Imprimir
PDF

Oración del 10 de Febrero de 2008

Por eso, esa expresión del Evangelio: “por las obras los conoceréis”, ténganlo en cuenta, quien está con el bien hace obras buenas, quien está con el mal hace cosas malas, entonces no caigan en el juego fácil de aquél que te promete cualquier cosa a cambio de unos pesos que le das, no. Oración del 10 de Febrero de 2008

Habla Artemio:


Nos fijamos en el cancionero, el número 6 y decimos: hoy perdóname….
Vinimos a pedir muchas cosas pero a agradecer al Señor porque tenemos vida, porque amamos, entonces decimos, 9: no puede estar triste el corazón que alaba a Cristo….

Ahora número 8: pon aceite en mi lámpara Señor….

Recién miraban que el perro tomaba agua de la fuente, yo podría hable redicho algo pero no le dije porque con esa misma lengua él pasa, se la pasa a las llagas que tiene Jesús en sus pies ¿eh?, entonces pienso que no puede manchar el agua quien le pasa la lengua a las heridas del Señor, pueden creerlo o no, es problema de ustedes, yo les aclaro nomás. Uno le saca todas las crostitas y el otro le pasa la lengua.

Antes de pedir al Espíritu Santo para leer el Evangelio, no sé, creo que alguien quiere dar testimonio, no sé, me avisaron, no sé quién es… (habla una señora: bueno, yo quiero decir que yo sufría muy mucho del estómago, comía una galletita y me hacía mucho mal y bueno hace tres meses que yo solamente con tomar el agua, beber el agua del Señor y haber venido aquí, hoy puedo decir que mis medicamentos están guardados en mi cartera, no uso más un solo medicamento para mi estómago. Gracias Señor)…. (Habla otra señora: buenas tardes, yo vine acá por intermedio de mi sobrino cuando no saben por que, yo hacía por lo menos diez años tenía un riñón caído y me iban a punzar un oído. Gracias al Señor y a la mano del señor presente, gracias a Dios no uso más el corsé, no tomo más medicamentos para el riñón y el oído bueno escucho bien y no tengo ningún problema. Gracias)…. (Otra señora: buenas tardes, voy a contar algo tan grande, yo soy de Río IV, el domingo pasado cuando nosotros vinimos de Río IV vino una señora y me dice que la trajéramos nosotros acá a Posse porque tenía la hermana muriéndose, el doctor le dijo, la hermana tiene un infarto intestinal, es gravísimo eso. Entonces la saca de terapia intensiva, la llevan a una habitación y le dicen: mire, a los familiares, para qué la vamos a tener en terapia intensiva, tiene dos o tres horas de vida como mucho, entonces la ponemos en la pieza vayan despidiéndose de ella. Grave, el médico la pone en la habitación. La chica viene, nosotros vamos a Posse, y la chica dice: yo voy a ir a ahí y voy a buscar el milagro, vení le digo, vení. Cuando veníamos en el auto la chica me dice, vos sabés, estoy desesperada, mi hermana se está muriendo, le digo mira, yo te voy a decir una sola cosa, en el momento en que vos sobre el auto con nosotros para llevarte a Posse, porque la Virgen y Jesús quiere que vos vayas, tu hermana, cuando el médico, ya la ciencia dijo basta, está la mano de Dios, para Dios no hay nada imposible, no te olvides, no hay nada imposible, tené fe. Y empezamos a orar en el camino vinimos orando. Cuando empezamos a orar a mi el Espíritu Santo me dijo que en ese momento la chica se estaba muriendo, yo le dije a las chicas que estaba atrás, mis compañeras, le digo: mirá Bety, le hago señas, clamé al Señor, le pedí, no sé lo que le dije al Señor, se la puse en la presencia de Él y de la Madre. Bueno vinimos acá, estuvimos acá, oramos, nos fuimos a mi casa. A la 01:30 de la mañana me llama y me dice la chica, la hermana de la grave: dice vos sabés que mi hermana a las 15:00 de la tarde prácticamente se iba, dice inmediatamente dice: volvió a vivir, uy digo: Gloria a Dios, ya el Señor te hizo el milagro, quedate tranquila. Bueno, al otro día cuando el médico la ve a la chica el doctor empezó a gritar: milagro, milagro, no podría creer que la chica estuviera viva, si tenia dos horas de vida. Cuando yo al rato llego allá a orar, le pongo, yo tenia el trapito de que el Señor Artemio tiene de las espinas de Jesús, son totalmente curativas, Dios mío el milagro que hizo. Entonces yo le pongo entre medio de la mano de ella, y empiezo a orar por ella, ya el Señor había hecho el milagro, fue un cambio así, totalmente. Yo sentí cuando estaba con la chica que le puse el paño de las espinas de Jesús, de la sangre, yo me veo acá, donde esta la gruta, el agua sagrada y la veo a la Virgen y a Jesús que la tenían de la mano a la chica, entonces yo le dije: Señor, acá te traigo a tu hija, estaba tan grave pero vos ayer la devolviste a la vida Señor, le dije eso, inmediatamente la sentí que estábamos allá. Bueno, el médico entra, bueno vamos a empezar a canonizar, le pusieron aparatos, la chica no podía tragar nada, no comía nada, le pusimos agua de la Virgen y empezó a tragar el agua de la Virgen, fue tragar el agua de la Virgen, unas gotas, que el milagro fue ahí, una cosa pero de ver impresionante lo que pasa. Entonces le agarra le dice el médico: bueno, vamos a empezar a alimentarla, la cuestión es que la chica la llevaron a Buenos Aires en avión y le van a hacer un injerto de intestino que la habían opuesto para morir. Gloria a Dios, vengo tan contenta. Ahora voy a contar otro milagro hermoso que me paso esta mañana. Usted sabe que en el barrio mío, en la Parroquia y el curita que tenemos nosotros lo trasladaron y va a venir otro. Entonces el curita que se va dice para el curita que viene vamos a hacer empanadas, los invito a todos a comer empanadas para despedir, yo me voy y aceptar al que venía. Bueno, a las 09:00 empezamos para hacer las empanadas, dos mujeres me dicen que estaban ahí muy afligidas, vos sabés una cosa, de allá de Vicuña Maquena vienen como 200, acá hay más de 300, vos creés que acá hay carbonada para 8 docenas ¿van a alcanzar?, que el Padre se ha dado de pagar empanadas a todos como a quinientos, vamos a pasar un papelón dice, esto no alcanza, le digo: esperá un poquito, Dios va a prosperar. Entonces digo: Señor, le digo a la fuente de la carbonada, Señor le digo, prosperá esta carbonada para todos los que van a venir, cómo le vamos a dar de comer a tanta gente, Señor prospérala, le pido al Señor. Empezamos