Imprimir
PDF

Oración del 10 de Enero de 2009

Entonces, si nosotros hacemos una sanación de la herencia, como el Señor siempre dijo, estamos pidiéndole: Señor, necesitamos que entre todo aquello que heredamos, que dicho con palabras exactas serían genes ¿no es cierto?, todo lo que heredamos, lo que no es bueno vos lo destruyas o lo transformes o lo guíes, etc., valga esto para un ser humano antes de nacer, para los matrimonios cuando se casan, para las personas que incluso en este momento tienen alguna enfermedad ¿mmm?.
Oración del 10 de Enero de 2009

Habla Artemio:

Como todas las cosas empezamos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo Amén.

Buscamos en el cuadernillo de los cánticos 17: hoy perdóname…, 12: no puede estar triste el corazón…, de nuevo: no puede estar triste el corazón….

Por eso siempre decimos que a pesar de todo, pase lo que pase, feliz aquél ser
humano que puede alabar al Señor hasta en los momentos difíciles y terribles, ¿por qué?, porque somos su proyecto, hace miles de años ya en la mente del Padre éramos una idea y desde aquél entonces el Señor nos amaba, nos siguió amando hasta que un buen día cuando empezamos a vivir en la panza de mamá, Él nos mira a los ojos y nos llama por nuestro nombre, nos da un alma inmortal y empieza toda una vida, esa idea que el Señor tenía se concreta en esta vida que tenemos nosotros.

Entonces, partimos de una base, si nosotros ya en la mente del Señor éramos un proyecto ¿verdad?, tenemos que confiar plenamente en Él, ¿para qué o por qué?, y directamente Él no puede hacer con sus hijos algo que no esté bien, ¿y por qué a veces pasan las cosas, tantas dificultades los seres humanos?, ¿por qué los chicos dawn?, ¿por qué todo esto que vemos?, a veces o siempre, Jesús ya en el año 95 cuando empezó a venir todos los días y desde aquél entonces en Marzo ya hace 14 años, dijo siempre el Señor que todos aquellos que tenían la dirección del culto o cualquiera que lo sentía dentro de su alma debía hacer la sanación de la herencia, porque la mayoría de las cosas que nos pasan ya está en nuestro patrón genético, es decir ya lo heredamos de nuestros padres o de nuestros antepasados y si no hay eso, por supuesto dentro de la sanación de la herencia pensar que una sanación de ese niño que está creciendo ¿verdad?, les librará de todas las cosas que no sean justamente lo que corresponde.

El Señor se amarga enormemente cuando algunos de sus hijos no está bien, nunca piensen ni por casualidad que Él se alegra con vuestro dolor, todo lo que el Señor hace es amarnos y cómo va a alegrarse si sufrimos ¿eh?, esto pasa por una forma de pensar que nos inculcaron a través del tiempo, que cuando nos pasa o nos pasaba algo en la vida el Señor nos castigaba por algunas cosas mal hechas, a las criaturas, a los padres o a los antepasados, pero no es así, el castigo no es cristiano, Jesús no castiga nunca ni pone pruebas tampoco, la vida nos pone pruebas, los hombres que no usan bien su libertad nos ponen pruebas, aquellos que debiendo ser buenas personas, dirigir el culto o lo que sea ¿mmm?, estar de parte de los hijos del Señor, es decir todos los hombres, para favorecerlos en todo.

Entonces, si nosotros hacemos una sanación de la herencia, como el Señor siempre dijo, estamos pidiéndole: Señor, necesitamos que entre todo aquello que heredamos, que dicho con palabras exactas serían genes ¿no es cierto?, todo lo que heredamos, lo que no es bueno vos lo destruyas o lo transformes o lo guíes, etc., valga esto para un ser humano antes de nacer, para los matrimonios cuando se casan, para las personas que incluso en este momento tienen alguna enfermedad ¿mmm?.

Diez años atrás hablaban algo de la herencia, quince años atrás no se hablaba, veinte años hablar de que algo venía por herencia es decir una mala palabra, pero eso es natural, nosotros heredamos de los padres y de los antepasados montones de cosas que nos perturban la vida ¿mmm?.

