Imprimir
PDF

Mensaje del 04 de Enero de 2005

El perdón no se puede negar, siempre y cuando el que ofendió lo haga sinceramente, por lo menos con la claridad mental o claridad de conciencia que tenga en ese momento. Mensaje del 04 de Enero de 2004

Habla Artemio:

Hoy es 04 de Enero de 2004, Año Santo, según dijo la Madre el día primero, por supuesto que dentro de las Revelaciones Privadas.

Dice Jesús:

He escuchado con mucha atención todo lo que ustedes hablaron y Yo les acerco
Mi palabra.

Hay tantas opiniones respecto a este tema, pero por supuesto que tiene que haber una directiva que el Espíritu Santo como Gran Comunicador dará en cada conciencia. Pensemos, los hombres se mueven en el mundo, cada uno con distintos intereses, cada uno dentro de su ambiente, en un tiempo determinado; es decir el hombre nunca puede independizarse de todo lo que le rodea, de la cultura de su tiempo y de otros tiempos y tampoco puede independizarse de su forma personal de ser, es decir su idiosincrasia y además es único, inédito e irrepetible, estoy diciendo todas cosas que la saben muy bien.

Ahora, en cuanto a esto que se referían sobre el perdón, en la parte que sigue de la Sagrada Escritura, justamente Pedro pregunta: ¿cuántas veces debemos perdonar Señor, siete veces?, no, setenta veces siete, es decir siempre. El perdón no se puede negar, siempre y cuando el que ofendió lo haga sinceramente, por lo menos con la claridad mental o claridad de conciencia que tenga en ese momento, vale esto para las relaciones de los hombres entre sí y vale también para las relaciones con el Señor.

Ahora, eso queda claro, aunque uno vuelva a cometer un error, pero en el momento que pide perdón debe ser consciente de que eso, al menos ese momento cree que no lo va a hacer más, vendrá después toda la problemática de pedir la gracia suficiente para hacer las cosas bien. Ahora, pero incluso atendiendo a todo lo que dijeron ustedes, la palabra bien, hacer las cosas bien, si el hombre es único, inédito e irrepetible, siempre las cosas bien tendrán el color, o la forma o el modo de la persona que las hace.

Entonces, no todas las acciones en todos los hombres están bien, o al menos puede considerarse bien o mal si no hay un grado de claridad de conciencia de lo que se está haciendo. Una persona puede prometer vivamente no cometer más algo determinado pero hay dentro de su cuerpo corriendo en su sangre alguna enfermedad determinada, o alguna tendencia determinada o algún factor hereditario, entonces se vuelve muy difícil desde afuera poder aconsejar en todos los casos, por supuesto que hay patrones comunes y que todos deben acercarse a eso que se supone está bien y se supone bien, pero no sean los hombres tan quisquillosos sobre todo aquellos que tienen la dirección de conciencias de querer legislar demasiado sobre las conciencias de sus semejantes porque pueden cometer serios errores y a veces irremediables.

Mis queridos, Yo les estoy hablando de una manera que es una consecuencia de casi diez años de Revelaciones, esto supone y supone bien que hay o por lo menos debe haber, una fe lo suficientemente adulta como para obrar de tal manera y resulta lógico, porque si después de diez años de recibir Revelaciones del Señor todavía se vive a tontas y a locas, es decir de cualquier forma, entonces quiere decir que Mi palabra no les llegó y ni les rozó si quiera. Pero tampoco abro juicio sobre eso, porque como dije antes cada uno tiene su idiosincrasia y si uno está enfermo o tiene otro problema, hay cosas que tal vez nunca las va a entender y si nunca las va a entender entonces tampoco nunca será culpable plenamente del error que comete.

Pero no, no se olviden de esto, sea para ustedes, sea para todos los hombres del mundo y sean para aquellos que hacen un juicio valorativo de estas Revelaciones, hoy o dentro de quinientos años, porque tienen que pensarlo, estas Revelaciones no son de cualquiera, son del Hijo de Dios y Dios mismo y en consecuencia quedarán en la historia y vuestros nombres también, y se sabrá de ustedes todo, porque al ser testigo de las Revelaciones, es decir ustedes pasan a ser personas prácticamente públicas, están como en una vidriera, entonces serán estudiadas vuestras vidas hasta en los últimos detalles y espero que sean estudiadas con la suficiente caridad para que nunca nadie se equivoque. Pero si se hace partiendo de la base de lo que dijiste antes respecto a la conciencia, entonces no hay posibilidad de equivocarse.