a armar las empanadas, usted sabe que no se bajaba la fuente, siempre llena, siempre llena, había huevo duro para ponerle, dice la chica: únicamente que le pongos más huevo que carne, no hace falta, dgjo vos dejás, el Señor bendijo los huevos, bendijo todo. De 8 docenas hicimos 19 docenas, no se terminaba más la carbonada, Señor le digo, paremos la mano, pará la mano ahora Señor, dejá que estas 24 últimas que quedan hacé que se termine la carbonada con estas 24 que nos queda, usted sabe que se terminó todo Don Artemio, la fuente limpia y la de los huevos también, ay Señor no lo podía creer, 19 docenas de empanadas)…. (Habla otra señora que da su testimonio: bueno, yo quiero contar algo que me pasó, soy de Canals, hace dos meses que estoy viniendo a este lugar hermoso y a mi me pasó algo que me invitó una señora amiga y me decía que viniera a este lugar y no estaba muy decidida a venir, entonces viene que yo estoy muy enferma, tengo muchas cosas, tomo muchos medicamentos, soy diabética y viene que cuando decido que me va a invitar la señora amiga, decido que voy a venir, entonces le confirmo el viaje a esta persona. Resulta que me dice: no vas a faltar, porque yo estaba indecisa. Pero viene que en la semana me pasa algo, que me aparece algo, abajo, el día jueves, yo no le di importancia, no le comenté a mi esposo ni a mi hijas, entonces al día viernes ya esto empezó a empeorar, entonces ya me di cuenta de que algo no estaba bien, al día sábado ya ni podía caminar, entonces le tengo que decir a mi esposo, a mi familia que es lo que me estaba pasando, entonces me dicen: mamá, mamá te vamos a llevar rápido al médico, dice vamos, vamos a la doctora, no le digo: yo quiero hacer este viaje, no querían que viniera ese día domingo para acá. Qué pasa, yo no podía más, yo el sábado a la noche me inyectaron para calmarme el dolor, tuve en cama mucho más temprano para calmarme y yo decía tengo que llegar a este lugar y tengo que llegar. Vengo el día domingo, entonces me acompaña mi hermana y llegamos a las 15:15 de la tarde pero yo venía dolorida, en la traffic tuve que venir de costado para poder venir, yo no daba más. Entonces estábamos aquí con la gente que venimos de Canals, entonces la señora que es la que organiza y lleva esa palabra diciendo: vamos a ese lugar, vamos a ese lugar, ella me llevó y me empezó a hacer tomar agua, vos tenes que encomendarle tu enfermedad y lo que vos tenes a la Virgen y tomar el agua esa. En todo eso el señor Artemio entraba a las 18, yo decía: no voy a aguantar de estar. Viene que en todo eso, yo tomé el agua y fui controlando, a las 17:15 salgo al patio y me siento en un asiento, no me di cuenta, me senté fuerte, o sea bien, entonces me abrazo a mi hermana y le digo: no sé lo que me pasa, siento algo raro, raro sentía en mi cuerpo, entonces empecé a llorar y sentí a las 17:15 de la tarde, sentí que estaba todo vacío en mi cuerpo, pero yo tenía algo terrible, enorme, que bueno, lo voy a decir, a veces me da un poquito pero, es el nervio uterino, que toda mujer tenemos del lado derecho o izquierdo, que a veces aparece o no aparece nunca y eso hay que operarlo sino se va con antibiótico, aparte yo soy diabética y yo me puse a pensar qué tendré, pero yo no sabía que era eso. Se me desapareció, la llamo a mi hija y le digo: hija no sabés lo que me está pasando, entonces ella me dice: tranquilízate mamá, tranqulizate, le digo: vos sabés y ella me decía: tranquilízate mamá, pero yo lloraba y lloraba de desesperación porque no podía creer lo que me estaba pasando, no entendía. Le digo a la persona que viajamos, le comenté a ella sola. Al día lunes yo me quería sacar la duda, entonces mi esposo me saca el turno con la ginecóloga y me atiende el día lunes temprano y le explico lo que tenía pero yo no le había dicho que había venido acá, y me dice: no hay nada Blanca, no hay nada, dice hubo lo que vos me explicas es tal nombre pero no está, cuando me dice: no hay nada, no hay nada, me dice: volvé dentro de una semana vamos a hacer otro chequeo y todo eso. Y que pasa, le dije yo a la doctora: algún día te voy a decir dónde estuve, y volví a hacerme el estudio, me salió todo bien, mi diabetes se ha normalizado, no podía andar en bicicleta, tengo un problema de columna, tengo dos enfermedades muy malas a los huesos, entonces me había comprado una bicicleta triciclo, hasta que no vine a este lugar, después que volví me animé a andar y hoy por hoy gracias a este lugar, a la Virgen, a Artemio, a esta agua sagrada, no hay nada, nada que se pueda hacer para agradecer y agradecer, ya son 4 veces que vengo y entonces ahora salgo a la mañana temprano, puedo bicicletear porque no movía mis piernas, todo, estaba con un problema muy grande. Por eso agradezco y agradezco a la Virgen y a él que es la bendición, porque yo sabés que me puse a pensar, le digo a todos: ¿por qué no supe antes de este lugar?, que lo supe hace dos meses nada más, yo decía: por qué no haber descubierto este lugar antes con tantas cosas que me vienen pasando en mi salud pero estoy feliz y yo creo que no hay nada, solamente llevar la palabra a otra persona, esta agua sagrada repartirla a la persona que no sabe y es lo que yo hago y le digo y hay mucha gente que no sabe, por eso yo agradezco y doy gracias a la Virgen a Jesús y a usted y a toda su gente que lo acompaña) . Le damos gracias al Señor por todo, ¿alguien quiere hablar?... (otro testimonio: nosotros somos de la ciudad de Bell Ville, quien le habla es Ana Lía y mi novio es Germán. Yo vine acá a la casa de la Madre y de Jesús en un estado muy malo, no me podía tener en pie, en una depresión muy, muy grande la que yo tenía y me trajo Germán, él hace más de un año que viene y yo hace ocho meses y lo conocimos s Artemio y de a poquito cada vez que yo venía me iba sintiendo mejor, mejor, mejor, hasta que al día de hoy me están sacando mucha medicación y conseguí trabajo, estoy mucho mejor y también le hemos pedido a Dios y a la Madre por el trabajo de mi novio y se lo ha concedido. Ella llegó a tomar mucha medicación y ahora está tomando la cuarta parte de lo que tomaba y los médicos no entienden su mejoría. Hoy venimos a agradecimiento de Jesús y a la Virgen por la ayuda que nos dio) .

