Imprimir
PDF

Mensaje del 25 de Abril de 2002

... Hombres de todas las latitudes, hombres de los campos y de las ciudades, todos los hombres y sobre todo aquellos que tienen poder para resolver cosas, en todos los ordenes eh…, en todos los ordenes; no creen Mis queridos que ya es hora que empiecen a poner en práctica aquellos principios que Yo les enseñé, que ustedes aceptaron pero que en la práctica no se han dado aún; Yo no les advierto a nadie ni les amenazo con nada, solamente les ofrezco la grandeza de Mi Misericordia...

Mensaje del 25 de Abril de 2002

Comienza hablando Artemio:

Jesús esta medio como delgadito, porque Él tiene, no digo con tanta diferencia pero diversos tamaños, a veces se lo ve más grande, más alto, a veces más fornido. O serán nuestros ojos que lo ven así, pero hoy está como chiquito sentado ahí en el… sigue teniendo las medidas de siempre, pero parecería más pequeño, siempre descalzo, siempre sus heridas brillando porque sale sangre o linfa, su túnica bastante gastada y rota, su cabello detrás de las orejas, y tiene la túnica que permite ver a su Sagrado Corazón, ya les dije que el Corazón de Jesús tiene un color más rosado que el de la Virgen que es más oscuro, siempre eh…, a través de los siete años siempre lo mismo, y se ven muy bien las arterias de su corazón, las coronarias, etc…, pero su corazón es un poco como pálido mientras que el de la Virgen no, es mucho más oscuro.

Habla Señor que tu siervo escucha, por supuesto que están todos acá adentro, todos, todo lleno, las milicias celestiales, los Ángeles, los Arcángeles, los Querubines, todos flotan en el ambiente.

Dice Jesús:

Yo soy la luz del mundo, quien me sigue a Mi no anda en tinieblas.

De las cosas que se hablaron en este día todo estuvo muy bien, de los pedidos que se han hecho todos han sido aceptados, solamente que Mis tiempos no son vuestros tiempos.

No quiero ser reiterativo pero a veces quiero repetir algunas cosas cuando uno tiene la sensación clarísima de que no fueron oídas. Ámense unos a otro como Yo los he amado.

Hombres de todas las latitudes, hombres de los campos y de las ciudades, todos los hombres y sobre todo aquellos que tienen poder para resolver cosas, en todos los ordenes eh…, en todos los ordenes; no creen Mis queridos que ya es hora que empiecen a poner en práctica aquellos principios que Yo les enseñé, que ustedes aceptaron pero que en la práctica no se han dado aún; Yo no les advierto a nadie ni les amenazo con nada, solamente les ofrezco la grandeza de Mi Misericordia.

Hombres de todo el mundo que detentan el poder en cualquier orden que sea, ¿es posible que aún no hayan tomado conciencia de todo el sufrimiento que les rodea?, y no me digan que no pueden hacer nada, cuando el corazón siente cosas hermosas la boca dice palabras que rebosan del corazón, pero Yo oigo palabras egoístas, falsas, cínicas, Yo veo a los hombres unos contra otros y parecería que todos contra todos, ¿es posible que no les alcance Mi Misericordia para ablandarles un poquito ese corazón endurecido?.

Ustedes Mis queridos, hombres de todas las latitudes, ustedes saben que tienen libertad para obrar y en consecuencia, háganlo, Yo sé, les aseguro, que dentro de no mucho tiempo se verán las manifestaciones del Espíritu Santo en todo el mundo, porque Yo no puedo permitir que el Tercer Milenio sea lo mismo que el Primero y el Segundo; pero si ustedes tienen libertad para obrar porque no empiezan ustedes a hacerlo, cuando el Espíritu Santo les invada ya no habrá tanto mérito de parte de ustedes; porque el Espíritu Santo hasta en forma un poco compulsiva les hará ver los caminos a seguir; pero ¿saben cuál es la pena?, que ya no será mérito de ustedes sino de las circunstancias y de todos los acontecimientos que vayan pasando sobre la tierra.

No es lo mismo Mis queridos con vuestra libertad optar por amarme y amar al hermano que por la fuerza tal vez un poco compulsiva del Espíritu Santo, tengan que optar por soluciones para millones de personas, todos aquellos que están encumbrados en el poder, también especialmente en el poder que da el dinero, piensen que no están solos que hay un mundo y que si no lo hacen por convencimiento tendrán que hacerlo por conveniencia, porque ¿ustedes creen que los hambrientos van a estar tanto tiempo con hambre sin exigirles en forma terminante que se les de lo que ellos también merecen y que el sol también salga para ellos?.

Yo sé que esto lo leerá mucha gente, pues bien es el Hijo de Dios y Dios mismo que les dice: No se demoren porque el que tiene hambre no puede esperar, el que tiene sueño no puede esperar, el que no tiene techo no puede esperar, el que tiene sed necesita agua en abundancia. Pero HOY Mis queridos no el día que a ustedes se les ocurra.

Ténganlo bien presente, Yo no los amenazo solamente les ofrezco Mi Misericordia, pero puedo asegurarles una cosa: que aquellos más endurecidos y empedernidos y que no quieren mirar la realidad se van a sentir muy mal cuando las circunstancias en forma compulsiva les obliguen a cambiar de rumbo, Yo voy a estar allí siempre con Mi Misericordia para atenderlos a todos de un lado y del otro, pero todos aquellos que están caminando sobre la sangre de sus hermanos, no lo pueden hacer por mucho tiempo, por razones obvias, ¿alguien puede vivir en paz si sabe que debajo de la suela de sus zapatos están aplastándose varias cabezas, muchas cabezas, cientos de cabezas?, qué alegría o qué satisfacción pueden tener cuando están edificando sobre los cadáveres de los demás.

El Hijo de Dios y Dios mismo, una y millones de veces les ofrece su Misericordia para cambiar los rumbos de aquellos que están tan torcidos, la Misericordia nunca es compulsiva, ¿saben cuando se vuelve compulsiva?, cuando de repente un corazón endurecido se fisura y deja entrar, entonces sí se vuelve compulsiva, pero no porque Yo quiera sino por razones naturales.

Les repito, hombres de todas las latitudes no se demoren, no se demoren porque vuestra conciencia seguramente ya no los dejará dormir en paz al oír los gritos de los hombres de todo el mundo que lo único que aspiran es tener un poco de sol.

Todo está a tiempo, siempre se está a tiempo, siempre, siempre se está a tiempo, Yo tengo Mis manos cargadas de Misericordia y ella alcanza para todo, aprovéchenla, aprovéchenla.

Los amo tiernamente a todos, porque en la Cruz Yo he muerto por aquel que está en las sombras muriéndose de hambre o aquel que está en la cúspide dando órdenes para seguir manteniendo su estado, Mi Misericordia los alcanza a todos porque Yo en la cruz he muerto para todos.

Los amo Mis queridos, aunque en Mi voz haya mucho dolor y mucha desesperanza.

Los amo Mis queridos, los amo, porque sé que en el fondo de vuestros corazones ya se está encendiendo la luz que los llevará por otros rumbos.

Amén

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)