Imprimir
PDF

Primeros Mensajes - Primer Libro

12 de marzo de 1996

12 de marzo de 1996

Dice Jesús:

“Esta noche he obrado maravillas”.

“Cuando mañana salgan de sus casas y vayan a sus trabajos toquen todo lo que puedan porque lo van a santificar”.

“Brillarán porque les he dado la luz de mi corazón”. (Siempre dirigiéndose a toda la asamblea de muchas personas enfermas).

“Todas las lágrimas que están derramando las recogeré al ver la fe que hay en ustedes. Esta fe germinará en todo el pueblo y dentro de muy poco los santificará”.

“Desde la inmensidad se nota una luz y esa luz sale de todos ustedes; les costará creerlo pero algún día lo creerán”.

“Esta fracción de mi pueblo será la levadura para todo lo que no esté bien en esta comunidad”.

Dice la Virgen María:

“Intercederé delante de mi hijo para que se cumpla lo que les ha prometido”.

“Los amo profundamente, gracias por sumarse a orar”.

“Hay que multiplicar las oraciones”.

“Gracias por escucharme”.

19 de marzo de 1996

Dice Jesús:

“Yo soy la luz del mundo, quien cree en mi no morirá”.

Les repito: este grupo es la levadura que hará tanto a Justiniano Posse y crecerán y crecerán…

Al ver las oraciones de este grupo siento que mi corazón arde de alegría.

Quiero recordarles que esos niños que dijeron que morían (abortos y de hambre), son mi coro de ángeles y están disfrutando de la gloria eterna.

Más de la mitad de las personas presentes o por quienes han pedido, han comenzado a sanarse.

Esta noche es de San José… les regalo a todos de este pueblo el Sagrado Corazón de mi Madre y el Mío.

Cuando mañana salgan a la calle piensen en todo lo que les regalé y tal vez los vean reír y vuestra sonrisa será una bendición para todos.

Entre los presentes hay algunas personas que me han visto, díganlo porque es un testimonio de alabanza.

Les digo a todos los presentes: no se imaginan cuánto los amo, los seguiré hasta sus casas y me quedaré cuidando al pie de vuestro lecho.

Sepan que los amo con todo mi corazón y les daré todo lo que me pidan.

26 de marzo de 1996

Dice Jesús:

Los he bendecido a todos, cuando vayan a sus casas toquen a sus familiares
porque los bendecirán.

Los visito con frecuencia porque mi corazón los ama tiernamente.

Tengan esperanza en mi… toda la esperanza porque cumpliré mis palabras hasta el fin.

Mis palabras de ahora son simples y afectuosas y mis mensajes no se apartan del lenguaje corriente que puede tener un padre para con sus hijos. Ya llegará el momento en que hable de otra forma y diga y pida otras cosas.

Les repito, todas las lágrimas que están derramando las recogeré y se las devolveré en gracias en esta vida y en la otra.

Aquellos que tienen enfermos delicados, ofrézcanmelo a mi Corazón y al Corazón de mi Madre.

Estaré con ustedes hasta que terminen todos los tiempos.

Entraré por el este y saldré por el oeste, entraré por el norte y saldré por el sur y bendeciré todos los hogares de este pueblo.

Rueguen mucho al Sagrado Corazón de mi Madre que está ansiosa de darles gracias especiales.

(Hay que ubicarse que todo esto Jesús lo decía delante de más de cien personas que pedían fervorosamente por sus enfermos, es decir estaba a tono con el auditorio… digo porque al leer fríamente los mensajes pueden resultar aburridos o muy repetidos… hablaba de acuerdo con lo que la gente esperaba que les dijera).

En este momento mi Madre tiene sus manos llenas de piedras preciosas, son gracias, pidan, que mi Madre repartirá esas piedras.

Sepan hermanos, hijos, cuánto los amo, mi corazón derrama su sangre sobre ustedes para lavarles todas las culpas que puedan tener.

Cuando lleguen a sus casas toquen a sus hijos, pasen la mano sobre la frente de sus familiares, diciendo: “que Dios te bendiga”, es el mejor regalo que le pueden hacer y si están lejos háganlo con el pensamiento.

2 de abril de 1996

Dice Jesús:

Sigo viniendo a vuestras reuniones con mi presencia física porque los amo entrañablemente.

Me emociona ver todo el fervor que tienen las personas que aquí vienen.

No me olvidaré de ustedes jamás, ni aquí ni en la eternidad.

“Vengan a mi todos los que estén afligidos y tengan una carga pesada, que yo los aliviaré”.

