Imprimir

Mensaje del 01 de Enero de 2009

Así que ese argumento Mis queridos, no es válido, está en el Evangelio, pero entiéndanlo, Yo uno aquello que perdura, lo demás no lo uno, así que ese argumento ya no vale, de: no separe el hombre lo que Dios unió, si Yo no lo uní.
Mensaje del 01 de Enero de 2009

Habla Artemio:

01 de Enero de 2009.

Dice Jesús:


La vieja muletilla: no separe el hombre lo que Dios unió.

Yo les pregunto: estudiando en profundidad el Sacramento del matrimonio, díganme, una gran parte de los que se casan al decir sí no están seguros y otros es por conveniencias, prejuicios y tantas cosas ¿verdad?. Mis queridos, teólogos sabiondos, teólogos que se han gastado las neuronas pensando soluciones, qué fácil es la solución de esto, si Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, la Santísima Trinidad vive en un continuo presente entonces quiere decir que cuando dos personas se acercan al altar para pedir el Sacramento del matrimonio lo hacen por su cuenta ¿verdad?, el sacerdote es un testigo que ratifica después esto, pero la Trinidad que vive en un continuo presente sabe perfectamente qué matrimonios van a durar y qué matrimonios no, entonces Yo, Jesús, Señor de la Misericordia, les digo con todas las de la ley, si uno está en un continuo presente sabe perfectamente cuándo un matrimonio va a durar, si va a durar, pues bien, uno acepta eso, pero si no va a durar Yo no puedo darles la unión en forma definitiva porque estoy viendo que eso no va a durar.

No separe el hombre lo que Dios unió, pero ¿lo uní Yo eso o fue una apariencia?, Yo no puedo unir, si lo sé todo y vivo en un continuo presente cómo no me voy a dar cuenta que esta persona o la otra no van a durar, entonces no lo puedo unir y entonces no hay tal separación de los hombres ¿eh?, no existe tal separación. No quiero llegar al extremo de aquellos que a lo mejor quieren cambiar su situación, pero no olviden Mi concepto sobre los que están enfermos y los que no lo están ¿verdad?.

Así que ese argumento Mis queridos, no es válido, está en el Evangelio, pero entiéndanlo, Yo uno aquello que perdura, lo demás no lo uno, así que ese argumento ya no vale, de: no separe el hombre lo que Dios unió, si Yo no lo uní.

Después están aquellos casos en los cuales las autoridades revisan las situaciones y disuelven el matrimonio, pero uno viendo todas las cosas Mis queridos se da cuenta que para que haya esas disoluciones hay que tener mucho dinero y por supuesto con el aceptar todas las partes contrincantes para que todo tenga una resolución favorable, habrá montones de casos que todo muy bien, pero otros son arreglos.