Imprimir
PDF

Oracíón del 02 de Enero de 2005

Te quiero pedir Señor en este día, que así como sanás mi cuerpo de cualquier enfermedad física, así como llegás hasta los extremos de nuestro cuerpo para poner fin a nuestra enfermedad, así también Señor te pido que me cures para no ser egoísta, para no ser orgulloso.

Oración del 02 de Enero de 2005

Habla Artemio:

Después de esto, donde hemos ganado las Indulgencias Plenarias prometidas por el Señor ¿mmm?, pensamos sí, no solamente en nosotros sino en todos aquellos que amamos, estén cerca o estén lejos, se lleven bien con nosotros o no.

Por eso simplemente le decimos al Señor: he peregrinado Señor a este lugar para que me entiendas y me atiendas las cosas que no están en orden en mi vida, porque la falta de salud es desorden, entonces Señor necesito buena salud, enseñame en todo caso Señor qué debo hacer para estar sano o más sano, porque incluso hasta como se toma un remedio tiene que ver con nuestra salud, si ponemos una simple pastilla en la boca tenemos que estar convencidos que eso nos va a hacer bien ¿verdad?, es decir tenemos que corregir todos los pequeños actos de nuestra vida, ¿en qué sentido?; es decir, si nos sentamos a comer comamos en paz, no a los gritos ni peleando con nadie ¿mmm?, si tenemos comida que llevar a la boca pues bien mastiquemos bien la comida, no tanto como hacen los hindúes que no necesitan tragar de tanto que mastican bien la comida, si nos sentamos a distraernos con la televisión o escuchando música o con lo que sea tenemos que disfrutarlo, participar de aquello que estamos mirando con una actitud siempre muy santa que es: Señor, todo lo que mire que mis ojos lo bendigan, aunque sea una película de guerra ¿mmm?.

Es decir, nos falta vivir como cristianos en todas las horas del día, ¿y eso para qué?, ¿por qué es mejor hacerlo?, y sí, claro que es mejor pero, el problema está en que nosotros queremos ser felices, pues bien, también debemos hacer lo humanamente posible para ser felices. Si comemos, comamos en paz, hasta el simple hecho de masticar bien o tener pensamientos agradables cuando uno come, eso contribuye a nuestra salud, seleccionar los alimentos, si es que tenemos, como para no ingerir aquello que sabemos que nos hace daño, pero comamos simplemente como debe ser, entonces ninguna comida nos caerá pesada porque nuestra idea sobre algo que es malo o no ¿verdad? hace posible que eso sea así malo ¿mmm? y ustedes dirán: ¿en donde se basa uno para todo esto?, el Evangelio es muy claro cuando dice: “que hasta si tomáramos veneno de serpiente en nombre del Señor nada nos haría” ¿verdad?, pues bien, veneno de serpiente o cualquier veneno ¿no?, bien.

Entonces, tengamos una vida diría yo normal, para cada uno existe la normalidad pero tengamos una vida normal, si uno se acuesta a dormir dejemos de pensar en los problemas que tenemos porque sino entonces no podemos conciliar el sueño, ¿cuándo uno tiene que ingerir somníferos?, cuando uno lleva a la cama sus problemas, el reposo es reposo, pues bien reposemos para dormir ¿mmm?, cuando hay que comer comamos, cuando hay que descansar descansemos, cuando hay que distraernos tenemos que hacerlo. Entonces eso va ordenando nuestra vida, porque muchas veces le pedimos al Señor la salud de esto, lo otro, lo de más allá y no estamos creyendo lo que pedimos, por un lado, y por otra parte pedimos como porque si nomás porque: bueno, hay que pedir, pidamos, es decir, todo lo que hacemos en la vida, hasta el pensar en nuestra salud tiene que ser un acto consciente: quiero estar bien y si uno tiene algo que tiene que soportarlo pues bien, tendré que sacarle el provecho necesario a esto que me está pasando ¿mmm?. Entonces, no le pidamos a nadie aquello que tenemos que hacerlo nosotros mismos, ahí está el comienzo de toda sabiduría ¿mmm?, ¿qué es lo que nos conviene?, ¿con qué llenamos nuestra mente? ¿mmm?; a cualquiera que le dicen: comé vidrios molidos, dice: ah, no porque eso me corta todo el estómago y la boca, pues bien por qué ponés en tu mente tantos pensamientos horribles que no te van a dar paz y mucho menos cuando te vas a acostar que tenés que descanar para otro día ¿mmm?.

