Imprimir
PDF

Oración del 01 de Enero de 2005

Pasa sanando Jesús, pasa sanando, que a partir de este instante, en nombre del Señor de la Misericordia, con la intercesión de Nuestra Madre, la Virgen, Mediadora de todas las Gracias.

Oración del 01 de Enero de 2005

Habla Artemio:

... gracias especiales descienden sobre nosotros de tal forma que ni por casualidad nos damos cuenta, ni por asomo de todo lo hermoso que es ¿mmm?.

Y ahora nos ponemos delante el Señor con todas nuestras fuerzas, con la fe que tenemos, que puede ser chiquita o enorme, nunca sabe uno la cantidad de fe que tiene, eso lo mide el Señor pero con toda sinceridad le decimos a Jesús: mirá Señor, a través de los años me ha ido de una manera en la vida, a veces bien, a veces mal, a veces mas o menos, pero en general Señor contabilizando todo, justamente, no son tantos los días felices que hemos vivido. Es cierto aquello que dice Señor que: se vive porque se olvida, ay que si no se olvidara, cómo soportar el peso de la pena acumulada.

Por eso, diariamente a veces sobrevivimos después de días que no son buenos, de momentos difíciles y a veces porque no estamos ni por casualidad conformes de cómo nos fue en la vida y no solo nosotros Señor sino también miramos esto que pasó, tanto sea en el Oriente o cerca y vemos que nos duele, nos duele mucho que el ser humano, cuando todavía es un proyecto que tiene que realizarse sea así tronchada su vida, nos duele, por supuesto que vos sacás la parte buena de todo y tu Misericordia alcanza para todo pero humanamente nos duele todas las cosas que pasan, sí Señor.

Por eso, no solamente te pedimos por nosotros Jesús sino también por todos aquellos que nosotros amamos y también porque..., por aquellos que no amamos tanto o por los que no conocemos ni nos conocen pero también por aquellos con los que convivimos, con los que compartimos diariamente cosas y el trabajo, con todos Señor. Es importante Señor cerrar el balance del día estando en paz con todos y si hay alguna bronca vieja por ahí acumulada, si hay por ahí un resentimiento, si hay una serie de cosas que son como basuritas en el ánimo, te lo ofrecemos Señor porque no nos gusta vivir con basuras en el ánimo, no nos gusta Señor pensar mal de nadie, no nos gusta que nuestra lengua haga daño a los demás y también te pedimos Señor que no tengas en cuenta todo aquello que hacen tantas personas que están un poco desviadas de lo que corresponde, de cómo corresponde vivir entre hombres y hacen cosas que no son buenas, ellos seguramente no tienen la culpa, pero uno tiene que pagar las consecuencias de esas cosas que ellos hacen.

Por eso Señor, hacenos vivir y dejar vivir a los demás, hacé posible Señor que amemos a nuestros hermanos, el bien a quienes nos persiguen, que siempre tengamos la valentía de devolver bien por mal, una sonrisa a quien nos clava un cuchillo. Sí Jesús, porque nosotros queremos ser tuyos Señor y para ser tuyos tenemos que ser diferentes, no queremos ser como el común de las personas, aunque los amamos, pero no nos gusta ni su lengua como hace daño, ni sus manos como trabajan en contra, ni su pensamiento que siempre está viendo como sacar provecho de los otros, los amamos a todos Señor pero líbranos Señor como decíamos en el Padre Nuestro de todos aquellos que se meten en nuestra vida para hacernos daño o para molestarnos de nuestra libertad. Que todos aquellos Señor que de alguna forma nosotros dependemos, los médicos, todos los que están en el tema de la salud, los que hacen medicamentos, todos aquellos que nos ofrecen sus alimentos todos los días Señor porque en su responsabilidad esté que a lo mejor uno se traiga a casa un alimento vencido ya y nos haga daño. Es decir, nadie es poco en cuanto a tener en cuenta para nuestra salud y nosotros Señor nos tomamos muy a pecho el problema de la salud siguiendo tus consejos porque para vos no hay que morirse de enfermedades sino morirse de viejo y pasar largos los cien años, ahora el que se quiere morir antes porque le gusta hacerlo bueno, también es libre pero tu propósito Señor es que vivamos muchos años porque vos no necesitás en la Tierra y a pesar de que gozaremos del otro lado de la Visión de la Divinidad por toda una eternidad pero tenemos que actuar sobre la Tierra con todo lo que corresponde a nuestra condición de seres humanos.