Pedimos la presencia del Espíritu Santo para que nos haga tener el fervor necesario para leer la palabra del Señor, decimos así: ven, ven, ven, Espíritu Divino, ven, ven, ven, acércate a mí…. Hoy es el primer domingo de Cuaresma, el miércoles se acuerdan que tuvimos el miércoles de cenizas, hoy es primer
domingo y los Santos son Escolásticas y Silvano. Santa Escolástica, por si alguna es devoto de San Benito Abad, es la hermana de San Benito Santa Escolástica, el cuerpo de Santa Escolástica y San Benito, porque son del siglo V, cuatrocientos y pico, permanecían ocultos, no se sabían donde podían estar, porque los que tienen en todo el mundo es la orden benedictina, que en el país también hay, en Victoria, Entre Ríos, en Buenos Aires, en Tucumán, las hermanas de San Antonio de Arredondo y durante la última guerra bombardearon el monasterio de Monte Casino, entonces entre los escombros apareció el ataúd de San Benito y de Santa Escolástica, estaban enterrados al lado, hermanos, durante tanto siglos habían permanecido totalmente desconocidos el destino de los cuerpos de estos dos Santos. El Evangelio de este día es de Mateo, capítulo 4, versículo del 3 al 11: “se le acercó el tentador y le dijo: si eres el Hijo de Dios, ordena estas piedras, que estas piedras se conviertan en pan. Pero Jesús le respondió: dice la Escritura: el hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Después el diablo lo llevó a la Ciudad Santa y lo puso en la parte más alta de la muralla del Templo. Y le dijo: si eres Hijo de Dios, tírate de aquí, abajo. Pues la Escritura dice: Dios dará órdenes a sus Ángeles y te llevarán en sus manos para que tus pies no tropiecen en piedra alguna. Jesús replicó: dice también la Escritura: no tentarás al Señor, tu Dios. A continuación lo llevó el diablo a un monte muy alto y le mostró todas las naciones del mundo, con todas sus grandezas y maravillas. Y le dijo: te daré todo esto si te arrodillas y me adoras. Jesús le dijo: aléjate Satanás porque dice la Escritura: adorarás al Señor tu Dios y a Él solo servirás. Entonces lo dejó el diablo y se acercaron todos los Ángeles a servirle” . Esta es palabra del Señor, te damos gracias Señor.

