Imprimir
PDF

Mensaje del 01 de Enero de 2007

Examina, que suene esta palabra en los espacios infinitos para que todos los hombres escuchen esta expresión.

Mensaje del 01 de Enero de 2007

Habla Artemio:

01 de Enero de 2007.

Dice Jesús:

Qué les parece Mis queridos si empezamos el año sin culpas, que les parece si empezamos el año pensando en que Dios no castiga, ya lo sabemos, sin leer las Epístolas de Santiago, la vida, los hombres nos castigan dirán tantos y además sería importante tener en cuenta que el verbo castigar no es la mejor forma de decir lo que el Señor hace con ustedes, atendiendo a la expresión, es examinar, entonces Dios no castiga, examina, qué es lo que hace el hombre.

Examina, que suene esta palabra en los espacios infinitos para que todos los hombres escuchen esta expresión.

Todo lo que hay en vuestra alma, todo lo que fueron depositándose, los acontecimientos a lo largo de los años dénmelo a Mí, Yo quiero quemarlos con el fuego de Mi amor.

A esta asamblea reunida les digo: no importa lo que hayan hecho, no importa, como le dije a Santa Faustina porque aquí sigo diciendo los Mensajes que le di a Santa Faustina, ya a ella le decía: mientras más está destruida y deteriorada el alma por las cosas hechas, que me lo ofrezca a Mí, mientras más olor nauseabundo tengan dénmelo a Mí que estoy ansioso de tenerlos en Mi Corazón y quemarles con Mi Misericordia todos esos olores nauseabundos que están almacenados en ustedes, así en vuestro ser, y que a veces salen a borbotones y no les deja vivir en paz, como si la memoria del mal estuviera aturdiéndolos continuamente.

No se puede vivir de esa manera, Dios es amor y si ustedes ven por ejemplo que en muchas expresiones del Antiguo Testamento se usa la palabra castigo, sépanlas interpretar, sepan interpretar aquello de que Mi Papá es la Ley, porque merece una interpretación adecuada porque sino haríamos ver a Mi Padre como un malhechor que está persiguiendo a todos para que purguen sus errores, por supuesto que Yo digo: si alguien les dijo esto, es decir en la ley del pueblo hebreo Yo les digo esto otro, es decir Yo no vine a destruir la ley sino vine a llenarla de amor.

Para todos Mi Papá es la Ley pero entiendan qué significa eso y entiendan en las circunstancias que fueron dichas, en las culturas que se incubó todo esto, por los motivos que había para decir y por la mucha o poca sabiduría que tenían los hombres. No les cambia un poco la perspectiva o un montón pensar que más que castigar Mi Padre, Yo y el Espíritu Santo examinamos, examinamos.

No se tomen de esas expresiones así literales, porque les hace daño, quieren mayor Misericordia en el Padre que enviar a su propio Hijo a la muerte para darle a ustedes la salvación y entonces al cambiar los tiempos y los hombres entendiendo más, entendiendo más. Si te dicen: golpea a tu enemigo, Yo te digo: no, perdónalo, si alguno te maltrata no le devuelvas mal por mal, ámalo.

Qué importante es ver las cosas de esta forma, qué importante es verlas así porque nos cambia la perspectiva de tanto, además la creación del hombre es la consecuencia de todo el amor de la Santísima Trinidad.

No piensen más en el castigo, piensen que Mi Padre, Yo y el Espíritu Santo los examinan para corregir las cosas que no están bien, las palabras mal dichas, los pensamientos mal orientados, los corazones no latiendo adecuadamente.

Por eso, la Trinidad es amor, la Trinidad es amor y Yo les estoy ofreciendo a todos los hombres en este primer día del año el amor obrando, Mi Misericordia y es también el Padre que la está ofreciendo y es también el Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero, tres personas distintas y un solo amor verdadero, ¿no es hermoso empezar este año 2007 así, clarificando algo que tal vez todos los días no entendemos del todo?, pero todo está en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. Yo estoy diciendo palabras, nada nuevo, no, no nuevo, estoy hablando para los hombres de este Tercer Milenio, en este año que hoy comienza y como dicen siempre en Mi Casa, aquí, y les seguiré hablando todos los días a que alcance vuestra vida y la vida de vuestros descendientes.

Todo esto Mis queridos es palabra de Dios, es palabra del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, para siempre, para siempre, por los siglos de los siglos, por los milenios y milenios, hasta la eternidad, hasta gozar todos juntos la Bienaventuranza Eterna, llenos de Gloria por la Luz del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)