Imprimir
PDF

Oración del 14 de Enero de 2005

Entonces, todo aquello que está en nuestro cuerpo en este momento, que viene de nuestros antecesores, físicamente, psíquicamente o espiritualmente o como sea y realmente es un problema para nuestra salud en todos los órdenes, pasá sanando Señor, pasá sanando desde las más pequeñas a las grandes cosas Señor

Oración del 14 de Enero de 2005

Habla Artemio:

Voy a sentarme aquí porque como esto fue construido por pedidos de la Madre dice que Jesús, esta fuente y esta cascada, lo dije tantas veces pero como hay gente que se renueva tengo que decirlo de nuevo, esta cascada para ellos, para la Divinidad es una representación del cruce del Mar Rojo, o bien la peña de Horeb cuando Moisés la toca en el desierto y con ella se calma la sed de los judíos que iban hacia la Tierra prometida y por supuesto, el Bautismo de Jesús en el Río Jordán y además el agua siempre está en primer lugar, no solamente en la cultura cristiana sino también en las otras culturas ¿verdad? y teniendo en cuenta los Evangelios, el primer milagro que hace Jesús es convertir el agua en vino ¿mmm?, esa forma de transformar el agua en vino, es mucho más que eso porque representa el casamiento o matrimonio de Jesús con todos los hombres; es decir, las Bodas de Caná de Galilea tienen una lectura ¿mmm?: simplemente gente que no tiene más vino en una fiesta, una fiesta sin bebida se termina, entonces por indicaciones de María, la Madre de Jesús, Jesús convierte el agua en vino pero eso para nosotros representa la unión del Señor con la humanidad ¿mmm?, bien.

En esta sanación por supuesto se consideran todos los pedidos que hay a través de correo electrónico, a través de Internet, a través del teléfono, a través del correo normal y por supuesto para los que están presentes, para los que peregrinan a este lugar y también para aquellos que están relacionados con los que vienen aquí donde hay una relación de sangre y una relación de amor; es decir, cientos de miles son considerados en la sanación de todos los días ¿mmm?. Mientras uno oye el pequeño ruidito del agua al caer entre la piedras, que simboliza el Agua Viva que sale del Corazón del Señor y que dicho en términos corrientes es el Espíritu Santo, que es Dios también ¿mmm? y esto está representado a través de ese simple gotear del agua ¿mmm? como el Río de Agua Viva, bien.

En tu nombre Jesús, en este día de Enero, atendiendo el pedido de cientos de miles de personas, lejanas, no tan cercanas y cercanas y presentes, humildemente Señor atendiendo los Mensajes que vos nos diste, las directivas que nos impartiste, las cosas que nos expresaste, humildemente..., humildemente Señor las presentamos ante tu altar Jesús para que vos la consideres como una forma de manifestar tu Misericordia y solucionar todas las cosas que están en trance. Todo esto en el mientras tanto a medida que avanzamos a la Jerusalén Celestial, pero eso está lejano, el mientras tanto es este donde hay una necesidad tremenda que el Señor nos mire al rostro, así como nos miró en la panza de mamá y nos de todo lo que necesitamos para solucionar todo aquello que nos acontece, sean problemas materiales, físicos, psíquicos, espirituales; es decir, el hombre está situado en un lugar y fechado en un tiempo y en consecuencia vive, se nutre en ese tiempo y en ese lugar entonces nada de lo que hay en el mundo es indiferente al Señor, absolutamente nada, tan importante es sanar de una enfermedad como conseguir un trabajo, como liberarse de vecinos molestos o bien hacer que la Tierra se vuelva mas fecunda o el agua deje de ser un veneno para transformarse en vida.