Señor, aquí nos encuentra este día y como todos los días a que alcance nuestra vida reflexionando delante tuyo sobre las cosas que a vos te gustan para que podamos ser felices. No podemos pedirte Señor algo que ni nosotros mismos nos hacemos bien, por eso Jesús, en lo más profundo de nuestro ser te decimos con mucho fervor, teniendo en cuenta todos nuestros defectos, nuestras precariedades, nuestros problemas: Jesús ten compasión de nosotros, todas las veces que sea necesario: Jesús ten compasión de nosotros, no solamente en algún momento sino siempre, si hay una tormenta terrible: Señor, ten compasión de nosotros, no pensar en cuánto me va a llevar la tormenta, es decir, pensar el otro lado, el positivo. Señor, ten compasión de nosotros ¿mmm? y así en todos los órdenes, si voy andando... (se dio vuelta la cinta) ..., hacer las cosas mal porque si me adelanto en una curva corro peligro yo y los demás y así con todas las cosas.

Tenemos que vivir como el Señor manda pero Él no lo manda porque es un mandón, Él lo manda para que seamos felices, nos sugiere, nos dice, nos está continuamente preparando para una vida mejor. Si vivimos enemistados Señor con nuestros hermanos ¿cómo van a ser nuestras noches?, terribles, pero si estamos en paz con todos y ellos no quieren la paz, no importa, yo se la doy de mi parte, no me puedo ir a acostar después de una pelea, no me puedo ponerme a hacer algo después de hacer todo lo contrario porque no funciona ¿mmm?. Entonces, cuando uno dice: Jesús ten compasión de nosotros, le está pidiendo sí que sienta como nosotros, pero al mismo tiempo que nos vaya haciendo ver todos aquellos defectos que tenemos, Señor, yo no puedo pensar en mi sanación si estoy haciendo sufrir a mi esposo o a mi esposa toda clase de injusticias, Señor yo no puedo pensar en un futuro feliz para mi hijo si lo estoy castigando por cualquier estupidez, yo no puedo pensar en el futuro de mi hijo si estoy dándole castigos superiores a las faltas que cometieron. Entonces, no deleguemos las cosas en los demás, mirémonos a nosotros mismos hasta que punto somos los culpables de tantas cosas que nos pasan, Señor y también por eso tené compasión de nosotros porque somos precarios, somos ignorantes, somos descuidados, somos tantas cosas Señor, como despistados, desorientados, desubicados, desordenados.

Jesús, este día y todos los días a que alcance nuestra vida estamos así delante tuyo y sintiéndonos dentro tuyo y a su vez, sentimos que estamos totalmente unidos Señor, que no sé dónde terminás vos y dónde comienzo y dónde termino yo y dónde comenzás vos. Sos mi Padre, sos mi hermano, mi amigo, mi compañero, entonces esa es la relación que tenemos que tener, no estás a lo lejos, estás aquí entre nosotros y necesitamos tomar conciencia Señor de todo eso, yo no puedo dejar para mañana si soy injusto con mi esposa, o con mi esposo, o con mis hijos, yo no puedo dejar para mañana si soy injusto con mis padres, tengo que resolver hoy ese problema, cambiar hoy. ¿Quien sufre Señor por culpa mía?, quién está sufriendo Señor por culpa mía, puede que alguno sufra porque tiene ganas de sufrir, ese es otro problema, pero me refiero cuando le hago pasar injusticias, y es tan fácil a veces dentro de la vida familiar que los esposos entre sí a veces parece que se dan todo el amor pero después no son justos entre ellos, el hombre hacer prevalecer algunas cosas y la mujer también y la comida de ese hogar es amarga, ¿por qué?, porque no hay respeto entre ellos, no hay respeto para con los hijos, chocamos dicen algunos, ¿y qué hacemos para no chocar?, ¿cómo hacemos para hablar ordenadamente sin chocar?, y aquí aparece algo que es fundamental en la vida: pedir perdón cuando uno se equivoca ¿no?.

