Imprimir
PDF

Mensaje del 10 de Enero de 2004

Bienaventurados o felices todos aquellos que creen que “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

Mensaje del 10 de Enero de 2004

Habla Artemio:

Hoy es 10 de Enero de 2004.

Dice Jesús:

Bienaventurados o felices todos aquellos que creen que “Yo soy el camino, la verdad y la vida”; bienaventurados porque en cada uno de los niños ven Mi rostro y más bienaventurados aún cuando los niños no están tan provistos de todo y sin embargo siguen viendo Mi rostro en ellos, más aún si todos no se hacen como uno de estos no podrán entrar a la Bienaventuranza Eterna.

Bienaventurados porque, pase lo que pase siempre se toma lo que ocurre como un fruto del amor; bienaventurados todos porque, este niño, acapara toda vuestra atención y todo vuestro afecto en este día, eso está significando Mis queridos que hoy están mucho más cerca de Mí que siempre, mucho más cerca de Mí que siempre y el llanto de un niño para Mí es una hermosa melodía. Felices ustedes todos porque, vuestra atención está dirigida especialmente, en este caso, a quien tiene más necesidades que otros.

Extiendan este amor Mis queridos, extiendan este amor a todos los niños de la Tierra que están en las mismas o en condiciones parecidas y además tengan un acto de pedido muy grande para que los Ministros de la Palabra se vuelvan conscientes y que le pidan al Señor, Mi Padre, a Mí o al Espíritu Santo, es decir la Trinidad que sane siempre todos los factores hereditarios. Yo lo dije hace ya muchos años aquí, si los Ministros de la Palabra se ocuparan en sanar la herencia de las personas, llegaría el momento en que ya no nacerían niños con problemas, pero muchas veces los Ministros de la Palabra están ocupados en otras cosas ¿mmm?, cosas que no me parecen esenciales muchas veces y es una pena.

Es una pena, pero rueguen para que tomen conciencia y puedan ser buenos instrumentos en las manos del Señor para que de una forma u otra… (se dio vuelta la cinta) … de sus hermanos, con todas las bendiciones de la Santísima Trinidad, les digo que los amo mucho, que los tengo siempre presente y que me den un lugar en vuestro corazón para permanecer siempre en él y nunca apartarme de ustedes.

Amén.

Habla Artemio:

Y todo esto continua de la única forma que puede continuar que es en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

No puede estar triste el corazón que alaba a Cristo…

Se corta la grabación.............

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)