Así estamos Señor en este día y todos los días a que alcance nuestra vida, con esta preocupación y ocupación constante para servir a todos los hombres Señor, sin distinciones de ninguna naturaleza, sin segregar a nadie, no mirando ni su raza, ni su religión, ni su condición social, ni su sexo ni su movilidad social, en una palabra, hacer Señor lo que vos nos dijiste que hiciéramos ya desde el comienzo: “les doy un mandamiento nuevo, que se amen unos a otros como Yo los he amado”. Dice que San Juan, que fue el último en escribir el Evangelio porque los otros se publicaron alrededor del 60 y el de San Juan alrededor del 95 del siglo I, entonces dice que Juan que era muy viejito le preguntaban siempre: ¿cuándo nos entrega el Evangelio terminado?, y él decía: ya, ya va a ser, ya, ya, hasta que un buen día cae en la cuenta de que todo el Evangelio podría resumirse en esta expresión: “ámense unos a otros como Yo los he amado”. Y si nosotros esto lo aplicamos a nivel personal, familiar, social, comunitario, nación, comunidad internacional, si esto se aplicara a rajatabla, a pie juntillas, veríamos nosotros que todo se transformaría y vos Señor fuiste muy, muy concreto porque hasta diste Mensajes aquí para el Presidente de los Estados Unidos, los que fueron muy bien recibidos pero no escuchados ¿mmm?, sobre todo lo más fuerte antes de la guerra de Irak. Es decir, vos Señor te has tomado las cosas muy a pecho y no hay nada ante lo cual permanecés indiferente. Vos dijiste que eso ocurrió a lo largo de todos los dos mil años de Cristianismo pero como siempre las Revelaciones fueron censuradas, de alguna manera, por un Superior, el otro Superior, el otro Superior ¿mmm?, pero ahora ocurre lo contrario, porque tu palabra Señor como vos decís sale de vos y a través de Locuciones Íntimas llega directamente al pueblo de Dios, cosa que no había ocurrido a través de los siglos, con mucho dolor para vos Señor, mucho dolor.

Es por eso que..., entonces te volvemos a decir Señor este día y todos los días a que alcance nuestra vida te apelaremos Señor con todo el amor que podemos darte y a la vez, teniendo en cuenta todo lo que vos nos amás Señor, es tan importante Señor esto, tanto que vos dijiste que todos los pecados del hombre podrían resumirse en uno: no creer en la Misericordia del Señor, no creer en todo lo que vos nos amás Señor y todo lo demás se desprendería de esto: desconocer Señor tu tremenda autoridad de amor y tu dación perpetua Señor a través del tiempo y el espacio y de todas las formas, en todas las dimensiones, en cada momento y a través de todos los tiempos. Sí Jesús, esa es nuestra realidad, estar sintiendo Señor que continuamente desciende sobre nosotros la superabundancia de tu Gracia Señor. Vos siempre fuiste muy generoso Jesús en los lugares donde apareciste a lo largo de los siglos y aquí también lo sos Señor, por eso cuando te pedimos lo que te pidamos Señor estamos esperanzados de que nos concederás aquello que nos preocupa y nos ocupa, como una consecuencia lógica Señor de que quien ama a alguien le da todo lo mejor de sí mismo y vos nos tuviste en cuenta desde el comienzo de los siglos porque ya estábamos en tu memoria Señor y cuando aparecimos en la panza de mamá nos llamaste por nuestro nombre, nos miraste a los ojos, nos pusiste un Espíritu de Luz para que nos cuidara para siempre, es decir, aún papá y mamá no se habían higienizado según vos Señor y ya estábamos viviendo nuestra vida personal en el vientre de mamá. Ahí comenzó una parte de nuestra historia Señor pero la otra parte de la historia fue hecha por nuestros antecesores, nuestros padres, abuelos y antepasados y en consecuencia todo aquello que se hizo en la línea familiar, es decir sanguínea uno hereda, hereda lo físico, lo psíquico y lo espiritual, lo cultural, lo racial y entonces ya no más Señor como decimos todos los días como una condición sinecuanun, es decir necesariamente te pedimos Señor que pases sanando todo aquello que hemos heredado en todos los niveles que te cité Señor. De nada valdría que sanaras Señor el momento presente si dejeras de lado todo lo que está antes, pasa sanando Señor, pasa sanando.