Por eso, si entramos dentro del ordenamiento que el Señor puso en el universo ¿verdad? las cosas se normalizan, no se olviden que la prioridad uno, es decir lo principal para Jesús es sanar a los enfermos, eso fue lo que hacía cada vez que llegaba a algún pueblo, decía: ¿dónde están los enfermos que quiero sanarlos?, después fue pasando el tiempo, cada uno interpretó las cosas como se les ocurría ¿no?, como manipulaciones de todo tipo y eso se fue perdiendo ¿eh?, pero los tres primeros siglos de la Iglesia, cada uno dentro de las comunidades, practicaba los carismas que tenía, doña María podía hacer esto, don Juan podía aconsejar, es decir todos los carismas que da el Espíritu Santo con el Bautismo, que después en el mundo la familia, la escuela y todo se va desarrollando ¿verdad?.

Yo digo, a veces me pregunto y también le pregunto al Señor, porque conversamos mucho, no siempre grabamos lo que conversamos pero todos los días conversamos, claro Él se siente más cómodo cuando no grabamos, por una razón muy simple, sabe que los hombres a veces tuercen sus palabras y dice algo y después lo transforma, sobre todo la prensa, que entiende tan poco de Dios, que cuando tocan el tema lo tocan mal o lo tocan de una forma que más vale no lo hicieran ¿eh?, por eso la Madre dijo aquí: nunca la prensa, nunca, que si hay que hacer propaganda que los milagros hagan la propaganda, pero no, radio ni televisión ni nada, aquí hubo ofertas de canales ofreciendo cifras millonarias sin embargo a todos se les dije siempre que no, porque los siete años primero la Virgen dijo que había que hacer menos ruido que la hierba al crecer, es decir ningún ruido ¿eh?, bueno.

Si nosotros observamos el mundo ¿mmm?, por ejemplo, en este momento en la zona donde están bombardeando, donde están peleando los israelíes, la Franja de Gaza, de cada cuatro personas que mueren tres son niños, no sé, si a ustedes les importa o no, a mí me duele un montón. Ese niño que muere es un proyecto del Señor pero porque los grandes están fanatizados con su religión y otras cosas también, entonces hacen la guerra y la guerra trae todas esas consecuencias, son tan simples las cosas, porque lo blanco es blanco y lo negro es negro, no le busquemos más vueltas, bueno, muy bien.

Todo esto como una especie de prólogo o comienzo antes de la lectura de la palabra, porque no olvidemos nunca que la verdadera sanación viene a través de la palabra, no hay otra sanación mis queridos, no piensen que una persona o la otra o la otra pueden sanar ¿eh?, ¿o acaso no leyeron las confesiones del Padre Mario Pantaleo cuando dice: yo no soy nada más que una guitarra, el que la hace sonar es el de arriba ¿eh?, bueno.

Entonces, no busquemos sanadores, busquémoslo a Jesús que tiene todo el poder para sanarnos ¿eh?, las otras personas son circunstanciales, pasan, desaparecen, solo el Señor sana, no nos atribuyamos nunca poderes especiales de ninguna clase, porque estamos haciendo una obra muy, muy mala y contraria al Señor.

Entonces, escuchemos la palabra pensando en nosotros y pensando en aquellos que amamos ¿verdad?, para que esa palabra sea sanadora, además hay otra realidad, por ejemplo, venimos al Santuario porque nos duele la rodilla, la columna, etc., y eso es lo que me dicen, está bien, cada uno tiene su propio dolor, pero nadie me dice, ninguna suegra me dijo nunca: he sido maldita con mi nuera, ningún hombre me dice: he criado muy mal mis hijos, ¿qué puedo hacer?, ninguno me dice: tengo el corazón lleno de egoísmo y tengo mis padres internados en un geriátrico, aunque tengo medios para tenerlos pero que estén ahí, están mejor, yo digo: lo que nos pasa y venimos desde tan lejos para eso es solamente un dolorcito o un cáncer también, claro, por supuesto ¿verdad?, pero y ¿todo lo demás? ¿eh?, la soberbia, el egoísmo, el ser intratable por los demás, el pensar mal de todo el mundo, el tener una lengua filosa, nadie me dice: por favor pídale al Señor que me sane mi lengua filosa, no, no, no, me duelen los intestinos, de esto, de lo otro y punto, sin saber ¿no es cierto?, o sabiéndolo pero queriéndolo ignorar que muchas veces una vida desordenada ¿no? es lo que nos trae la depresión, nos trae montones de problemas, las fobias, los miedos y tantas cosas más, ¿o ustedes qué creen, que detrás de un cáncer no hay siempre un montón de dolor o injusticias o algo por el estilo que pasó la persona en el mundo, con su familia, con los que le rodearon?. Si ustedes no lo creen empiecen a creerlo porque por ahí va la mano ¿eh?.

