Imprimir
PDF

Mensaje del 20 de Marzo de 1999

Mis queridos, vean la vida así, todo se vuelve diferente y ya el Cielo lo pueden vivir aquí en la Tierra, vivan así, ya el Cielo se les anticipa aquí si viven de esta forma, eso es lo que llamamos Santidad.


Mensaje del 20 de Marzo de 1999

Dice la Madre Teresa:

Si yo no hubiese tenido el amor de María en mi vida, otra sería mi historia, yo fui muy mariana y María fue la que me alentó, la que me sacó de los pozos en que estaba a veces de tristeza, fue la que me dio fuerzas para enfrentar a los poderosos de la Tierra y hacerlos temblar, ¿o qué creen ustedes, que una mujer tan diminuta y simple como yo, con un hábito y con un título de monja cristiana, hubiera podido hacer tantas cosas y conmover a los poderosos de la Tierra con mi presencia, si no hubiese sido mi Madre, la Virgen María, la que me hubiera dado toda esa fuerza?, ¿qué creen ustedes?, cuando todo el mundo se puso de rodillas cuando yo hablé de la vida al entregarme el Premio Nóbel de la Paz, ¿quién creen que me dio toda la fuerza?, ¿quién cree por casualidad que esa fuerza que salió de mis labios e invadió hasta los rincones más lejísimos de la Tierra, quien me dio toda esa fuerza?, mi Madre, la Virgen María.

Éramos como dos hermanas, ella me decía y yo le decía y a veces hasta hacíamos comentarios juntas de las cosas más comunes y simples, es que ella antes de que su Hijo la nombrara Co Redentora, era una mujer simple y común, que pelaba papas, que cocinaba la carne, que revolvía los guisos exactamente como ustedes, ¿o qué creen, que esas pequeñas tareas no son tan maravillosas como otras muy grandes delante de los ojos del Señor?, ¿acaso en ello no está el sustento y que permite los pensamientos más hermosos, nutridos con un simple guiso de porotos?.

Mis queridos, vean la vida así, todo se vuelve diferente y ya el Cielo lo pueden vivir aquí en la Tierra, vivan así, ya el Cielo se les anticipa aquí si viven de esta forma, eso es lo que llamamos Santidad. Vamos, anímense a vivir de esta manera, donde ya no haya límites entre la Tierra y el Cielo, ningún tipo de límites, porque si los hay, ustedes lo ponen.

Amén.

 

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)