Dice la Virgen María:

Mi Sagrado Corazón está disponible para todas vuestras necesidades, pídanme todo lo quieran que se los concederé.

Sepan que los amo con todo mi corazón por eso no dejaré de venir a las reuniones… estoy con ustedes siempre, pero vendré físicamente.

Me alegro enormemente porque cada uno en su lugar de trabajo me da a conocer de alguna manera.

Específica (da nombres).

Verán los frutos de vuestra oración, habrá muchos prodigios, sanaciones y milagros que ustedes le piden a mi Misericordia.

No tengan miedo de nada ni de nadie porque estoy con ustedes.

Sean coherentes, no teman ante las amenazas. Todo esto tiene más vigencia que todos los que amenazan…

Todos los que están presentes tengan en cuenta que el día de Pascua me sentaré a la mesa con ustedes, por eso no olviden de bendecir los alimentos…

9 de abril de 1996

Dice Jesús:


Aquí les ofrezco todas mis llagas para los que están enfermos, y cada uno encomiéndense a mis llagas según la zona de sus enfermedades. Toda la sangre y el agua que sale de mi corazón descienda sobre ustedes y los sane.

He abrazado especialmente a esa señorita que habló, porque hasta en el problema más terrible invocó mi nombre (le cortaron una pierna por un accidente de moto).

Estoy conmovido de gozo porque me emociona la ternura de vuestros corazones. Que nadie esté triste por la enfermedad que padece porque yo ya he empezado a sanarlos.

Mucho es vuestra santidad pero revisen el corazón porque yo amo especialmente a los corazones limpios.

Dice la Virgen María:

Mi hijo vino con todo su esplendor y mi corazón de Madre tiene una inmensa alegría. No se olviden de pedirle a mi Sagrado Corazón todas las gracias que necesitan porque tengo el corazón y las manos llenas para dar.

16 de abril de 1996

Dice Jesús:

Bendigan a esos Sacerdotes que los bendijeron a ustedes. (Se refiere a Emiliano Tardiff y Agustín Sánchez).

Los amo. Admiro en ustedes la fidelidad que tienen a mi palabra.

No tengan miedo a nadie, he dicho a nadie. Bendigo especialmente lo que ustedes están haciendo.

Les repito: ustedes serán la levadura que llevará hacia todos lados mi palabra, mi presencia, mi amor y mi misericordia.

Específica.

Llegarán muchos, muchos más a esta casa buscando mi palabra y mi sanación y para que no haya ningún lugar a dudas; el único que sana soy YO.
Esta semana ha sido muy dura; que sirva para unirnos más.

Específica.

30 de abril de 1996

Dice la Virgen María:

Los he consagrado a todos a mi Sagrado e Inmaculado Corazón.

Estoy tan contenta con ustedes que todo lo que me han pedido le rogaré a mi Hijo que se los conceda.

Desde hoy no se olviden de transmitir a vuestros hermanos la devoción a mi Inmaculado Corazón.

Quien se encomienda a mi corazón y por quienes pidan les reservaré un lugar especial en el cielo.

Hoy ustedes se han acordado de las almas del purgatorio, no les alcanzarían los cabellos de sus cabezas para saber cuántas almas han llegado a Dios.

Recuerden a vuestros padres con mucho amor porque si han cometido algún error y ustedes los han heredado, no tienen la culpa. Jesús ya lo ha reparado todo.

No quiero ver más lágrimas en vuestro rostro por los dolores del pasado, porque yo las he recogido y dado a mi Hijo.

Sería muy feliz si al despertar a la mañana invocaran a mi Inmaculado Corazón.

Si ustedes vieran en la dimensión que yo estoy viendo se verían brillar como soles y toda esta casa está brillando como u sol y los rayos que se desprenden llegan a todos los que están de fiesta (ese día había cuatro grandes fiestas en el pueblo).

Específica.

Específica. (2)

Éste es el verdadero cuerpo místico, la comunidad que se dedica a orar por los enfermos, los que sufren y los que tienen problemas.

Yo soy la misma Madre que se apareció hoy en Yugoslavia. Allá les pido una cosa y aquí otra, allá les regalo gracias, y a ustedes otras, pero soy la misma Madre.

Nunca se olviden de mi porque yo nunca me olvido de ustedes, sigo cada paso que dan y estoy en cada latido de vuestros corazones.

Gracias hijos míos por reunirse a orar, gracias porque aunque no les parezca están conmoviendo el cielo; gracias hijos míos…

7 de mayo de 1996

Dice Jesús:

Vendré siempre a visitarlos porque me siento complacido por todos y les hago una recomendación especial. Nunca dejen de rezar el Padrenuestro.

