Imprimir
PDF

Mensaje del 06 de Febrero de 2004

¿Saben Mis queridos?, en el mismo momento en que papá y mamá los engendraban Yo ya estaba ahí mirando, les miré a los ojos, los llamé por vuestro nombre y les coloqué un Ángel para que los cuidara toda la vida y también por toda una eternidad y ese Ángel, así como los cuida a ustedes al mismo tiempo está adorando y alabando al Señor siempre.

Mensaje del 06 de Febrero de 2004

Habla Artemio:

Siempre las manifestaciones del Señor son a través de las Locuciones Íntimas, el Señor dice en nuestro interior y uno repite lo que Él dice y si ustedes atienden bien se van a dar cuenta que hay dos voces más que una ¿eh?.

Dice Jesús:

“Yo soy la Luz del mundo, quien me sigue no anda en tinieblas; Yo soy el pan bajado del Cielo, quien quiere alimentarse de Mí puede hacerlo”.

¿Saben Mis queridos?, en el mismo momento en que papá y mamá los engendraban Yo ya estaba ahí mirando, les miré a los ojos, los llamé por vuestro nombre y les coloqué un Ángel para que los cuidara toda la vida y también por toda una eternidad y ese Ángel, así como los cuida a ustedes al mismo tiempo está adorando y alabando al Señor siempre, en consecuencia piensen que aquél ser que los está siempre acompañando está también siempre alabando al Señor; es decir, que si ustedes quieren reconocer lo saben hasta que punto siempre están en presencia del Señor, porque el Ángel los está invocando siempre, porque es único el Ángel que ustedes tienen por toda una eternidad.

No les parece hermoso que mientras ustedes van y vienen, mientras ustedes ni se acuerdan, mientras ustedes están en cualquier cosa, Yo siempre estoy allí cerca, siempre cuidándolos, siempre queriendo estar en vuestro corazón, pero no puedo estarlo hasta que ustedes me lo permitan, no voy a entrar por la fuerza.
Sean siempre buenos, amables, sean cariñosos con vuestros padres, con vuestros hijos, con vuestras esposas o esposos, sean siempre buenos, como dice la palabra hoy de San Pablo: “sean buenos administradores de las cosas que Yo les estoy regalando continuamente”, alguno me dirá por ahí: y yo tengo muy poco por administrar, Yo le digo: mire bien, mirá bien Mi querido, Yo te di un montón de cosas para administrar, en tu vida y en lo que te toca hacer, entonces tenés que hacerlo bien, porque no es tan larga la vida sobre la Tierra, por más que vivan ciento cincuenta años como quiere Artemio o más pero pasan rápido los años y después hay toda una eternidad por delante, bien vale la pena ¿no? preocuparse por toda esa eternidad. Y además, lo importante para esa eternidad es desear con toda el alma ver a la Trinidad gozar de su presencia, estar siempre creyendo que eso durará eternamente.

Entonces no es difícil llegar delante del Padre, de Mí o del Espíritu Santo, porque si lo han deseado tanto, por eso muchos no, no van directamente, tienen que pasar por la oscuridad, y ¿por qué, por las cosas malas que hicieron?, puede ser, pero sobre todo porque no les importó gozar de la presencia del Señor, entonces casi que ni tienen ganas de ir.

Que no les pase a ustedes, ardan en deseos de ver a la Trinidad, porque es necesario arder en deseos de ser feliz, por todo el tiempo, por toda la eternidad, no piensen en el juicio final, cada juicio final es cuando ustedes cierran los ojos, vendrá un juicio final sí pero eso será al fin de los tiempos y para aquellos que estén vivos aún pero ustedes tendrán vuestro juicio ni bien cierren los ojos, pero no será nada terrible ni nada, sino simplemente contarme a Mi lo que Yo ya sé, pero me gusta que me lo cuenten, decirme por ejemplo: cuánto amaron sobre la Tierra, no a quién, ni cómo, ni de qué forma sino cuánto, es una cuestión de cantidad. Entonces ustedes no hagan mal los cálculos, sepan amar sin medida, porque les aseguro que les esperan cosas maravillosas.

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)