Entonces, vinimos al Santuario con el propósito de sanarnos pero nos importa la rodilla y todo lo que sea, claro que nos importa pero nos importa cómo tenemos el corazón, hay un proverbio que anda por ahí: el que tiene mala conciencia tiene mala su salud, no siempre, pero cuánto desórdenes engendra el odio, el resentimiento, el no poder perdonar, si yo comprendo si has sido violada por tu papá o un pariente o que se yo, no te es fácil perdonar pero por tu salud, si no querés hacerlo por otra cosa, pero no podes vivir eternamente con el corazón lleno de odio o de resentimiento por aquellos que te hicieron daño, además nadie tiene el monopolio del mal, todo sufrimos en la vida y montones de cosas ¿eh?. Por eso, en la vida nos va a veces bien, a veces mal, nos va de una manera, no pensemos que la felicidad va a ser siempre completa, tenemos tantos problemas, de toda especie ¿mmm?.

Por eso, que la palabra del Señor logre llegar a nuestro corazón para convertirlos, ¿qué es convertirse?, es girar ciento ochenta grados, es dejar de ponerme en mi lugar para decir: yo todo lo puedo y empezar a decirle: Señor, tené compasión de mí, porque vos que creaste todas las cosas y me amás desde hace milenios yo necesito que borres mi problema ¿eh?, cuando uno tiene la valentía de tener la humildad de decir: necesito Señor un milagro tuyo, tengan la seguridad que lo va a conseguir y a veces los milagros se dan en forma inmediata y también se van dando por etapas, porque el Señor no quiere alterar las leyes de la naturaleza, todo así a su tiempo ¿eh?, todo a su tiempo, porque a veces le pedimos cosas que tal vez necesitamos dentro de diez años, o cinco o tres o el mes que viene, queremos ya todo, no.

Para que la palabra del Señor llegue a nuestro corazón le decimos simplemente al Espíritu Santo: ven, ven, ven, Espíritu Divino, ven, ven, ven, acércate a mí…, por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. Del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén. El evangelio de hoy es de San Lucas ¿eh?, cada uno de los cuatro evangelistas, Mateo, Marcos, Lucas y Juan tienen características distintas ¿verdad?, y aclaro siempre todo lo que puedo hacer, lo que el tiempo me permite, ¿por qué?, porque uno ama más a aquello que conoce, cuando no conocemos algo no lo podemos amar, bueno. Los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas fueron escrito antes del año 60 ¿verdad?, y dado a la gente en ese momento, estoy hablando del siglo I, sesenta años, es decir 30 después de la muerte de Jesús y la mayoría habla de ocho o diez meses el tiempo que Jesús vivió llevando su mensaje y después el otro Evangelio que falta, el de Juan, es el último colocado en la Biblia, el de Juan fue recién conocido en el año 98 de nuestro era, es decir, casi cuarenta años después de los otros, en aquél momento decir cuarenta años es una enormidad, ahora no tanto pero en aquél momento sí.

Y además otra cosa, no solamente hay cuatro Evangelios, sumándolos cerca de treinta Evangelios hay pero los otros que no han sido elegidos por la Iglesia se llaman Apócrifos, quiere decir: no malos sino oscuros. Es decir, no se sabe bien si quien lo escribió, bueno, estaba bien informado, si hizo bien las cosas ¿verdad? y además Mateo, Marcos y Lucas se los eligió porque ellos escribieron para quedar bien con los tres grupos de personas de la cultura de su tiempo: romanos, paganos y griegos ¿verdad?, pero San Juan, el último Evangelio fue escrito con toda la verdad y con toda la fuerza, porque Juan fue el Discípulo amado de Jesús ¿verdad?, y además vivió toda una vida con la Virgen, donde se nutrió aún más de todas las cosas del Señor ¿entienden?, por eso el Evangelio de San Juan es una belleza porque es realmente la profundidad total para entender al Señor, los otros son muy buenos, pero, bueno, hay muchos peros ¿no?, porque fíjense ustedes que se injerta el Evangelio de Juan porque el Evangelio de Lucas, es más corto que los otros, entonces mechan con Juan. Porque el Evangelio de San Juan la Iglesia lo reconoce casi cuatro siglos después, antes no, ustedes dirán: ¿por qué?, porque San Juan tiene una concepción, una forma de pensar distinta que el resto, es decir, él había vivido en las fuentes todo, ¿por qué?, porque tenía diecisiete años cuando Jesús murió y todo lo que oyó se acordaba perfectamente porque todo lo que oímos en nuestra juventud no los acordamos mejor ¿eh?.