¿Saben que la oración que más le gusta a mi Madre es el Ave María y después el Magnificat?

Si este pueblo pudiera ver, vería salir rayos de toda la casa, verían ríos de mi sangre correr por sus calles.

Viven en medio de un montón de problemas porque no quieren que se reúnan…
Algún día todo se va arreglar.

Hijos míos más fe, más fe, más fe.

Aquí adentro en las personas que están la gracia sobreabunda.

Cuando vayan a su casa tengan confianza que mi misericordia los ha tocado.

Me gustaría que en la próxima reunión, lean un mensaje de la Virgen Maria de lo que dice en Yugoslavia.

Encomiéndese al Inmaculado Corazón y encomienden a otros.

Benditos sean hijos míos porque todos están brillando como si fueran un sol.

14 de mayo de 1996

Dice Jesús:

Mi misericordia llegará a todos ustedes y los colmara de beneficios.

Estoy contento porque la parábola de los talentos fue entendida por todos.

¡Cuánto disfruto cuando la gente sencilla comprende mis mensajes!

Mi Madre está gustosa por los mensajes que leyeron de ella.

Pidan, pidan, pidan que se los concederé si lo hacen con mucha fe.

Es mi deseo que vayan a vuestras casas con el corazón lleno de paz, que se olviden los problemas, que yo me ocuparé.

Esta noche me han conmovido profundamente por lo que he visto aquí adentro.

Pídanme fuerzas para poder cumplir con las condiciones que cada uno tiene,
porque aquí adentro todos tienen condiciones.

No se imaginan cómo está mi corazón rebosante de alegría por todo lo que veo de ustedes.

Todas las reuniones fueron hermosas, pero ésta ha colmado plenamente mi corazón porque se habló de mi Misericordia, pocos conocen lo grande que es mi Misericordia.

Sepan hijos míos, que soy un Padre amoroso, dispuesto a darles todo lo que me pidan.

Les digo con sinceridad que estoy maravillado de todas las personas que están en esta casa, porque son buenas, humildes, transparentes, honestas, son buenas personas sin excepción, todos.

Repito, lleguen a sus casas y bendigan todo lo que tienen a vuestro paso y mañana al despertarse haya descubierto más, el de mi Misericordia.

Nunca se llegan a imaginar cómo mi corazón está complacido con ustedes.

21 de mayo de 1996

Dice Jesús:

Cuánto me complace venir a visitarlos todos los martes.

Vos creías que yo no iba a venir. ¿Por qué tienes tan poca fe, Artemio?

Esta noche otra vez, no les alcanzan los cabellos de la cabeza para contar las almas que entraron en el cielo.

Pueden venir días difíciles pero no tengan miedo que yo estaré con ustedes.

Confíen plenamente que vuestros ruegos van a ser escuchados, algunos inmediatamente, otros pasará un tiempo, porque mi tiempo no es el tiempo de ustedes.

Todos los enfermos citados al comienzo serán sanados progresivamente.

Estos días antes de la venida del Espíritu Santo recibirán muchas gracias como anticipo del Espíritu Santo. Alégrense mucho el domingo y cuando despierten digan, Jesús me ama porque manda su Espíritu Santo para que llene mi alma.

Yo sé que tienen varios de ustedes muchas penas muy hondas, pero confíen en mi Misericordia que todo lo arregla y todo lo perdona.

Les pido que abran vuestro corazón a lo largo del día porque tengo un inmenso deseo de amarlos.

No se olviden cuánto me gusta, cuando dicen el Padrenuestro porque yo se los enseñé a rezar, las otras oraciones fueron inspiradas por el Espíritu Santo.

Me parece que esta noche se acordaron poco de mi Madre.

Tengan en cuenta que en este pueblo que yo amo pasan cosas feas, algunas muy feas, pero mi Misericordia alcanza para contener la mano de mi Padre.

Confíen en mi Misericordia para todo y pídanme que les aclare en vuestra mente el alcance de mi Misericordia que es una forma de amor muy grande.

Los quiero mucho a todos y si se pudieran ver, verían que brillan como un sol.

Recen, recen, recen y todo lo conseguirán.

28 de mayo de 1996

Dice la Virgen María:

La presencia de mi hijo querido esta noche en esta casa ha hecho maravillas.

Nunca se olviden de agradecer y alabar hasta el cansancio.

Me gusta mucho que repitan lo que yo digo en Yugoslavia.

Dice Jesús:

No se desalienten, tengan confianza que mis oídos han oído todo.

No hagan caso de los enemigos porque desaparecerán como las estrellas cuando sale el sol, es decir dejarán de molestar.

