Imprimir

Mensaje del 13 de Marzo de 2007

De mi se cuestionó mi doctrina, de mi se cuestionó cómo presentaba el mensaje Evangélico, de mi se cuestionó las formas de confesar y las palabras que decía y no solo que se cuestionó sino que me prohibieron durante tiempos hasta decir la Santa Misa o si lo hacía hacerla en privado, solamente como un pequeño asistente.
Mensaje del 13 de Marzo de 2007

Habla Artemio:

13.

Dice San Pío de Pietralcina:

Bueno, para saber cómo viven los hombres, cómo se manejan, qué objetivos tienen, qué se proponen, hasta dónde quieren llegar, qué es lo que quieren conseguir, tienen que ver mi biografía; pero la real no la escrita por algunos que hablan de un diez o un veinte por ciento de todo lo mío y disimulan con mucho cuidado toda la vida terrible que me hicieron pasar. No qué me hicieron sino yo diría: qué no me hicieron. De mi se cuestionó mi doctrina, de mi se cuestionó cómo presentaba el mensaje Evangélico, de mi se cuestionó las formas de confesar y las palabras que decía y no solo que se cuestionó sino que me prohibieron durante tiempos hasta decir la Santa Misa o si lo hacía hacerla en privado, solamente como un pequeño asistente.

Miren, si quieren tener una idea más o menos concreta sobre las formas sutiles y torpes de cómo se manejan tantas personas cuando están ante la presencia de fenómenos que no entienden y entonces apelan a la mala voluntad, porque no es otra cosa, y dicen las barbaridades más tremendas como si a los místicos, cualquier periodista de cuarta o de quinta pudiera hablar sobre él sin equivocarse, salvo que sea una inspiración del Espíritu Santo.

Todo lo que yo hice en la Tierra, no por todos, pero por muchos fui totalmente cuestionado, prohibido, amenazado y además de todo eso las palizas que me daba el demonio dos por tres; pero hay tantos que hoy todavía ni creen que existe el demonio y entonces el maligno hace con ellos todo lo que quiere porque como ellos no creen que exista, no creen que existe.

Yo te entiendo mi querido Artemio, yo te entiendo porque, porque pasé tantas cosas feas, ¿ustedes se pusieron a pensar cuánta obra más grande podría yo haber hecho si me hubieran dejado vivir en paz?, yo no discuto, ahora me hicieron una Iglesia maravillosa, donde todo es maravilloso y la cantidad de gente que cabe dentro, maravilloso todo y estoy infinitamente agradecido a todos, pero yo ya estoy en una tumba, ¿por qué no me dejaron ver siquiera un poquito en la Tierra de todas aquellas cosas que iban a hacer en mi recuerdo?.

Ese es el problema que tiene la Santa Madre Iglesia, nunca aceptan nada, cuando las personas ya están a un pie de la muerte o han muerto ¿mmm?, entonces se empiezan a considerar las cosas, pero la mayoría de las veces se las empieza a considerar de acuerdo a montones de motivaciones de acuerdo a quién hace las cosas… (se dio vuelta la cinta) ….

Oh mi Dios, mi querido, mi amor desde siempre y para siempre, no te digo nada pero fue tan dura mi vida, tan dura, pero todo por vos Señor, todo por vos.

Amén.