Las tentaciones del Señor se ven fácilmente qué contenidos tienen ¿no?, pero tenemos aquí la presencia en el Evangelio de hoy la presencia del demonio, entonces hay más palabras para explicar esto, porque hay mucha gente que no cree en la existencia del demonio, directamente dicen que no existe, que son cuentos, bueno, cincuenta cosas ¿no?, pero lamentablemente se nota aquí en la Capilla y en todos lados adonde uno va, la presencia del demonio es muy fuerte en todos lados y a veces en la persona que más lo niega, más se nota en ellos la presencia del demonio; ustedes dirán: pero cómo, si el hombre es creado a imagen y semejanza de Dios, y entonces tenemos en cuenta que dentro de nosotros está la Santísima Trinidad, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, y ¿cómo es que a veces tenemos el demonio?. Ocurre que es cierto, somos Templo de la Trinidad pero cuando uno quiere hacer que el demonio entre en uno, entra muy fácilmente. Cuando uno tiene esos ataques de nervios, esas cosas que uno se enoja tanto y despotrica, insulta, cuando uno ofende a los demás, cuando el marido golpea con las manos o con palabras a su esposa o al revés ¿verdad?, son manifestaciones que el demonio está en nosotros, si el demonio no estuviera en nosotros sería muy distinta nuestra vida.

Por eso, es una cuestión de grados, algunos tienen muchos, otros no tanto, depende de cómo uno lo quiera dejar obrar en uno. Vos dirás: una persona que toma mucho ¿es por obra del demonio?, tal vez en un comienzo sí, pero también hay muchas cosas que aparecen en la persona que son fruto de la enfermedad, el alcohólico normalmente es un adicto, es decir el alcoholismo es una adicción, de todo hijo de alcohólico seguramente va a ser alcohólico también y los nietos y que se yo hasta que eso no se corta, está siempre ¿mmm?. Y a veces la adicción en los padres para algo hace que en los hijos también haya adicción pero a otro tipo de cosas.