Sí Jesús, ayudanos a ser realmente personas respetables, gente que no hagamos mal a ninguno, personas en las que los demás puedan inspirarse como ejemplo, sea a nivel personal o a nivel familiar y sobre todo Señor aquellos parientes o relacionados que a veces nos quitan la tranquilidad, hacé Señor que desaparezca todo eso porque la vida no es tan tremendamente larga como para andar aguantando tantas cosas ¿no?. Jesús, este día y todos los días a que alcance nuestra vida, te decimos humildemente: Jesús, mirá nuestro pasado, tené en cuenta los meses que pasamos en la panza de mamá, tené en cuenta Señor cuando papá y mamá querían tenernos, si fuimos hijos deseados o no. Señor, todo lo que veas en papá y mamá y hacia atrás todas las generaciones que sean necesario y haya allí problemas que hoy heredamos nosotros de enfermedades de cualquier cosa, pasá sanando Jesús, porque hoy quiero irme de este lugar realmente con las Indulgencias rebozando dentro de mi ser, en el sentido de que quiero terminar con una vida que no me gusta, todas las cosas que me atormentan, fantasmas del pasado, cosas que no me hacen bien Señor.

Entonces, mirá mi pasado, nuestro pasado, mirá nuestra descendencia para hacer una limpieza general de todo aquello que no está bien, además Señor hacé posible también lo mismo en todas aquellas personas que amamos, que se sanen de sus enfermedades, de sus problemas, entonces Señor si, para dar un ejemplo, si un simple nacimiento un poco forzado ha hecho que nuestros huesos no estén tan bien y que ahora se manifiesten en dolores constantes en nuestra columna o en nuestras caderas o lo que sea ¿mmm?, si somos un fruto de todo lo que hemos pasado Señor entonces atacá al mal en su origen, tratá de limpiar todo aquello que no nos deja vivir bien. Sí Jesús, yo quiero que estés aliado constantemente a mi vida, a mis cosas, quiero que te metas totalmente entre mis cosas materiales para que me aconsejes siempre qué es lo mejor y especialmente en mi vida, en mi salud, en todo lo que sea mío Señor, yo quiero decirte hoy como dijo tu Mamá Señor un día: “he aquí la esclava del Señor, hágase en Mí según tu palabra”, sí Señor, eso quiero decirte hoy y yo te lo digo en nombre de todos los que están aquí presentes y te lo digo en nombre de todos aquellos que estas personas que están presentes aman y todos aquellos que vos consideres que es necesario Señor que yo te diga por ellos, sí Jesús.

Vos no hacés las cosas a medias, vos no te conformas con un poquito, cuando entrás en nuestra vida haces como decíamos: una arriada en montón, es decir de todas aquellas cosas que no nos vienen bien, que no nos convienen, que son los fantasmas que nos duelen, que los dolores viejos de los familiares que perdimos y que no podemos todavía superarlos, de las estafas en el amor que padecemos y padecimos, de todos los dolores que nos produjo el amar a los demás porque normalmente el amor no se entiende, el amor es un cazador solitario que anda, va y viene, se mete en todos los lugares pero, en general no es comprendido Señor, todos quieren encasillar y encajonar el amor en ciertos lugares, esquemas o lo que sea y todo lo que esté fuera de eso ya no funciona, ya no sirve, pero Señor por aquellos que están fuera del alcance nuestro, los que viven internados en Sanatorios y Hospitales, los que están dentro de las cárceles, nadie piensa en ellos Señor porque consideran que son malos y algunas cosas han realizado pero pobres de ellos también ¿no?, nadie se acuerda de ellos, nosotros sí Señor. Los que están en los Hospitales neuropsiquiátricos, de todos los chicos y personas infradotadas que hay en el mundo, de todos los viejos que padecen la pila de años sobre sus hombros y no son entendidos por nadie, nadie, nadie.