Luego Señor, si bien nosotros no teníamos conciencia que habíamos sido creados a imagen y semejanza tuya pero vos sí sabías eso Señor, es por eso que al ponernos un Espíritu de Luz que nos cuidara, el Ángel de la Guarda, corroborado tantas veces por montones de testimonios personales y otros, nos protegés Señor de todas las adversidades, de todas las cosas que ya en la panza de mamá nos fueron ocurriendo pero como siempre vos Señor tenés en cuenta nuestra total libertad entonces algunas cosas se escapan a vos, en el sentido de que no vulnerás nuestra libertad y en consecuencia tantas veces nos perjudicamos o perjudicamos incluso a aquellos que amamos porque vienen a mi mente en forma así de torrente ¿no es cierto? las distintas formas de agresiones que reciben las mujeres embarazadas, físicas, psíquicas y de las otras: culturales, raciales, ¿o es tan fácil ser un judío en el Oriente?, ¿o es tan fácil ser paquistaní en Londres?, ¿o es tan fácil ser un boliviano en Buenos Aires o un chileno en el Sur o un negro en cualquier lugar?, no es fácil Señor y sin embargo vos viniste para todos, vos has muerto en la cruz para todos, porque todos somos hermanos pero no vivimos como tales Señor entonces tenés que pasar sanando todas nuestras precariedades, todas nuestras deficiencias, todo aquello que vivimos soportando por estar dentro de una sociedad y de una comunidad, que la mayoría de las veces no está organizada ¿mmm?, pasa sanando Señor, es decir, si ante la mente humana están presentes tantos acontecimientos dolorosos y terribles cuantos más Señor ante tu mirada Jesús, ante tu mirada.

Por eso Señor, pero siempre respetando nuestra libertad, vos querés que uno te presente los problemas para darles una solución, bien. Entonces, todo aquello que está en nuestro cuerpo en este momento, que viene de nuestros antecesores, físicamente, psíquicamente o espiritualmente o como sea y realmente es un problema para nuestra salud en todos los órdenes, pasá sanando Señor, pasá sanando desde las más pequeñas a las grandes cosas Señor, porque los dolores Jesús son personales y así como alguien puede dolerle enormemente una enfermedad que para la ciencia es incurable o bien para alguien que tiene una uña encarnada o un granito detrás de la oreja o hemorroides o cualquier otra cosa Señor. Es decir, los problemas son de cada uno, no hay problemas chicos ni grandes, son de cada persona, entonces Señor como vos nos hiciste únicos, inéditos e irrepetibles, en consecuencia siempre tus métodos de sanación son distintos para cada uno, totalmente diferentes, a veces es el día para otro como hay gente presente que aquí le ha ocurrido, otras veces Señor vos nos hablás a través de los hombres, que puede ser el médico, el que nos da los remedios, el especialista y todo por el estilo, partiendo del principio aquél que vos más que hacer las cosas las hacés hacerse y esto nos asegura que el Señor siempre nos tiene en sus manos pero está necesitando de las manos y de todas nuestras partes para llegar a nuestros hermanos. Días atrás el Secretario de la Fundación tiene un problema muy grave ¿mmm?, eso ya se veía venir hace meses, bien, entonces la pericia de los especialistas hicieron que todo tuviera un final feliz. Entonces, podemos ver que así como en aquél tiempo en que vos llegaste y resucitaste a Lázaro para mayor Gloria de Dios normalmente ocurre que la intervención de otros hombres en nuestra vida hace también que vos lo aproveches para manifestar la mayor Gloria del Señor, porque si somos libres ¿verdad? vos no te entrometés en nuestras cosas sino que estás esperando que uno te las pida, incluso así hay que ver como uno te las pide, porque a veces estamos tan llenos de orgullos, tan llenos de cosas que te es difícil acercarte a nosotros Señor, tan llenos de soberbia, egoísmo, somos tan puente roto para los demás, con más razón para vos Señor, puente roto es que nadie nos puede pasar, bien.

Entonces Jesús, así desde lo más profundo Señor de nuestro corazón, liberado de todas las cosas que nos impiden acercarnos a vos te decimos con nuestra mejor humildad: Jesús de la Misericordia ten compasión de nosotros, Jesús de la Misericordia ten compasión de nosotros, sí Señor, compasión significa sentir juntos y eso es lo que te pedimos Señor, que sientas vos lo que nos pasa y vos lo hacés Señor porque mitad de tu naturaleza es humana y en consecuencia sabés cómo duelen las cosas, cómo uno reacciona ante las cosas o los acontecimientos. Si bien entendemos a la Santísima Trinidad como Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, siendo una sola persona pero sabemos que el Padre es totalmente Espíritu y el Espíritu Santo también pero vos Señor sos mitad Dios y mitad hombre, entonces eso te hace más accesible a nosotros, porque tu cuerpo siente lo que sentimos, tu piel sintió y siente el calor de los rayos del sol, de las inclemencias del tiempo, tus pies lo sabemos por experiencia casi cotidiana, cuántas veces están todos ajados con sangre Señor por caminar entre las piedras de las cosas no bien hechas en este mundo y también las piedras reales.