Quiero decir esto, el padre puede ser adicto al alcohol y el hijo puede ser adicto a la velocidad, entonces no confundamos, no todo es obra del demonio, un montón de cosas son obras de nosotros que no hacemos las cosas como debiéramos, el demonio me tentó, pero el demonio no tienta, es porque a veces nosotros le damos el lugar ¿no?. Es decir, y tampoco atribuyamos todas las cosas malas que nos pasan al demonio, a veces es nuestra imperfección, nuestra ignorancia, nuestra falta de conocimiento que podemos tener ciertas cosas que uno dice: esto es del demonio, pero no, no, a veces no ¿mmm?.

Pero tengamos esto presente, en la medida que perdemos la serenidad, en la medida que nos enojamos injustamente porque a veces podemos enojarnos injustamente ¿no? si nos hacen algo que no debemos sufrir, bueno, en esos casos sí, pero cuando a veces uno es culpable de perder la paciencia o de querer hacer las cosas mal, no le achaquemos todo al demonio ¿mmm?.

Pero en la mayoría de los actos de nuestra vida hay una manifestación muy grande de él y lo interesante es que quien más lo niega, quien más lo niega es quien a veces quien más lo tiene, lo que pasa es que hay muchas formas de tener el demonio, por eso es que hay una obsesión, hay gente que dice tener y tiene un miedo pánico y no lo tiene o tiene muy poco, está la posesión, es el caso que ustedes a veces ven aquí en la Capilla, como ayer por ejemplo, que las persona gritaba, hace un montón de cosas extrañas ¿eh?, o bien también la infección demoníaca, hay gente que a veces, cuando ustedes dicen: sí, me visitó fulano de tal y me dejó la casa echa pelota, porque todo va mal, todas las cosas, esa gente tiene infección demoníaca, es decir hace daño a todos los lugares adonde va y no se le ve tanto, sí, es bueno, sí, sí, sí, pero después que se vaya de nuestra casa o durante, ha hecho un desorden total, se pelean sin ningún motivo, discuten sin ninguna necesidad ¿mmm?.

Entonces, no le hagamos el juego al demonio, es decir negándolo porque justamente quien más lo niega a veces es quien más lo tiene, tampoco es cuestión de obsesionarse con él, noo, hay muchas cosas que son defectos nuestros o que son enfermedades nuestras y no siempre eso que parecen estar poseídos es demoníaco, a veces son enfermedades, pero se distinguen muy fácilmente ¿eh?, las enfermedades, distintos tipos de enfermedades mentales ¿no es cierto?, por ejemplo, el solo hecho de mirar una imagen y taparse los ojos por no querer verla, normalmente es porque se tiene el demonio pero otras veces es una enfermedad que produce eso.

En general, siempre la presencia del demonio en nosotros, es una forma así de oponerse a todo lo santo, a todo lo bueno, a todo lo que es realmente que vale la pena ¿eh?, el ser injusto con los demás. Vamos a ser más claros, si yo tengo un montón de empleados o no tantos y les estoy pagando una miseria, en negro y que se yo, ahí el demonio está jugando su parte ¿verdad?, porque no hace falta que nadie me explique que si no puedo tener diez empleados tendré tres pero tendré que tenerlo en blanco y también hacer que tenga mutual, que tenga todo, es decir hasta en las pequeñas cosas de todos los días se ve ¿mmm?, se ve, se ve.
Además, hay otro problema que hay que tener en cuenta en todo esto ¿eh?, y es que muchas casas ¿eh?, en la cual vivimos, tienen los que los entendidos llaman: memoria, y pasó algo en la casa, o vivió alguna curandera o curandero, o bien hay enterrado algún aborto o algo por el estilo, o bien alguien que trabajó con magia negra o lo que sea y aunque después se fue y ahí no vive más sin embargo en esa casa se oyen ruidos, se mueven las cosas, crujen mucho los muebles y una serie de cosas por el estilo, se cambian las cosas de lugar, etc. ¿no?, y siempre eso va acompañado de una situación de miedo ¿eh?. Cuando hay algo que no es normal, es decir que es sobrenatural, si nos produce alegría entonces quedémonos contentos, si nos produce miedo es malo, como dice el Evangelio: “por las obras los conoceréis”, el Señor nunca puede hacernos hacer algo malo, si lo hacemos no es justamente el Señor que lo hace hacer ¿verdad?, y además si nosotros sabemos a veces arrepentirnos o lo que sea las cosas no buenas hechas, el Señor siempre está disponible para perdonarnos, porque no hay nadie que castigue para hacernos daño por las cosas que no hemos hecho bien ¿eh?.