Tener en cuenta estas cosas, no porque los otros Evangelios sean malos por favor, solamente que siempre tenemos que avanzar en aquello que nos da más plenitud ¿mmm?, por ejemplo San Juan dice con toda claridad: si el hombre pide el Espíritu Santo para que llene su alma, si el hombre escucha el Espíritu Santo para que guíe su vida, no comete pecado, ¿qué pasa?, estas palabras son muy difíciles para entender, sobre todo para aquellos que edificaron toda la religión sobre la culpa, es decir toda esa lacra que hemos estado viviendo en la vida que nos torture y necesitamos siempre arrepentirnos de todas las maldades y de las cosas, no mis queridos, no, más aún, por ejemplo, nadie encontró, ni yo tampoco porque lo busqué como con lupa, que ninguno de los Evangelios se hable del pecado original, saben cuándo apareció esto del pecado original… (se escuchan murmullos) …. Oigo que alguien habla ¿necesita alguno preguntar algo?, si no se calla o se va afuera ¿eh?, seamos honestos y directos, lo blanco es blanco y lo negro es negro, si alguien tiene necesidad de hablar va a fuera sino aquí se queda callado, estamos en el Templo, delante del Sagrario y cómo vamos a hablar cualquier cosa, no estamos en un baile, bueno.

Ustedes dirán: ¿y esto que es del pecado original?, y con lo que nos tuvieron atormentados siempre, decían: nacemos malos con el pecado de nuestros antepasados ¿eh?, yo te pregunto: cuando vos mirás a un niñito en su moisés, en su cunita, ¿no te cuesta mucho pensar que ya está el pecado en esa criatura? ¿mmm?, duro ¿no?, bueno, cerca del siglo IV, San Agustín, uno de los padres de la Iglesia muy reconocido inventa lo del pecado original, antes no está en ningún escrito, en ningún lado ¿eh?, y saben qué decía San Agustín: el pecado original está en los órganos genitales del hombre y de la mujer, porque era un obsesivo sexual San Agustín, Santo de la Iglesia, diez puntos, todo muy bien pero.

Y entonces yo digo, ya en el año 95 Jesús en las primeras Revelaciones me dijo: tenés que ser un Celoso Custodio de Mi Mensaje, Celoso Custodio, entonces muchas de las cosas que digo a algunos no les gusta ni medio, ¿por qué?, porque yo destapo siempre, destapo, las cosas tapadas se pudren, dan mal olor ¿eh?, yo destapo, destapo. Porque fíjense ustedes que lo del pecado original no es dogma de la Iglesia ¿eh?, noo, no, no, el pecado original es de materia opinable, es decir se puede opinar: parece que sí, parece que no, pero seguro no, parece o parece.

Es duro decir esto pero cuando veas a un bebé en su cunita pensá: ¿cómo va a tener ya el pecado de sus padres, de los antepasados, de los primeros padres?, ¿cómo?, ¿por qué? ¿eh?, después explicó lo del pecado, sobre todo algunos, ahora explica eso diciendo de que el hombre tiene libertad y a veces usa mal su libertad entonces allí está lo del pecado original, etc., etc., pero un bebé que no hace nada malo nada más que comer y dormir ¿ya está el pecado?, mis queridos, abrimos la mente, dejemos entrar la verdad porque sino lo que está ahí tapado se pudre, es malo, nos hace daño ¿eh?, bueno.

El Evangelio de hoy es de San Lucas, a Lucas se lo llama el evangelista de la Misericordia, ustedes dirán: ¿por qué?, por una razón muy simple, San Lucas está siempre de parte de los que menos tienen, menos pueden, menos todo y de los enfermos ¿eh?. Entonces todo su Evangelio es un canto a la Misericordia y además ustedes van a encontrar en el comienzo del Evangelio de San Lucas el Magníficat, ese himno tan extraordinario que la Virgen María dio todavía estando embarazada de Jesús, aquél que empieza: “Mi alma engrandece al Señor y se alegra Mi Espíritu en Dios Mi Salvador porque fijo los ojos en la pequeñez de su cierva, en adelante todas las generaciones me llamarán Bienaventurada”, y continúa, eso está en el Evangelio de Lucas.

