Imprimir

Introducción

Mensajes y Profecías

Este libro fue editado por primera vez en forma personal por Don Artemio Félix Amero en Noviembre de 1997, y por la Universidad Nacional de Río Cuarto, Córdoba, Argentina, en Febrero de 2000.

MENSAJES Y PROFECÍAS

Publicadas en primer lugar en forma particular y luego por la Universidad Nacional de Río Cuarto – Departamento de Imprenta y Publicaciones – Se terminó de imprimir en el Mes de Febrero del 2000 con una tirada de 2000 ejemplares .

Mensajes recibidos por Artemio Félix Amero, testigos de los mismos – Grupo de Oración:
Hugo Rubino
María Esther de Rubino
Carmen Postigues
Norma Mariotti
Marisa Martino
Mirta Marilongo
Susana Biga de Clotti
Patricia Aguilar
Rosa A. de Cerrato
Lidas Medina
Silvia Biga
Irene de Amero
Marta Torti de Tomasini
Graciela Lezcano de Alarcón
Oscar Alarcón
Orlando Baquiel
Cristina de Alocco
Margarita Acevedo
Liliana Giacomini
Marcelo Pelaggage
Isabel Cabrera
Viviana Carena


Juan XXIII que convoca al Concilio Vaticano II
con su constitución apostólica Humani generis y
pide que “ de todos los rincones de la tierra “ suba
al Señor la siguiente Oración :

“Renueva en nuestro tiempo los prodigios como de
un nuevo Pentecostés y concede que la Iglesia Santa,
reunida en unánime y más intensa oración en torno a María,
Madre de Jesús, y guiada por Pedro, propague el reino de
verdad, de justicia, de amor y de paz. Así sea".

Nuestra Señora en sus mensajes ha dicho que no
importa cómo se la llame porque ella no quiere
crear ningún problema respecto de su nombre,
por tanto acepta que se la llame Nuestra Señora
de los Dolores o Inmaculada Esposa del Espíritu Santo
o como sea. Esto está aclarado en Revelaciones posteriores.



INTRODUCCIÓN

Ven Espíritu Santo
y envía desde el cielo
un rayo de tu luz.

Espíritu de sabiduría e inteligencia
Ven a mí
ilumina mí espíritu con tu luz
te pido Espíritu Santo, que no hagas aparecer en mi mente
nada que no sea de tu inspiración
que no diga una palabra que no sea dictada por vos.


Todo esto no comienza de un día para otro, porque el Señor me regaló desde muy pequeño una profunda fe sustentada en el hogar y también en las lecturas que fueron copiosas… Todos los años de mi vida fueron una entrega continua, sin intervalos de ninguna naturaleza, a Dios, a través de la docencia en Filosofía y Ciencias de la Educación y a través de la ayuda continua y sistemática a todos los necesitados, próximos y lejanos y de las más diversas formas. Además mi último libro “Apenas un rumor “ condensa partes de mi pensamiento. Mi docencia se desarrolló en varios lugares pero, sobre todo, 35 años en el Colegio Virgen Niña de las Hermanas Educacionistas Franciscanas de Cristo Rey y en el Colegio Cristo Rey. (Ver ampliación en Dialogando con Artemio) .

Estos son algunos datos incompletos sobre lo que hice a través del tiempo. Hace algunos años que pertenezco al Movimiento de la Renovación Carismática, pero, y dicho con toda humildad el Señor me regaló varios carismas o dones desde hace 30 años o más, que practiqué en un gran silencio y con toda discreción y nunca lucrando con nadie, al contrario regalando objetos bendecidos y enseñando a rezar el Rosario y leer la Biblia a tantísima gente que no sabían.

Además de una Organización que envió medicamentos, ropa, etc. A las diócesis más necesitadas del país y otros sitios particulares.

Estos mensajes fueron llevados al papel siguiendo el consejo de algunos sacerdotes argentinos y extranjeros, sobre todo después de retiros espirituales muy intensivos en la Casa del Padre Hurtado, especialmente con el Padre Agustín Sánchez S.J. y el Padre Carlos Aldunate S.J., entre otros en Santiago de Chile. Con el Sacerdote Victor Pugnatta de Reducción (Córdoba) que siempre me aconsejó en todos estos temas a través del tiempo y la especial bendición de un amigo del alma S. Excel. Cardenal Eduardo Pironio, y del querido Padre Damián Vittar que me alentó a presentarlas.

Es un deber de conciencia dejar sentado que el primero en leer las Revelaciones fue el Padre Emiliano Tardiff que desde su lugar en la Catedral de Santo Domingo de la República Dominicana, semanalmente me hacía llegar sus bendiciones y también fue él quien primero me habló sobre los nombres de la Virgen para que le preguntara a la Madre sobre el particular.

Además, las Revelaciones fueron revisadas, entre otros, por Eduardo Basombrío – Secretario de Redacción de la Revista Resurrección y la Teóloga Chilena Carmen Gloria Urrutia quien en una carta del 05-01-98 me dice que se han dado cuenta junto al Padre Agustín Sanchez S.J., que en estos mensajes hay una “mariología de la Liberación”. Todos ellos como el Padre Tardiff dejaron sentado que no había nada erróneo o equivocado, atendiendo a las Sagradas Escrituras y a todos los Documentos de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Además, creo que sería un deber relatar todas las bellezas de las apariciones y las circunstancias.

Con toda humildad someto estos mensajes a las autoridades eclesiásticas.

Artemio Félix Amero


Introducción a las reuniones

Primero las reuniones eran de pocas personas pero a medida que fue pasando el tiempo (Octubre del 95) se fueron sumando más personas hasta superar el ciento y durante todas las reuniones había apariciones de la Virgen María y de Jesús. Y al terminar las visiones según quien apareciese dejaba algún mensaje que tenían casi siempre como destinatario a alguno de los presentes. (Por eso pongo personal, porque hacen referencias a problemas específicos de algunas personas).

En cuanto a temas generales la Virgen insistió siempre en que rezáramos El Santo Rosario, unos Ave Marías antes de dormirnos. Además decía que por cada Ave María colocábamos una rosa en su frente. (Todos mensajes sencillos para que los presentes pudieran entenderlos bien).

Insistía en que nos amaba mucho y que la dejáramos ir en nuestro barco (hacía referencia a las palabras de la Evangelización cuando insistíamos en dejar a Jesús conducir nuestro barco).

También los mensajes de Jesús pueden resumirse de la siguiente manera: “Todos sus pedidos fueron escuchados”; “Aquí hay muchas personas buenas y estoy gozoso de estar con ustedes”; “Aquí hay mucha gente y ésta es una gran fuerza”; ”Los amo profundamente”; “Hoy no la han nombrado mucho a mi Madre, recuerden que ella fue coronada Reina y Señora de todo lo creado y es la principal intercesora”; “Recuerden que los amo mucho”; “Me alegra que la mayoría de los presentes recen mucho”; “En este pueblo pasan muchas cosas feas, pero ustedes con la oración constante ayudarán a mejorar” .

(De aquí en adelante anotaremos los días de las apariciones y sus correspondientes mensajes).