Imprimir

Mensaje del 05 de Febrero de 2004

Entonces ¿qué pasa todavía dentro de ustedes que no hubo una apertura lo suficientemente grande para dejarme entrar a Mí?, ¿qué cosas hay estancadas dentro de ustedes que no permiten que Yo entre del todo?, porque ustedes saben que: “si ustedes piden Yo les doy, si ustedes llaman a Mi puerta Yo abro”.

Mensaje del 05 de Febrero de 2004

Habla Artemio:

Hoy es 05 de Febrero de 2004.

Dice Jesús:

“Bienaventurados todos aquellos que me ven y en consecuencia creen que estoy aquí junto a Mi Mamá y a todos los Santos, pero más bienaventurados aún aquellos que no me ven y no ven a ningún Santo ni a Mi Madre, ningún Ángel ni nada y sin embargo creen que estoy aquí”.

Yo les preguntaría en este día, ya que han hablado de las Bodas de Caná de Galilea, Yo les preguntaría: ¿qué represento en la vida de ustedes?, esto no solamente va dirigido a ustedes los que están acá sino a todos los hombres del mundo porque saben que estos Mensajes llegan a todos lados, ¿qué soy para ustedes?, ¿qué represento en vuestras vidas?, desde siempre Mis queridos, Mi tarea, Mi trabajo, Mi acción es amarlos con todo lo que Mis fuerzas permiten, que es la fuerza del Señor. Me gustaría saber qué soy Yo en vuestras vidas, aunque lo sé pero vuelvo a preguntármelo, porque Mis queridos Yo quiero ser eficaz en vuestras vidas, ¿qué quiere decir esto?, quiero servir en vuestras vidas ¿mmm?. Nada mejor que estas palabras de hoy de las Bodas de Caná de Galilea para preguntarles esto: ¿soy eficaz en vuestras vidas?.

Ante se dijo: “¿por qué no termino de sanarme?”, bueno ahí está en parte lo que Yo les respondo, si aún no han terminado de sanarse es porque todavía no han recibido toda Mi Misericordia, todavía no han recibido todo el peso que tiene la Providencia sobre la vida del ser humano, entonces habrá que agotar los medios para saber: qué debo hacer yo para que Jesús sea eficaz en mi vida y mi vida no sea ni pesada, ni triste, ni dolorosa, ni terrible ni nada de eso, porque si en el Padrenuestro se dice: “hágase tu voluntad así en la Tierra como en el Cielo”, Mi voluntad Mis queridos es que ustedes sean felices.

Entonces ¿qué pasa todavía dentro de ustedes que no hubo una apertura lo suficientemente grande para dejarme entrar a Mí?, ¿qué cosas hay estancadas dentro de ustedes que no permiten que Yo entre del todo?, porque ustedes saben que: “si ustedes piden Yo les doy, si ustedes llaman a Mi puerta Yo abro”, entonces ¿qué es lo que pasa que no pude llegar totalmente a la profundidad del ser de cada uno para sanarle?.

Entonces Mis queridos, en la hora más serena de la noche pónganse a pensar: ¿qué tengo que hacer para terminar de sanarme?, porque el Señor quiere ser eficaz en mi vida, entonces yo tengo que terminar de sanarme, eso no quiere decir que nunca más me enferme o se me pasen todos los dolores, la vida sobre la Tierra es una lucha constante pero, Yo necesito ser eficaz en vuestras vidas, eficaz quiere decir: quiero servir, quiero que ustedes echen manos de Mí en cualquier momento, en cualquier circunstancia, que no tengan ni cinco de temor y ¿saben?, no se tiene temor…, no se tiene temor Mis queridos cuando uno ama mucho, el temor desaparece.

Ahora, está bien todo lo que me amás pero…, abrí tu corazón, Yo quiero amarte, entonces si tenés algo que todavía está allí medio como enquistado, como si se hubiera hecho un callito, como si tuvieras una costra ahí, a ver…, Yo te ayudo a sacarlo para que Yo pueda entrar plenamente en vos y terminar de sanarte, porque de eso tenes que estar seguro, que si Yo entro plenamente, así plenamente será tu felicidad. Porque una cosa es un Dios lejano y extraño que tiene un acceso difícil a mi y otra cosa es el Jesús que está aquí delante de mí y me está diciendo: a ver…¿qué puedo hacer por vos?, a ver…¿cómo puedo llegar a la profundidad de tu alma y limpiar todo aquello que te está molestando para ser plenamente feliz?, ¿no podes solo?, pedí ayuda, si tenés ganas andá delante del Sagrario y quedate allí el tiempo que sea necesario, no hace falta que reces ni nada, solamente mirame y Yo te miro y entonces todo aquello que está tan oculto dentro de vos sacalo, todo aquello que te molesta, que te pesa, me refiero a recuerdos feos, cicatrices que todavía no están del todo cerradas, dolores que no han sido superados, ¿no has perdonado lo suficiente aún?, tenés que perdonar, no es cuestión de que te vayas y te pongas como un felpudo delante de la persona, solamente perdoná a la distancia en tu corazón pero que no haya, que no haya dificultades en esto, no puedo entrar si vos no perdonas, Yo no puedo entrar si vos estás todavía lleno de resentimientos, Yo no puedo entrar si vos todavía odiás.

A ver…, hacé un esfuerzo, sacá todo eso que está dentro, te doy tiempo, esta noche, mañana, andá sacando, andá sacando, ya sé que te dolió, ya sé que te hizo mucho mal, ya sé todo, pero a esta altura sacalo, sacalo, porque Yo quiero entrar plenamente en vos y curarte de todo y haceme caso, no cuánto vos podes darme sino cuánto puedo darte Yo para que seas feliz. Quiero ser eficaz en tu vida, quiero ser alguien que está arriba y abajo, a derecha e izquierda, adelante y detrás, pero sobre todo en tu corazón ¿eh?.

Y algunos dirán: pero ¿por qué el Señor dice el corazón?, si el corazón no es nada más que una bomba que bombea sangre, bueno pero al corazón se lo identifica con todas las emociones y los sentimientos, pero si ustedes quieren les digo: todas las emociones y los sentimientos tienen en vuestro cerebro en un lugar que se llama el hipotálamo, allí está todo, pero uno identifica el corazón como el lugar de las emociones y los sentimientos ¿mmm?, por eso hablan del Inmaculado Corazón de María, hablan del Sagrado Corazón de Jesús identificando eso.

Por eso Yo les digo: quiero entrar a vuestros corazones, quiero quedarme para siempre en él, dale, abrilo, sacá lo que sobra de ahí, dale, no te hagas rogar, no podes resistirte a todo lo que te amo, cómo te vas a resistir a lo que te amo, tanto es, vamos, dale, cuando esta noche te quedes a solas empezá a limpiar: afuera resentimiento, afuera odios, afuera todo lo que me está molestando, envidias, el mal que me hicieron, las cosas que me dolieron tanto, má limpiá todo, dámelo a Mí, Yo lo voy a quemar con el fuego Mi amor, porque eso te está molestando y te está impidiendo ser feliz.

Dale, dale Mi querido, no dejés pasar hoy, no dejés pasar esta noche, Yo quiero amarte, Yo quiero amarte mucho y quiero que así como en las Bodas de Caná haya una boda entre tu alma y la Mía, dale.

Amén.