Vamos a leer el Evangelio de hoy 4, 14-22: “Jesús volvió a Galilea con el poder del Espíritu Santo, y su fama corrió por toda aquella región. Enseñaba en la Sinagogas , la Sinagoga es el Templo de los judíos, y todos lo alababan. Llegó a Nazaret, donde se había criado, y el sábado fue a la Sinagoga, como era su costumbre. Se puso de pie para hacer la lectura, y le pasaron el libro del Profeta Isaías. El Profeta Isaías vivió setecientos cuarenta años antes de Jesús. Jesús desenrolló el libro , ¿por qué dice desenrolló?, porque estaba escrito en rollo de cuero de oveja o bien en cortezas de tronco, desenrolló el libro y encontró el pasaje donde estaba escrito: el Espíritu del Señor está sobre Mí, Él me ha ungido para llevar buenas nuevas a los pobres, para anunciar la libertad a los cautivos y a los ciegos que pronto van a ver, para despedir libres a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor. Jesús entonces enrolló el libro, lo devolvió al ayudante y se sentó, mientras todos los presentes tenían los ojos fijos en Él. Y empezó a decirles: hoy les llegan noticias de cómo se cumplen estas palabras proféticas. Todos lo aprobaban y se quedaban maravillados, mientras esta proclamación de la gracia de Dios salía de sus labios. Y decían: pensar que es el Hijo de José”. Cómo podía valer algo si era el hijo del carpintero, del pueblo ¿eh?, así somos los seres humanos ¿no?, bueno.

Entonces, pensemos en esto, que es la médula del Evangelio de hoy, Él me ha ungido dice Jesús, para llevar buenas nuevas a los pobres, cuando pensamos en los pobres, pensemos también en los enfermos porque no hay nadie tan pobre como un enfermo, para anunciar la libertad a los cautivos, ¿qué quiere decir esto?, a los que estaban presos o qué, ¿será?, pero sobre todo a los que están cautivos de su orgullo, de su soberbia, de creerse superiores a todos, de andar mintiendo por todos lados, uno puede estar cautivo en una cárcel o puede estar cautivo de la mentira también ¿eh?, y a los ciegos que pronto van a ver, no solamente los que no tienen la vista sino los que todavía no ven con su mente ¿mmm?, para despedir libres a los oprimidos ¿eh? y proclamar el año de gracia del Señor.

Cuando Jesús vino acá en los primeros Mensajes ¿qué es lo que dijo?, claro, estábamos en el 95, se cumplían los quinientos años de la conquista de América y entonces Él dijo: pasaron quinientos años, dicen que la Iglesia evangelizó, pero como dice la Virgen: Yo no veo como dicen que fue evangelizando con la cruz y con la espada, Yo veo dos espadas dice María, María dice esto: si Yo tomo la cruz al revés es una espada también ¿eh?. Entonces Jesús ya en el año 95, dijo: Mi Mamá y Yo estamos cansados de caminar entre las flores que nacen de la boca de los muertos que esperaron una liberación que no les llegó de ninguna parte, ¿a quién se libera?, a los oprimidos. Ahora, eso hace, en Marzo hace 14 años que Jesús lo dijo ¿no?, pero la conquista de América ya cumplió cinco siglos y toda la América hispana, también la del Norte, vivió siempre oprimida, si no era por los jefes que venían de España, eran por los encomenderos, que lo hacían trabajar, bueno muchos lo ven en esa obra que pasan a las 21:00 hs, Chica da Silva creo que se llama, algo así, ahí se pueden ver bastante cosas, para que vean cómo vivían ahí de los negros y no los indios.

Entonces Jesús viene con ese objetivo, decirles: señores, América no fue conquistada por la cruz y por la espada, fue conquistada con la espada y se oye la voz de miles de hombres que buscan una liberación que no les llega de ninguna parte; ustedes dirán: qué nos importa a nosotros, ¿cómo que no importa?, son nuestros hermanos. Mientras nosotros estamos aquí gozando de un ventilador, pasando calor sí pero gozando de un ventilador, tenemos techo, hemos comido, podemos ver, estamos bien sentados, todo perfecto parecería ¿no?, pero sobre la Tierra y sobre todo en América, hay millones de seres que se acuestan con hambre, que toman agua si tienen, contaminada ¿mmm?, son nuestros hermanos, Jesús murió en la cruz tanto por nosotros como por ellos.