Por eso Jesús, tenemos tanta confianza en vos, tanta confianza Señor, que es decir: fiarnos juntos Señor, vos te fiás de nosotros en que comprendamos algo de todo lo que nos amás y nosotros nos fiamos de vos Señor, porque sabemos que cumplís todo lo que prometés. Esa es nuestra vida, esa es nuestra realidad, este es nuestro mundo, estas son las cosas cotidianas.

Pasa sanando Señor, mientras escucho las palabras estoy sintiendo dolores dentro de mí Señor, tres personas, digo algo nomás, les está doliendo fuertemente la cabeza en este momento, dos personas tienen problemas hepáticos, cinco problemas en la piel, bueno, nueve problemas circulatorios, especialmente en sus piernas, dos tienen llagas abiertas. Señor, sería de nunca acabar nombrándote lo que vos ya ves y no hablemos de las otras enfermedades y también hablemos de las enfermedades que fueron porque aquí hay gente presente que ya se ha sanado, me consta, pueden preguntar después quién de ustedes se sanó de los problemas que tenía, así es.

Toda esta tarde y todos los días a que alcance nuestra vida Señor estaríamos hablándote y presentándote nuestras dolencias, que nuestro corazón que es lo central en nuestro organismo pero también nuestros pulmones que oxigenan nuestra sangre con el oxígeno que fijan, o bien nuestro hígado que hace todo el metabolismo o la mayor parte por lo menos, o bien nuestro páncreas, que aquí hay cuatro, cinco que no tienen un buen funcionamiento de páncreas, tienen diabetes ¿mmm?, bien... (se dio vuelta la cinta) ... , nuestra vida psíquica pero especialmente la hipófisis que está en la base del cerebro, por eso cuando yo paso haciendo la imposición de manos si ustedes ven que yo toco el centro del entrecejo es porque estoy tratando de que el Señor re programe la hipófisis porque es la glándula que maneja todas las otras glándulas y todas el sistema nervioso central y periférico ¿mmm?. Entonces, ustedes dirán: y si yo tengo diabetes qué me importa la hipófisis, no, justamente, el páncreas obedece lo que la hipófisis le dice y dije en medio del entrecejo porque está justo en dirección la hipófisis en la base del cerebro, son cosas que todos los días me enseña el Señor porque Él podría hacerlo directamente, pero Él nos dice siempre: necesito las manos de los hombres, la palabra de los hombres, la sabiduría de los hombres, todo lo que es de los seres humanos, eso no quita su intervención directa pero como una consecuencia de nuestra libertad Él hace que nosotros decidamos colaborar en la extensión de su Reino que es el Reino del amor, de la salud, de la esperanza, de una vida tranquila, en paz, feliz.

Sí Señor, esto es lo que necesitamos de vos Señor, tomar conciencia todos los días de cuánto nos amás, cuánto nos ama tu Mamá Señor y por otra parte confiar en ese amor que vos nos tenés plenamente, totalmente o en la medida de nuestras posibilidades para que obres en nosotros cualquier tipo de milagro y si ustedes son receptivos, si humildemente se abren a la gracia del Señor sentirán en este momento como está penetrando dentro de ustedes, como se instala en vuestro corazón y de allí llega por los distintos conductos arteriales hasta los extremos del cuerpo para llevar la vida en abundancia, sientan eso dentro de ustedes porque el Señor lo está haciendo. No piensen: y sí, pero yo, tal vez, a lo mejor, quien sabe, conmigo no sé, si estás aquí pensá que el Señor por algo te trajo y en consecuencia todo lo tuyo se resuelve con la rapidez que vos quieras, en la medida en que vos te dispongas a escuchar al Señor y dejarlo entrar en vos para que siga viviendo en vos para siempre, porque Señor nosotros no queremos llamarte solamente cuando estamos necesitados, nosotros queremos que siempre vivas con nosotros, te instalas en nuestro corazón, hagas tu residencia en nuestro ser y así como acampaste en la pampa gringa con tu Mamá así también necesitamos que acampes en nuestro corazón y no te vayas nunca más, ¿para qué?, y Señor, somos creaturas tuyas, creados a tu imagen y semejanza, en consecuencia somos pequeños diositos, y en la medida que estemos en relación con vos podremos hacer todo para los demás y para nosotros mismos.

