamente siempre, que quede claro esto para todos los hombres, pienso que tu madre también esta hablando lo que el Señor le dice que diga. Tendría tantas cosas para decirte, tantas, pero te las diré en silencio, te las iré diciendo en silencio.

Y en cuanto a los afectos, no fueron tan generosos conmigo en los afectos. Vos si. De eso estoy convencida incluso con ese afecto cuando me juzgas de alguna forma de ser mía pero lo demás, me refiero a mis hijos, no fueron generosos en los afectos al menos como debieran serlo o hubieran debido hacerlo. No. Y ellos aquí lo lamentan y lo lamentan mucho y también lamentan todo lo injusto que fueron con vos. A veces por ignorancia, a veces por bueno muchos motivos pero fueron siempre injustos con vos. No, cuando vos decís eso no lo decís por resentimiento, lo decís porque es real y yo siempre me di cuenta ¿eh? nada más que una madre siempre armoniza para que no, para que no haya luchas ni nada por el estilo. Pero vos tenes una idea bien clara de cómo se manejó las cosas en la familia. Y de tu papá, el a su manera te quiso. Es cierto tenía una forma muy rara de querer pero a su manera.

Digo todo esto para señalarles a todas las personas que miren como viven, tenga en cuenta cada detalle, cada cosa, sepan valorar a quien tienen cerca, valoren mucho a los que tiene cerca, se lo merezcan o no se lo merezcan, valoren, valoren, búsquenle siempre algo bueno para valorar a los que tienen cerca. Esto se lo dije antes y se lo digo también ahora: sean agradecidos, si no pueden decirlo al menos en el corazón sean agradecidos pero valoren a los que tienen cerca que los demás se sienten queridos. Nadie esta solo en el mundo, todos tienen cerca muchas personas, algunas muy cerca otra no tanto pero valoren, valoren, se lo merezcan o no se lo merezcan, valórenlas a las personas. Es decir búsquenle la vuelta para encontrar algo bueno y si no encentran pues bien, traten de exagerar un poquito alguna acción buena, quien no la tiene. Saben aunque parece larga la vida sobre la tierra no es tanto y después uno quisiera remediar muchas cosas pero ya es tarde. Tal vez nunca se habló de esto en las Revelaciones en seis años, tal vez te dije alguna cosa el año pasado pero no lo mismo que hoy pienso que nadie mejor que tu mamá para hacerlo, para hacerlo con vos pero para con todas las personas que lean esto.

Me pasé la vida amando todos los que tuve cerca aunque a decir verdad si alguno me caía mal me resultaba difícil digerirlo, muy difícil pero no le hacía negar ni nada al contrario lo trataba mejor y me deshacía en hacerles cosas para ver si los reconquistaba pero siempre me daba con tapera, no, muchas veces no. Digo de mis hermanos por ejemplo y de otros también.

Todo lo que esta entre manos esta muy bien, hay de mi parte y de todos los que estamos acá una comprensión muy grande y una ayuda muy grande continua, permanente, a cada momento, cada, a cada momento, a cada momento. Estén en paz, estén en paz.

Los quiero a todos ¿eh? y eso lo manifiesto en la ayuda diaria aunque no me lo piden.

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)