Cuando alguien no se quiere explicar por qué las Revelaciones del Señor al comenzar el Tercer Milenio, tienen aquí la explicación, el Señor viene a traer los Mensajes para que termine la explotación del hombre por el hombre en América ¿eh?.

Ustedes saben por ejemplo, no sé si ustedes se acuerdan dos años atrás que no se conseguía plasma, ¿se acuerdan?, plasma, bueno, qué hacemos sin plasma, ¿qué había ocurrido?, subió al poder Evo Morales y dijo: señores basta de sacarle sangre a los indios por un paquete de yerba y hacer con ellos el plasma para darles a todos en América y en Europa, basta, se terminó ¿eh?. Quiere decir que muchas veces que nos pusieron plasma era de la sangre que se le había sacado a los indios bolivianos, había aviones especiales que venían de Suiza, de algunos laboratorios para sacarle sangre a los indios, a nosotros cuando nos sacan sangre nos sacan 500 gr., a ellos le sacaban dos litros, no les importaba un pito. Cuando Evo Morales subió al poder dijo: bueno basta muchachos, esa injusticia no, así no.

Pero si vamos a ver todo en América es una injusticia tras otra ¿eh?, una injusticia tras otra, por eso Jesús y María hablan de América como la Tierra irredenta, es decir que no está redimida todavía ¿eh?, ¿se dan cuenta?. Cuando algunos dicen: ¿por qué al Señor se le ocurrió dar las Revelaciones acá en la pampa gringa?, ¿por qué?, porque era un punto desde el cual se iba a irradiar toda América y el mundo los Mensajes de Él para justificar su venida, por eso dice: Mi Mamá y Yo hicimos la carpa aquí y nos quedamos para siempre, ¿está en otro lugar?, por supuesto pero aquí vive siempre y sino pasen a las 05:45 de la mañana, 05:30 cuando despunta el alba van a ver a la Virgen… (se dio vuelta la cinta)… , de las plantas rotas ¿mmm?. El otro día se habían llevado una planta de orquídea así grande, florecida, ella se paró delante, bajó la cabeza y no dijo nada, cuánto dolor ¿no?, bueno.

Ellos hicieron de este lugar su Casa, ya todo esto no es mío, yo soy un administrador de esto nada más, habita continuamente el Señor y su Mamá, pasen temprano y tal vez puedan ver a la Madre en el jardín ¿eh?, ahora, porque toda esta América está plagada de injusticias espantosas, todavía ahora.

No me estoy saliendo del Evangelio porque aquí dice que Jesús vino ungido con el Espíritu a darle vista a los ciegos y también liberar a los oprimidos ¿mmm?, ¿quiénes están oprimidos?, aquellos que tienen sobre su cabeza el zapato de su patrón, hay patrones que son excelentes con sus empleados, pero empiecen a caminar para el Norte o sigan avanzando por América, se les paga con un poquito de comida, azúcar, yerba a los que trabajan ¿eh?, no se les da dinero para que ellos se compren lo que ellos quieren, no, pero no nos vayamos tan lejos ¿saben?, porque cuando esa señorita o señora que tenés empleada en tu casa, que le das un sueldo miserable ¿eh?, le decís la muchacha, la hacés comer en la cocina ¿verdad?, la tenés en negro porque no le pagás jubilación ni mutual ni nada ¿eh?, nosotros también somos opresores, nosotros también, a nosotros también está dirigido el Evangelio de hoy, que vino a liberar a los oprimidos y mientras nosotros tengamos a esa gente trabajando, pagándole una miseria o no pagándole nada ¿eh?, somos tan opresores como esos encomenderos de los indios que les hacen vivir de cualquier forma o le sacan la sangre para después vender el plasma a precios terriblemente altos.