Quedarían aquellos que nunca terminan de sanarse, ¿y por qué nunca terminan de sanarse?, porque no hay una apertura suficiente, hay una creencia relativa, hay una forma de amar que es muy seca, no tiene valor ¿mmm?, no seamos muertos sin sepultura, sepamos abrirnos con generosidad para recibir al Señor que está tan ansioso de vivir en nosotros, tan ansioso, pero también tengamos presente que no podemos Señor desear tu presencia en nosotros como una forma de agregar algo en nuestra vida, nosotros tenemos que considerarte esencial como siempre dijimos: no me mueve mi Dios para quererte el Cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte, muéveme tu amor que aunque no hubiese Cielo yo te amara y aunque no hubiese infierno te temiera. No por lo que me das, no por los intereses que pueda tener sino yo te amo porque sos vos Señor, mi Padre, mi hermano, mi compañero, mi amigo, mi compinche, el que está conmigo en el trabajo, cuando disfruto de la comida o en la cama cuando descanso, cuando camino o cuando duermo, es lo mínimo de la relación entre un padre y un hijo, entre un amigo y otro, entre un compañero, entre un hermano.

Sí Jesús aquí estamos Señor en esta tarde y como decimos siempre y todas las tardes a que alcance nuestra vida para que nos escuches Señor, para que nos tengas en cuenta, vos siempre nos tenés en cuenta pero ocurre que nosotros tenemos que tomar conciencia que nos tenés en cuenta y no prometamos cosas si nos sanamos, no, porque eso es como un trueque, no, pidamos confiados y cuando recibimos las gracias todo dentro de ese clima de amor entonces agradezcamos y alabemos al Señor porque ha mostrado toda su grandeza y toda su Misericordia con nosotros. Dichoso aquél, bienaventurado aquél que sabe doblar sus rodillas aunque sea espiritualmente para decir: gracias Señor porque escuchaste mi palabra porque yo no sabía que me amabas tanto, yo no tenía conciencia de lo que es un Padre, un amigo, un hermano, con compañero y lo fui adquiriendo de a poco Señor y toda mi vida cambió, ya el sol brilla de otra manera, la luz me hace ver más y todas las cosas y yo entre ellas te cantamos himnos de alabanzas Señor porque es lo menos que podemos hacer ante la magnificencia de tu gracia y la grandeza de tu Misericordia Jesús.

Y ahora te lo decimos entonando: el Maestro de Galilea va pasando ya, el Maestro de Galilea va pasando ya, el Maestro de Galilea va pasando ya, el Maestro de Galilea va pasando ya. Déjalo que te toque, déjalo que te toque, déjalo que te toque y recibe su bendición. Déjalo que te toque, déjalo que te toque, déjalo que te toque y recibe su bendición. Ahora piensen que tienen que ofrecerle al Señor las fotografías que han traído, tienen que acordarse de las personas que aman y de las que no aman tanto y están enfermas y necesitan solucionar sus problemas, preséntenle todo al Señor, porque el Maestro de Galilea va sanando ya, el Maestro de Galilea va sanando ya, el Maestro de Galilea va sanando ya, el Maestro de Galilea va sanando ya. Déjalo que te sane, déjalo que te sane, déjalo que te sane y recibe su bendición. Déjalo que te sane, déjalo que te sane, déjalo que te sane y recibe su bendición. Tenemos que pensar también que las acciones del maligno o de los malignos pueden interferir en nuestra vida y en nuestras cosas, por eso pensemos en nuestra casa para que sea liberada de todo mal, los lugares de trabajo, las personas que se relacionan con nosotros, aquellos con los que convivimos, piensen en cada uno que necesita, el lugar donde vive, las cosas que hace, las personas que le rodean, piensen en todo, cuando decimos: el Maestro de Galilea liberando está, el Maestro de Galilea... (se corta la grabación) ... .

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)