Señor, entrá en todos los lugares que creas conveniente para llevar todo esto que decimos estos días: paz y bienestar, Señor, demorate en los geriátricos, quedate un tiempo en los neuropsiquiátricos, entrá a las cárceles y dormí allí Señor, es una forma de decirte Jesús para que veas que triste es el sueño de aquellos que están presos y muchos para siempre, sí Jesús. Yo no podría mirarte ni pedirte Señor si no te estuviera pidiendo también por todos aquellos que están al margen, al margen de todo, tanto sea el que levanta cartones en la calle, aquellos que duermen en la calle, debajo de los puentes, en los caminos, aquellos que ya no tienen más alegrías ni esperanzas, aquellos que soportan un dolor enorme, aquellos que su vida se ha convertido en un infierno, aquellos que ya no tienen ganas que mañana amanezca porque ya no quieren seguir viviendo.

Señor entrá en todos los lugares, demorate todo lo que sea necesario, en cada lugar y en cada persona, entrá Señor por la puerta de adelante y por la puerta de atrás, sobre todo Señor tené en cuenta todos los que están al margen Señor, los que no son considerados por nadie, no solamente al margen de lo material Señor sino también de lo espiritual que es la mayoría. Tené en cuenta Señor las distintas razas en los países que viven y lo difícil que es ser judío, árabe o negro en algún lugar y también entre nosotros. Sí Señor, tu Misericordia debe alcanzar para todos Señor y eso es lo que vos dijiste siempre, pero Señor yo he peregrinado desde muy lejos para venir a este lugar, a tu Casa, vos me has dado ya las Indulgencias Plenarias, que es prometerme todo un tiempo de bonanza, sí.

Señor, quiero que sanes, me sanes de mis problemas y de mis enfermedades, sanes a mis parientes, para que todos tengamos una buena calidad de vida, en todos los órdenes, evitanos Señor aquellos que se meten en nuestra vida para hacernos daño, sacá de nuestra presencia a aquellos que nos hacen mal hasta que cambien y ya no sean tan dañinos para nosotros Señor, cuidá todo nuestro mundo, nuestra vida, enseñanos Señor que no es pequeño el mundo sino que es pequeña nuestra forma de mirar, nuestro mundo no termina en mi familia ni en mis relaciones más íntimas, el mundo está formado por todos los hombres que son mis hermanos y yo no puedo olvidarme de nadie Señor.

Pasa sanando Jesús, pasa sanando, que a partir de este instante, en nombre del Señor de la Misericordia, con la intercesión de Nuestra Madre, la Virgen, Mediadora de todas las Gracias, que tanto en nosotros como en todos aquellos que amamos, en este instante se terminen todas las enfermedades, más allá de que si nuestra fe es chiquita o es grande, Señor confiamos en tu Misericordia para que pongas fin a todos nuestros problemas y los problemas de todos aquellos que amamos, dale Señor, te lo pedimos con mucho fervor Señor, creemos plenamente en que vos nos vas a conceder aquello que te pedimos, más aún, ya sabemos que nos has concedido lo que te pedimos Señor, pasa sanando Jesús, pasa sanando.

Por eso te lo decimos con vos fuerte una vez más: el Maestro de Galilea va pasando ya, el Maestro de Galilea va pasando ya...

Se corta la grabación..............

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)