Entonces, no jugar con le demonio, y de ¿qué forma no se juega con el demonio?, y no yendo del curandero por ejemplo, no me van a negar, por ejemplo, la mitad de los que están acá dentro alguna vez han pisado de curanderos, estoy segurísimo, vos decís: noo, pero si es una señora muy inocente, tira las cartas nada más, dale nomás con los inocentes, tal vez le esté haciendo el juego al del otro lado ¿eh?, estoy seguro, la mitad y más de los que estamos acá dentro ha ido alguna vez de algún curandero, además de sacarte la plata, te mete el demonio en la casa, ¿por qué?, porque ellos para cobrarte tienen que hacerte ir las cosas bien, ya, en forma inmediata y no saben que justamente el demonio se las cobra muy cara a las cosas que te da, si es que te da.

Por eso, con todas estas cosas el Evangelio vemos que hasta el mismo Jesús es tentado por el demonio ¿eh?, hasta el mismo Jesús, entonces no caigamos nosotros en esas cosas ¿eh?, no caigamos, hay gente que viene aquí a veces que está muy mal, pero ¿qué pasa?, se han pasado la vida de los curanderos, a lo mejor hay una santa mujer por ahí que tira el cuerito o cura el empacho pero eso es otra cosa ¿verdad?, pero no le hagamos el juego al demonio porque él cuando se mete en nosotros no hay quien lo saque. Por eso que los exorcistas son muy escasos, tal vez sobren los dedos de la mano para contar los exorcistas que hay en este país, sobran los dedos de las manos, porque muchos se las tiran de exorcistas pero de exorcistas no tienen nada ¿eh?, al contrario, el demonio se pone más gordo; y ustedes dirán: ¿y cómo se distingue todo esto?, lo que pasa es que uno por ejemplo llama al Sacerdote para que bendiga, sí, si está el demonio está bien que bendiga pero para sacarlo hay que tener un carisma del Espíritu Santo que se llama el poder de exorcizar, si no hay eso es inútil, es inútil, al contrario, el demonio juega y a veces se apodera también de personas que están muy cercas, dicen estar muy cerca de Dios pero no lo están.

Por eso, esa expresión del Evangelio: “por las obras los conoceréis”, ténganlo en cuenta, quien está con el bien hace obras buenas, quien está con el mal hace cosas malas, entonces no caigan en el juego fácil de aquél que te promete cualquier cosa a cambio de unos pesos que le das, no, unos cuántos pesos ¿no?, porque algunos se cotizan muy bien.

Ahora, entonces pensemos en todo esto, pensemos, y para, teniendo en cuenta el tema de este día, del demonio, vamos a hacer primero una bendición para expulsar el demonio de nuestras casas, como les dije recién: hay casas con memoria, hay casas en que tal vez hay enterrado algún chico abortado, tal vez hicieron trabajos raros, tal vez vivió alguna persona muy injusta, muy dañina, muy mala. Normalmente el demonio se lo identifica con el sexo, nada que ver, es decir qué es lo que más le preocupa al Señor, al Señor le preocupan las injusticias más que el sexo, que en todo caso es la respuesta que da: una persona asociada a otra que se deciden disfrutar de algo, pero allí no hay ningún acto de injusticia, salvo que sea una violación ¿verdad?, lo que al Señor le preocupa siempre son las injusticias, ¿qué quiere decir injusticias?, justicia quiere decir darle a cada uno lo que corresponde, si nosotros no le damos a los demás, si tratamos en forma diferente a la gente, es decir a nuestros hijos, tenemos con algunos preferencias y a otros no, si con la gente porque tiene un color de piel, o una raza, o un sexo lo hacemos distintos a los demás, ya entonces esas son cosas injustas.