Ustedes dirán: el Evangelio de hoy está dirigido a la gente de su tiempo, el Evangelio de hoy está dirigido a todos nosotros mis queridos, nos guste o no nos guste, yo podría muy bien no decir estas palabras para quedar bien con todos pero tengo que decirlas porque no puedo faltar a la verdad. Así que cuando veas a esa chica que trabaja en tu casa o a los empleados de tu fábrica o lo que sea y le pagás una miseria y lo tenés en negro, que no tienen mutual, que lo hacés vivir de una forma y lo mirás como si fuera no sé qué, pensá: mi vida está fallando totalmente y después somos de comunión diaria o dominical y más aún, somos ministros de la Eucaristía ¿mmm?, ¿o no lo ven en vuestros pueblos eso? ¿eh?, ¿no lo ven en vuestros pueblos?, que yo sepa en todos lados está, ministros de la Eucaristía entonces que la comunión disimule todo ¿mmm?.

Yo todos los domingos voy a comulgar también pero pienso al salir que todos esos que están en la Misa son mis hermanos, tengan el color de la piel que tengan, trabajen donde trabajen, hagan lo que hagan son mis hermanos, sino estoy faltando a las cosas básicas de lo que es un cristiano, no se confundan mis queridos, yo no puedo decirles otra cosa. Todo aquél que es opresor, es decir que hace sufrir al que tiene trabajando, que no le paga lo que corresponde, que lo tiene en negro o que lo manda de una forma que no es, porque el respeto es necesario ¿no es cierto?, alguien manda y alguien obedece pero con derechos, vos tenés derecho de mandarme pero no de estropajearme ¿eh?, sino ¿con qué cara después le pido yo al Señor algo?, ¿con qué cara?, y si pero ellos son buenos, peor me iría si estuviera por ahí a lo mejor no consigo trabajo, no, si creyeras plenamente en el Señor sabrías que si te quedas sin trabajo el Señor te lo va a conseguir, ¿por qué?, porque Él nos ama, somos sus hijos, creados a imagen y semejanza. Aquél que no habla porque tiene miedo que lo echen, esa persona no tiene fe ¿mmm?.

Yo preguntaría a todos los que tienen empleados y a todos los que son empleados: ¿cómo viven?, ¿cómo viven sus hijos?, ¿tienen acceso a la escuela, al estudio y a todo?, ¿pueden hacer las cosas que hacen todas las demás personas? ¿eh?, no, habrá que poner las cosas en claro, porque sino cómo le decimos: Jesús tené compasión de nosotros y Jesús podría decirnos: y ¿qué compasión tenés vos de tus empleados, de la chica que trabaja en tu casa?, que le das las sobras, no algo que sirve sino lo que te sobró, que la hacés comer en la cocina, ¿eh? y le pagás cualquier cosa, todavía le reprochas que llegó un poquito tarde y la persona llegó un poquito tarde a lo mejor porque tenía que llevar los chicos a la escuela.

Mis queridos, esto es muy duro pero lo voy a seguir haciendo hasta el último momento que viva ¿mmm?, y les digo más, cuando yo aquí personalmente no podía hacerlo, cuando estaba internado en la unidad coronaria en terapia intensiva, incluso cuando me estaban operando el Señor me hacía pasear por los pasillos, visitar los enfermos y sobre todo me acuerdo de una cosa, de una señora que había pasado todo el día y su familia no sabía qué le había ocurrido en la sala de operaciones, entonces, miren que yo estaba con anestesia, sin embargo el Señor me tomó, me llevó a decirles a los dos hijas y que de paso es de Bell Ville, a decirles a las dos hijas: la madre de ustedes está así, así y así, vayan del médico para exigirles que les informe cómo sigue la salud de vuestra madre ¿eh?.

Cuando nosotros nos ponemos de parte del bien, yo no les estoy contando esto para servir de ejemplo, no, les cuento cómo me va en la vida, pero cuando uno se pone de parte del bien y de parte de la justicia, entonces la Misericordia del Señor aprovecha ese corazón de cada uno de nosotros para hacer todo lo necesario por las personas por las cuales Él vino al mundo: los que menos tienen, menos pueden, menos, menos, menos, menos todo, además: sanar los enfermos, expulsar los demonios y resucitar a los muertos, así de simple.

Repito, no me estoy poniendo de ejemplo, te digo como me va en la vida ¿mmm?..., el Señor está presidiendo la asamblea ahí delante de nosotros, a su lado está la Virgen y Santa Teresita, que ya terminó de darles la bendición a todos, más allá está San Pío de Pietralcina, más allá está la Madre Teresa de Calcuta, Beata ahora, Santa Faustina, hay Ángeles, Arcángeles, Querubines, los Querubines son Ángeles pequeñitos, de este otro lado están los tres Francisco, de Asís, de Paula y Javier, está también San Agustín, aunque hoy no me acordé tan bien de él ¿mmm?, está San Pantaleón apoyado en la puerta, que es el Patrono de los enfermos y más allá está Rafael que también es Patrono de los enfermos y en esta otra puerta está el Arcángel Miguel, siempre en esa puerta, a veces aparece montado en un caballo como ustedes lo tienen en las estampas ¿eh?, bueno.