Créanme que los amo profundamente, los quiero con toda mi alma, nunca me olvidaré de ustedes hasta que todos estén conmigo y allí tendremos el gozo de vernos la cara.

Créanme, estoy gustoso de ver las almas de todos los presentes, porque sin excepción son buenas personas, y esta noche después de la sanación de antepasados (intergeneracional) están limpios como bebés recién nacidos.

Personal (2).

No teman en los lugares de trabajo o dónde estén de pronunciar mi nombre.

Bendigan a todos los que quieran, en silencio.

Espero los martes en la noche con mucha ansiedad porque estoy deseoso de derramar mi amor sobre vosotros. ¡Si supieran cuánto los amo, saltarían de alegría!

(Se suspenden las reuniones grandes por orden del señor Obispo).

4 de junio de 1996
(Las reuniones se hacen con muy poquitas personas, como cualquier familia que se pone a orar).


Dice Jesús:

Me duele mucho lo que les pasa, pero ustedes ya saben que para ser mis
discípulos van a ser perseguidos.

Personal (12).

Mi Madre está conteniendo mi brazo para que no caiga el castigo sobre muchos.

Todos los que no pudieron estar presentes hoy, no se preocupen que yo los visito personalmente a cada uno.

Abran vuestro corazón y déjense amar por Mi. Todo lo demás no importa.

El próximo martes volveré, que Dios los bendiga a todos.

18 de junio de 1996

Dice Jesús:

Personal (12).

¿Cómo no se dieron cuenta de que todo lo que pasó y pasa yo lo programé?, ¿acaso todo lo que hablás creés que no te lo he dicho Yo?

Más fe, más fe, más fe.

No importa si estás solo aquí dentro o hay un montón de personas las gracias son derramadas igualmente.

No tengan ningún temor que este lugar está bendecido y todos los que llegan a él también.

Hay que rezar mucho para que Justiniano Posse se convierta porque yo que soy Jesús “hasta me da miedo andar por sus calles”.

(Puede parecer desconcertado, pero guarda relación con las siete anteriores).

¡Por favor! Yo vine a la Tierra especialmente para todos los marginados, los reventados, los pobres, los presos, los locos, los enfermos, los ignorantes, los tontos… pero lo que más me duele son los marginados del amor. Hay hombres y mujeres que no se han sentido amados ni siquiera un día en su vida y por ellos mi corazón sangra…

Abran todos los días la Sagrada Biblia tres veces y busquen un mensaje que yo les daré y también lean siempre las epístolas de San Pablo.

20 de junio de 1996

Dice Jesús:

Nunca han santificado tanta gente… las almas ya están a mi lado y serán desde hoy vuestros santos protectores (en forma privada por supuesto) y ni conocen sus nombres: Nicolás, Jacinto, Hermes, Juana, Dolores, María, Esther, Ruth, Elisea, Juvencio, Carolina, Lucía, Juana, Petrona, Zunilda, Bonifacia, Ethel y muchos más.

Ustedes están sosteniendo la vida de los hombres de Justiniano Posse. No se preocupen qué tienen que hacer, yo les iré diciendo. Me importa enormemente la oración, pero traten de formarse y van a empezar de nuevo.

Estoy contento con ustedes, perseveren, perseveren, perseveren.

Personal (7).

21 de junio de 1996

Dice Jesús:

Son muchos los frutos que dan.

Acostúmbrense a mi presencia que los amo mucho y les tengo preparado grandes cosas, aunque lo que hacen diariamente no es nada pequeño.

Hay muchos que están sufriendo en este pueblo por causas naturales y por injusticias, traten de ayudar…

No tengan miedo de Satanás porque yo siempre lo venceré.

Pídanme que les aclare qué carisma tienen.

Quiero unirme estrechamente con ustedes, no reduzcan los pedidos solo para los que tienen cerca, extiéndanlos sobre todo el mundo.

Si se lo proponen pueden detener guerras, catástrofes y un montón de cosas que hacen sufrir a los hombres. Hay que convencer y convencerse del poder maravilloso de la oración. Pero es necesario que todo vaya acompañado de un sistema de vida, de una forma de proceder, porque si no, son palabras al viento.

Yo solamente escucho aquello que sale del corazón del hombre y tengo mi propio tiempo para dar lo que se me pide.

Se creen tan simples y están brillando como un sol… no importa que no hagan nombres, pidan por todos; pero sí es necesario pedir al Señor aquello que está fuera de nuestro alcance, y al mismo tiempo pedir manos habilidosas y mentes lúcidas para resolver nosotros los problemas.