Tengamos en cuenta, lo que más le preocupa al Señor, esto lo aprendí en trece años, en Marzo ya, de apariciones diarias de nuestro Señor, diarias, lo mismo que su Madre ¿eh?, entonces las injusticias, no vivamos en la injusticia. La injusticia es también tratar mal a una persona y mucho más cuando es esposo, esposa, o un hijo o lo que sea, eso no quiere decir que no tenga que ponerle límite a los chicos, claro que sí pero de ahí a que le dejemos hacer de todo hay mucha distancia ¿eh?.

Entonces, vamos a hacer una oración para, una liberación de vuestras casas, de todos los lugares donde ustedes frecuentan, de las personas que tienen a veces de vecinos o allegados, los que visitan vuestras casas, pueden ser muy santos pero a veces uno no conoce lo que está en el corazón del hombre.

Jesús entonces, en tu nombre Señor, te pedimos humildemente que te instales Señor en la casa de cada uno de los presentes y por supuesto de sus familiares, con toda tu fuerza y poder Señor, entrá a la casa de cada uno de nosotros por la puerta grande, es decir por donde entran los de importancia. Entrá Jesús, entrá, instálate allí Señor y desde ese lugar empezá a ordenar todo lo que en esa casa no está bien, cosas viejas, muy viejas. A todo esto Señor también saná la herencia porque por ahí hay alguna abuela o que se yo que fue medio bruja ¿no?, entonces saná también Señor la herencia de todo lo demoníaco que puede haber en nosotros ¿eh?.

Entonces, instalado en nuestra casa, vos Señor vas a hacer una limpieza general de todo lo malo, y yo creo Señor, que vos sos capaz de limpiar porque nadie tiene más poder que vos Jesús, junto al Padre y al Espíritu Santo, y no solamente eso sino te pedimos que guíes nuestros pasos, termines con todas las cosas malas. La mala racha, la mala suerte no son cosas que existen sino que hay problemas que uno hereda, porque todos somos libres y entonces no tiene por qué estar la mala suerte, oh estoy destinado…, nooo, no, para nada. Jesús entonces, mirá nuestra herencia, hasta la séptima generación, es decir siempre… (se dio vuelta la cinta) …, nuestra casa y quedate para siempre Señor, nos encanta y nos sentimos muy bien cuando vos ves que nos sentamos a la mesa a comer o nos vamos al dormitorio a dormir y hacer todo lo que se hace en el dormitorio, así de simple.

Mirá todo Señor, guía cada cosa, cada una de las tareas que realizamos Señor, miralas y guíalas, nosotros te ofrecemos nuestra libertad, te ofrecemos nuestra libertad para que usés de ella y guíes cada uno de nuestros pasos y los pasos de nuestros familiares, ya no tengamos miedo del que sale y vuelve tarde o el otro que llega no sé cuando, no, nada, porque está en manos del Señor para guiarlos.

Todo en tus manos Jesús, es lo mejor que nos puede pasar, pero no te limites Señor solamente a nuestra casa, sino también mira los lugares donde trabajamos, porque a veces puede que haya gente que dicen ser compañeros de trabajos pero son verdaderos demonios que nos amargan la vida o gente maldita que ya son malnacidas ¿no?, bueno liberanos también Señor de todo eso y como a veces los lugares no pueden santificarse, entonces Jesús, cubrinos a cada uno de nosotros y a todos los seres que amamos con una coraza de tu Preciosísima Sangre, para que eso nos cuide de todas las cosas malas que pueden atacarnos, cubiertos con tu Sangre Preciosísima Señor, nunca puede pasarnos algo malo y si hay alguna cosa que puede entorpecer nuestra vida, algo que nos pasa en la calle o en cualquier lugar, vos te vas a encargar Señor de que no sea de importancia, vos te vas a encargar Señor de que no logre eso destruirnos nunca, pero como también los otros son libres a veces nos hacen daño, más daño del que uno cree ¿eh?.

Entonces, pasa sanando y limpiando Señor nuestra casa, el lugar donde trabajamos, los lugares adonde concurrimos, puede ser el bar, la confitería o no sé, los lugares que podemos ir, pasá sanando y liberando todo Señor, en este día, primer domingo de Cuaresma. Pasá sanando todo Señor, limpieza general, pero no solamente Señor nuestras vidas y las vidas de las que amamos, sino mirá cada uno de los objetos que hay en nuestra casa, miralos a todos Señor, porque a veces los malditos nos regalan algo y con un regalo nos hacen porquerías, entonces mirá cada una de las cosas, desde el control remoto del televisor hasta la olla que hacemos la comida o no sé, o el lavarropas que nos asea.