Entonces mis queridos, estamos viviendo, como el otro día decía Monseñor Aguirre en un pedacito de Cielo, ¿por qué?, porque bueno, en este lugar se sanan los enfermos, se expulsan a los demonios y la palabra del Señor es predicada a todos los hombres, por eso decía Monseñor que esto es un pedacito de Cielo.
Cuando ustedes vinieron hoy al Santuario creían que todo iba a ser exactamente como hasta ahora había sido pero de repente se encuentran con que el Señor los engancha de una forma que en vuestra vida va a haber siempre un antes y un después de hoy, porque cuando el alma empieza a arder es como un tanque de nafta que se prende fuego, no se apaga hasta que se consume totalmente y eso es lo que busca el Señor, prender la mechita de nuestra conciencia para que vivamos realmente como Él quiere que vivamos, o no venimos aquí para alabarle y también para pedir que sane nuestras enfermedades, pues bien, tenemos que entrar en el juego de Él, que es el juego del amor y no por un día o dos sino para siempre, así empezamos hace miles de años, seguimos y seguiremos por toda una eternidad ¿mmm?, y aquellos que no se explican por qué las Revelaciones en este lugar, y si, en la pampa gringa, la Madre se hizo una gringuita y Jesús viene a predicar y a pedir y a trabajar y a pedir que trabajen por todos los oprimidos que hay en esta América irredenta, es decir no redimida, esa es la verdad.

El amor de Jesús es muy exigente, pero no una exigencia obligada, Él te sugiere las cosas, depende de que vos la hagas o no, como digo siempre, así como el marido a la mujer no le dice a su esposa: tenés que serme fiel ¿eh?, ojo, porque se sobreentiende que un esposo y una esposa tienen que ser fieles, así de simple. Por eso, el amor del Señor se sobreentiende, es decir: amar a nuestros hermanos, hacer el bien a quienes nos persiguen y calumnien, dar de comer al hambriento pero no solo el pan de trigo sino también el pan de la palabra, dar lugar al que viene de lejos. Por eso en nuestros planes está en hacer atrás un gran salón para, humilde nomás, pero para que todos los peregrinos puedan estar allí bajo techo cuando llueve o hace frío, porque ahora no están muy cómodos, dar lugar al peregrino en una de las obras de la Misericordia, así como vestir al desnudo, dar de comer al hambriento y predicar la palabra del Señor.

Esto tenemos Jesús, no sé si he hablado bien o he hablado mal, yo supongo que vos me fuiste dictando cada una de las palabras que dije, por lo tanto creo haber hablado en base a lo que vos me dictaste y si no lo hice así corregime Señor o que no haga daño aquella palabra que no fue pronunciada con todo el amor que debía.

Estamos cerca tuyo Señor, cuando vinimos Señor al Santuario pensábamos: y será una Iglesia más donde todos van, se arrodillan, piden, ta, ta, noo, aquí nos encontramos con la gringuita, Nuestra Madre, la Virgen ¿mmm?, con el Señor de la Misericordia, yo digo la gringuita pero ella dice que es Mensajera del Espíritu Santo ¿eh? para que entendamos la Misericordia de su Hijo, en eso estamos Señor, hoy y siempre.

Tené compasión de nosotros Señor, nos falta tanto para entender quién sos, por dónde vas, qué querés, qué nos estás pidiendo y aquellos que están en una silla de ruedas piensen que desde allí también pueden redimir al mundo, tienen que hacer lo imposible para sanarse pero si el Señor no lo quiere, pues bien, desde la silla uno puede redimir al mundo también.

Vení Señor, te sentimos cerca, tan cerca que sentimos tu aliento en nuestro rostro y el calor de tu cuerpo del cual salen los rayos de la Misericordia, estás tan cerca Señor que no podemos menos que decirte: tan cerca de mí….

Y si está aquí le decimos con todo nuestro corazón: Jesús tené compasión de nosotros, a ver: Señor Jesús tené compasión de nosotros, mirá Señor nuestras enfermed

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)