Señor, así nos encontrás en esta tarde, en este día y todos los días a que alcance nuestra vida, para vivir realmente como personas bien, en paz, honestas, lejos de todo apariencia, sin figurar para nada, dejando de lado el orgullo, la soberbia, el ser puente roto que no nos traga nadie ¿mmm?, si no pensamos en esto Señor con qué cara nos presentamos a vos y te decimos: quiero ser feliz Señor, vos no decís nada, te callás y esperás, pero el drama de nuestra infelicidad es por nosotros mismos, no es por vos Señor. Te quiero pedir Señor en este día, que así como sanás mi cuerpo de cualquier enfermedad física, así como llegás hasta los extremos de nuestro cuerpo para poner fin a nuestra enfermedad, así también Señor te pido que me cures para no ser egoísta, para no ser orgulloso, para no creerme perfecto y pensar que tengo mis defectos y grandes y nada es si me los aguanto yo pero a veces me los tiene que aguantar otro. Vení a vivir en mí Señor porque yo quiero que vivas en mí, porque viviendo dentro de mí me vas a contagiar toda tu vida Santa, por eso Señor, quiero darte lugar en mi vida para que vengas a ella y no solamente me quiero acordar hoy de todos los problemas míos sino de todos los problemas y la salud de todos aquellos que yo amo Señor, incluso de aquellos que no me aman, de aquellos que nos persiguen, de aquellos que están pensando como caemos en algo para reprocharnos, te pedimos Señor y queremos amar a todos aquellos que tratan de destruirnos, que nos maldicen, que nos persiguen, que hacen en nuestros negocios competencia deshonesta, que buscan Señor andar por los caminos de la vida y también por las rutas de los países tratando de destruir al semejante, porque muchos hacen eso. Cuando uno sabe que se está durmiendo y no se para y descansa, aunque no quiera pero está queriendo lo mismo, destruir a los demás.

Por eso Señor, lo tuyo es una tremenda armonía Señor, es armonía que en los primeros tiempos imprimió tu Papá en toda la creación, nosotros queremos vivir dentro de esa armonía, queremos que pongas armonía en nuestro cuerpo para que estemos sanos, queremos que pongas armonía en nuestra alma para que seamos justos, amables, correctos y no hagamos sufrir a nadie las injusticias de nuestra forma de ser, queremos Señor poner punto final a todas las cosas que vienen del pasado, de los que vivieron antes que nosotros y nos están haciendo daño, que hoy se corte todo Señor, para que nuestra descendencia tenga que vivir bien, incluso Señor, no solamente a nivel personal sino a nivel comunidad, tratá de enseñarnos Señor, enseñanos cómo es la sana convivencia, enseñanos Señor cómo vivir y dejar vivir a los demás, enseñanos Señor, aunque somos burros y siempre nos tapamos los oídos ante tus palabras pero queremos ser buenos hijos tuyos, no porque a vos se te ocurra sino porque uno llegó a la conclusión de que debe ser así.

Pasa sanando Jesús, pasa sanando toda nuestra vida, la de nuestros antepasados y nuestra descendencia y ahora Jesús en tu nombre, con toda tu fuerza y poder, ordeno en tu nombre que todas las enfermedades que hay en nosotros y en todas las personas que amamos, a partir de este momento se retiren inmediatamente y empecemos a estar en orden, en paz y estemos sanos Señor, en tu nombre Señor, que todo lo malo se retire de nosotros. Además Señor, todas esas fuerzas dañinas que puede haber en nuestra casa por las personas que a veces nos visitan o aquellos que no nos quieren bien, desalojá todo Señor y entrá a vivir vos plenamente en nuestra casa, para que no entre nadie más Señor y después que tiren cosas en la vereda o donde sea, que si estás con nosotros ya nada tenemos que temer. En tu nombre Señor, todo en tu nombre, todo en tu nombre Jesús, todo en tu nombre y todos aquellos, nosotros o personas a las que amamos que están con problemas de opresión o lo que sea del demonio Señor, en tu nombre, que se retire todo lo malo que hay en cada uno, a todos los que amamos, a todos los que se relacionan con nosotros, con quienes trabajamos, todo, con aquellos que nos relacionamos, todo Señor, que desaparezca el demonio de todos Señor y de todos y de nosotros si es que hay algo de eso en nosotros, sí Jesús, sí Señor de la Misericordia.

Y ahora te vemos pasar entre nosotros Señor y humildemente te decimos, con toda nuestra fuerza, nuestra confianza, simplemente decimos Señor: el Maestro de Galilea va pasando ya, el Maestro de Galilea va pasando ya...

Se corta la grabación...................

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)