Cada una de las cosas Señor limpiá todo, nosotros te proclamamos Señor dueño y Señor de nuestra vida y de todas las cosas que nos pertenecen, sea un pañuelo, sea un botón, sea un televisor, sea lo que sea Señor y además, toda la gente que concurre a nuestra casa: amigos, parientes, a veces los parientes son peor que los amigos ¿no?, a veces, no siempre, bueno, que vengan, no los vamos a echar pero vos cuidá que no puedan hacernos absolutamente nada, aunque pretendan hacernos mucho daño no lo van a conseguir, porque vos Jesús nos cuidás y repeles todas las porquerías que pueden hacernos.

Por nuestra parte Señor, vamos a ser lo suficientemente humildes como para aceptar tu poder sobre todas las cosas, junto al poder de tu Mamá, la Santísima Virgen, nada hay más importante que decir: Inmaculado Corazón de María, para que el demonio se ponga en fuga ¿eh?, en los momentos difíciles en que uno está tentado por que se yo, no sé, de cualquier cosa, Inmaculado Corazón de María, lo dijo la Madre. El decir Inmaculado Corazón de María recuerda todo el proceso de la creación y la acción maravillosa de Dios sobre el mundo y sobre todos los hombres, Inmaculado Corazón de María, y si tenemos tiempo: rogá por nosotros ¿eh?, y si tenemos tiempo: sed la salvación mía o de Juan o de Pedro, o de Santiago, es una costumbre que tiene que estar en nosotros muy arraigada, Inmaculado Corazón de María, sed la salvación mía, o ruega por nosotros, o ruega por Juancito, Pedrito, o que se yo, el que sea.

No se olviden de estas cosas, es tan simple, tan tremendamente simple y rápido ante cualquier cosa mala: Inmaculado Corazón de María, dice la Madre que cuando uno nombra a su Inmaculado Corazón, no se olviden que la que viene aquí es el Inmaculado Corazón de María, cuando uno dice: Inmaculado Corazón de María hay todo un coro de Ángeles que cantan alabanzas a la Virgen y al Señor por haber dicho esa expresión porque allí comienza la historia de la salvación del hombre, porque al ser ella Inmaculada y concebida por el Padre, allí se inicia la historia de la salvación del hombre, la venida de Jesús y luego el que paga todas nuestras deudas y nos abre las puertas del paraíso ¿eh?, Inmaculado Corazón de María, que rápido y qué fácil que es, pero hagámoslo con el corazón, no así como si dijéramos hoy es martes ¿no?, en serio, cualquier cosa que hagamos lo referente al Señor, hagámoslo en serio, sino más vale, como dice la Madre: cuántos Santuarios hay en América dedicados a Mi nombre pero ¿qué pasa?, mucha gente me alaba con la boca pero tienen el corazón en otra parte ¿eh?, no, no hagamos eso, si decimos: Señora, yo te amo, Inmaculado Corazón de María, sed mi salvación, digámoslo en serio, aunque sea la única oración que dijiste en el día.

Como es tan rápido de decir no hay ningún peligro de distraerse, porque en las distracciones es cuando se filtra el que te dije, no hay que tener tanto miedo tampoco, por favor, porque sino tenemos obsesión por eso, no, no, no, pero: oh Señor, cubrime con tu sangre, hay peligros, viene una vecina o un pariente que es realmente algo dañino, cubrí Jesús todo con tu Sangre Preciosísima y listo, dejá que vengan, a montones nomás, total el Señor sabe que hacer con ellos, no podrán hacer nada malo, cubrí Señor con tu Sangre Preciosísima.

Tengan en cuenta estas cosas, no se las olviden nunca, yo puedo desaparecer porque aquí hay mucha gente jovencita, yo puedo desaparecer algún día por supuesto, todos terminamos pero no se olviden nunca de estas cosas que les digo, que salen de los propios labios de la Madre y de Jesús, o decir: Jesús en vos confío, es tan fácil, es tan simple, un Padrenuestro hay que ponerse a rezarlo, es más largo pero decir: Jesús en vos confío, voy en el volante, o voy en un coche o voy caminando, cruzando la calle o me acuesto, que se yo, Jesús en vos confío.

Tengamos esas costumbres preciosas porque al Señor le

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)