Imprimir
PDF

Mensaje del 27 de Abril de 1999

¿Creen que no he sido claro?, que fácil me resulta hablar en vuestros corazones, que fácil me resulta usar vuestras manos, vuestra mente, vuestro corazón, vuestros pies, todo lo que es de ustedes, qué fácil me resulta, qué hermoso sería que aquellos que tienen poder llegaran a entender todo esto, cuánto se pierde, cuántos caminos tendrían recorrido si llegaran a vivenciar todo esto, cuántos caminos recorridos, pero las cosas están dadas así y lo más importante es que todos los días se multiplican los prodigios de todo tipo, de toda naturaleza y de toda condición y a veces ni se lo comentan entre ustedes o casi no le dan importancia, es que quien vive ya un anticipo del Cielo todos esos prodigios le parecen lo más natural.


Mensaje del 27 de Abril de 1999

Dice Jesús:

“Yo soy el camino, la verdad y la vida, quien a Mí me sigue no anda en tinieblas”.

Después de todo lo de esta noche, no es tanto lo que puedo agregar porque quien más quien menos todos participaron de la Bienaventuranza, todos han sido cubiertos con Mi sangre, todos tienen ese privilegio, Mi sangre representa una coraza, una armadura contra todos los embates del mundo y sus cosas, prácticamente parecería que el estado de ustedes es el que tendríamos que apagar las luces y dormir, dormir en la paz del Señor, eso es justamente, si les parece que esto es el anticipo es cierto, pero es uno en un millón de lo que disfrutarán después, es para dar una cifra que no se acerca a la realidad.

Yo sé que en el fondo muchos de ustedes se preguntan: ¿por qué a nosotros todo esto?, es tan simple explicarlo, tan pero tan simple, cuando el Señor encuentra a un conjunto de personas que no esperan nada de sí mismos y todo lo esperan del Señor entonces se da esto, pero esto no es fácil, ¿saben qué es lo que ocurre acá Mis queridos?, ocurre que en nuestro patrimonio, incluso antes de nacer, incluso en generaciones pasadas hay tanto dolor en vuestras vidas Mis queridos, tanto pero tanto dolor que el Señor se congratula en encender su fuego en medio de ustedes y como bien dicen: lo que arde congrega a los seres entorno de su llama. La última parte del mensaje se refiere a la humildad, que es la madre de todas las virtudes, ¿ustedes creen por ventura que si aquí la humildad no se diera en grado sumo pasaría lo que pasa?, hace falta que les diga en voz alta con fuerza, hasta compulsivamente que los amo con toda Mi alma y todo Mi Corazón y lo más importante de todo esto es que todo ese amor que les tengo y que les doy en vez de hacerlos creerse algo los hace cada día más humildes, más simples, y más insignificantes, en esas condiciones Mi Padre, Yo y el Espíritu Santo lo pueden hacer todo, absolutamente todo.

¿Creen que no he sido claro?, que fácil me resulta hablar en vuestros corazones, que fácil me resulta usar vuestras manos, vuestra mente, vuestro corazón, vuestros pies, todo lo que es de ustedes, qué fácil me resulta, qué hermoso sería que aquellos que tienen poder llegaran a entender todo esto, cuánto se pierde, cuántos caminos tendrían recorrido si llegaran a vivenciar todo esto, cuántos caminos recorridos, pero las cosas están dadas así y lo más importante es que todos los días se multiplican los prodigios de todo tipo, de toda naturaleza y de toda condición y a veces ni se lo comentan entre ustedes o casi no le dan importancia, es que quien vive ya un anticipo del Cielo todos esos prodigios le parecen lo más natural. Nadie se enfervoriza ni nadie le da casi importancia, todos dicen en lo profundo: es tuyo Señor, Yo solamente soy alguien que miro y esto crecerá día a día, de tal forma que aunque se encenderá algún día la luz en la torre más alta de la Basílica, sin encenderse esa luz ya ésta luz se verá desde muy lejos, como ya se ve aunque ustedes no lo crean para montones y montones y montones de seres ustedes representan la esperanza de un mundo diferente, ¿oyeron Mis queridos?, la esperanza de un mundo diferente.

Decirles que me siguen prestando vuestras manos, vuestra mente y vuestro corazón sería innecesario y obvio porque lo están haciendo más de lo que Yo les pido. Aquella leyenda de que treinta y tres hombres viviendo en algún lugar sostenían al mundo acá se repite, la Madre Teresa dijo que ustedes eran treinta y tres, hay más por supuesto pero tengan la seguridad total y completa que todo lo que aquí ocurre es tan importante que el meridiano de la historia pasa por esta casa, esa es la voluntad del Padre, Mi voluntad y la voluntad del Espíritu Santo.

Dice Nuestra Madre:

Me parece innecesario hablar después de todo lo que dijo Mi Hijo, solamente les digo que les agradezco, les agradezco todas esas escenas que vieron en vuestra mente y fuera de vuestra mente en la Pasión de Mi Hijo y si alguna vez quieren arriésguense a decir a aquellos que me tienen tan en segundo plano: ¿qué pasaría en la redención del hombre si faltara Yo?, ¿cómo pueden algunos concebir la redención del hombre sin esta Madre que es Co Redentora?, es tan extraño que espíritus muy lúcidos nunca llegaron a entender qué es la Virgen María.

Amén.

 

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)