Aprendan mucho porque tendrán que hablar mucho ya que seguirán siendo protagonistas en el tercer milenio.

No estén tristes porque yo los amo con todo mi corazón.

Hay muchos que quieren venir a estas reuniones, pero tengan paciencia que yo tengo mis planes.

Me gusta mucho que vean en Mí al Jesús de la Misericordia.

¿Por qué me quedaría siempre con ustedes?

26 de junio de 1996

Dice Jesús:

Personal (7).

Me gustó la historia de los Juanes (se refiere a una historia con marginados, en el momento de la Evangelización).

Todos ustedes están reinando sobre el pueblo de Justiniano Posse y tengo el gusto de decirles que esta noche son grandes misioneros porque por la acción de ustedes mi luz llegó a todos los confines de la tierra.

El Espíritu Santo está siempre con ustedes por eso son eficaces para mi obra.
Mi Mamá hoy les recordó en Yugoslavia.

Les ordeno, ¿oyeron bien?, que todos estos mensajes y/o profecías las hagan conocer, pero no tan pronto…

Esta noche vuestra generosidad no tuvo límites, realmente halagaron mi corazón y les regalo los adjetivos más hermosos que tiene el diccionario.

Arréglense como puedan y sean oportunos, pero quiero una Capilla para mi Madre en la entrada del pueblo y debe ser consagrada al Inmaculado Corazón de María y el señor Obispo debe venir a consagrarla.

16 de julio de 1996

Dice Jesús:

Me siento muy a gusto en esta casa, porque en todos sus miembros hay mucha pureza. La pureza es una fuerza muy grande que lo transforma todo.

Hace días que ocurren accidentes, pero hubieran sido peores sin la protección de vuestras oraciones.

No les digo nada de la niña que murió porque no es fácil entender.

Es difícil cuando se ponen en juego libertades de los seres humanos.

¿Quién puede dilucidar las acciones e intenciones de los hombres?

Personal (6).

Reúnanse todas las veces que puedan porque la oración de ustedes está llenando de gracias a este pueblo y a todos los pueblos de donde vienen las llamadas telefónicas.

Salgan a la calle y cuando encuentren a alguien propicio, háblenle de que tengo un inmenso amor por ellos, que abran su corazón y se dejen amar.

Todos los presentes no mezquinen de poner las manos sobre cualquiera y en cualquier lugar, porque si lo hacen con fe en Mí, lo sanarán.

Cuando vean a alguien maligno pídanme que derrame mi sangre sobre él…

Van seguir pasando cosas feas en Justiniano Posse porque los hombres eligen mal su libertad y muchos me tienen a mí como un escudo para tapar su conducta incorrecta, sus injusticias, no deben olvidar que ésta es una tierra de misión. No se llamen a engaño.

Artemio falta poco para que NUESTRA SEÑORA, Mi MAMÁ diariamente te dé mensajes.

Vuestro silencio y vuestro amor han conmovido mi corazón y también el de mi MADRE y bendeciré especialmente esta casa. Vivan felices porque mi amor debe alcanzar para todo.

Mi último mensaje de hoy es que se cubran siempre con mi sangre y no habrá ninguna clase de peligros.

18 de julio de 1996

Dice la Virgen María (Nuestra Señora de Medjugorje):


Yo vendré aquí como mensajera de mi Inmaculado Corazón, no falta mucho.

Estoy enamorada de vuestras almas por la comprensión que sienten por todos los seres humanos, se olvidan de pedir por ustedes y piden por los seres que ni conocen.

Mi Sagrado Corazón traerá muchos mensajes y para ese entonces, ya estarán mansos los leones en la cueva de Daniel.

Te va a pasar como a Jonás que el Señor mandó a predicar a Nínive y él no quería ir porque era una ciudad corrupta, y Justiniano Posse se le parece bastante, pero vos predicarás en Justiniano Posse sin ser Jonás… aunque hace muchos años que estás predicando, pero en el desierto, no te dejaron de otra forma.

Me gusta la forma que tienen de orar (se refiere al grupo). Todas son buenas, pero aquí es una actitud de vida… sigan así y salvarán al mundo, no teman ser pocos por ahora, ya vendrán tantos que ni ustedes se lo imaginan.

Mi Hijo estaba también conmigo y ustedes no lo vieron.

Esto que es una gran cruzada del Espíritu Santo… les prometo que un día, pronto, vendrá Juan XXIII a agradecérselos.

Juan XXIII puso en movimiento el Concilio Vaticano II para un nuevo Pentecostés y los Papas que le siguieron le dieron un gran impulso.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)