Imprimir

Mensaje del 02 de Enero de 2009 (2º)

Vanidad de vanidades dice el predicador, Eclesiastés, todo es vanidad.
Mensaje del 02 de Enero de 2009

Habla Artemio:


02 de Enero de 2009.

Dice Jesús:

Hemos hablado sobre tantas cosas que deben corregirse y adaptarse a los tiempos que corren, no por eso dejo de reconocer que ya debían haber cambiado hace mucho tiempo, es una pena, y ¿saben por qué?, pónganse a pensar, pónganse a pensar todos aquellos que al llegar la noche, todos aquellos que al llegar la noche no tienen cobijo, no tienen un hombro donde recostar su cabeza, ¿acaso no les digo Yo en el Evangelio que el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza?, a veces se vive muy bien, pero lo fundamental está en hacer que todos los más posibles vivan muy bien.

Ahora, es por eso que cuando el hombre tenga el lugar que tenga, esté usando cualquier jerarquía y toma conciencia de todo el sufrimiento que podría ser remediado.

Cito a Eclesiastés: “serán muchos los días sombríos y que todo el porvenir es vanidad. Joven, alégrate durante tu juventud y encuentra la felicidad. Sigue tus deseos y realiza tus ambiciones, pero no olvides que por todo esto Dios te juzgará. Aparte de ti la tristeza y aleja el sufrimiento de tu cuerpo, porque juventud y cabellos negros no durarán. Acuérdate de tu Creador en el tiempo de tu juventud, antes que lleguen los días amargos, y los años en que debas decir: no encuentro placer en ellos. Antes de que oscurezca el sol, la luz, la luna y las estrellas, y de que las nubes vuelvan después de llover. Cuando tiemblen los guardias de la casa, cuando se encorven los hombres fuertes, y cesen las que muelen por ser muy pocas, y se queden ciegos los que miran por las ventanas. Y se cierran las puertas de la calle, y se debilita el ruido del molino, y el ave deje de cantar y cesen los cánticos. Cuando se teman las subidas y se tenga temor de caminar; cuando el almendro esté florido, se ponga pesada la langosta, y se caiga la alcaparra. Porque el hombre se va a su morada de eternidad, y la llorona circula ya por las calles”.

Mis queridos, cuidado con aquellos que detentan el poder, cuidado, cuidado.

“Se suelta el hilo de plata; y se quiebra la lámpara de oro, y se estrella el cántaro en la fuente, y se rompe la polea del pozo. Y vuelve el pozo a la tierra, adonde antes estaba, y el espíritu retorna a Dios, porque Él es quien lo dio”.

Vanidad de vanidades dice el predicador, Eclesiastés, todo es vanidad.

Cuidado Mis queridos, cuando tengan el poder y no lo usen o no sepan usarlo.

“Cargarán sobre ustedes toda la tristeza”.