Ante las acciones de los hombres, como se dijo uno puede decir: me gusta o no me gusta, pero no puede decir: está mal o está bien, no, porque si alguien hizo algo se supone que siguió el dictado de su conciencia. Ahora, todos aquellos que no alcanzan a este nivel de madurez en cuanto a su fe, bueno tendrán que ponerse a trabajar seriamente, ¿y de qué forma se hace eso?, pidiendo al Espíritu Santo para que realmente les hable en vuestra conciencia y les diga las cosas.

Normalmente esto pasa Mis queridos, no dentro del ruido, dentro del alboroto, dentro de…, no, no, Mis queridos, esto pasa sobre todo cuando el hombre se recluye en su interior y allí en un mano a mano conmigo, resuelve las cosas, porque sino hay una doble vida, no se puede decir algo y hacer otra cosa porque lleva a una confusión tan grande que el ser humano ya no sabe donde hacer pie.

Entonces, teniendo en cuenta que el ser humano debe obrar de acuerdo a su conciencia, pues bien eso tiene que dar una visión tan amplia, tan considerada, con tanta amplitud que ante cualquier error humano que al menos parezca error humano ¿mmm?, se puede guardar silencio, o si uno no guarda silencio de acuerdo a la profesión que tenga porque alguien que escribe sobre los acontecimientos tiene que hablar, pues bien también tendrá que buscar en su conciencia para ver todas las motivaciones que hicieron que un hombre obrara de tal forma, entonces allí aparecerán enfermedades, aparecerán factores culturales, genéticos y de todo tipo, que tendrán que dar una explicación más o menos aproximada de lo que pasó, sino Mis queridos, la mejor actitud es guardar silencio. Aquél que ante algo que no entiende guarda silencio, nunca se equivoca, pero guardar silencio en el sentido no solamente exterior sino interior también, porque esto está incluido dentro de lo que llamamos el amor al hermano.

Si Yo les dije: "les doy un mandamiento nuevo, que se amen unos a otros como Yo los he amado", ¿y cómo Yo los he amado?, con toda Mi Misericordia y entonces si alguien no procede con Misericordia con el hermano, entonces en esto está fuera de consideración, ya no podremos tenerlo en cuenta, estamos hablando de una fe adulta Mis queridos ¿eh?.

Puede haber puntos de referencias distintos según las personas, su concepción de vida, etc., pero deben coincidir en lo esencial, sino…, todavía no se empezó el camino de la conversión. Si somos muy rápidos para hablar y opinar de las cosas, de las personas, de los acontecimientos del mundo, eso nos está revelando alguna anormalidad en nuestra vida ¿eh?, o el hombre está enfermo, o es ignorante, o no entendió, pero el problema no es que sea ignorante, enfermo o no entendió, el problema es que quiera llamarse seguidor Mío dentro de esas condiciones y eso no es posible ¿mmm?.

Por eso Mis queridos, vemos todo lo que pasa en el mundo, pero el Evangelio se los dice claro: "no todo el que dice: Señor, Señor entrará en el Reino", Yo creo que estoy siendo muy claro en las cosas que les digo. No es para decir: aléjense, no es para decir: quédense, no es para decir nada, es para invitarlos a una fe adulta, se sobrentiende Mis queridos que si me están escuchando desde hace casi diez años, en ustedes debe haber un progreso en cuanto a vuestra conversión sino siéntanse mal, porque tienen derecho asentirse mal, porque algo está funcionando muy mal dentro de ustedes. Si después de escuchar la palabra durante tanto tiempo se sigue así, entonces es necesario que cada uno tome medidas con su propia persona y viva una vida auténtica, bien definida, en la medida que su capacidad le permite, en la medida en que su mente esté a la altura de para entender, pero por lo menos no sea factor de perturbación ni de escándalo con los demás.

Yo quiero que ustedes tomen conciencia de lo que está pasando aquí Mis queridos, casi diez años es toda una vida y si Mi Mamá, siguiendo Mis palabras les dijo: el primero de Enero que comienza el Año Santo para ustedes, bueno es para ratificar aquello de no lo que ustedes hacen sino todo lo que ustedes pueden hacer, si Dios los guía, que hace cambiar fundamentalmente de posición porque..., acaso no dicen ustedes que si están en un ambiente donde existe cierto perfume o cierto olor, terminan impregnándose con él, pues bien están delante de Mí, se supone que me escuchan, alguno me verá, otro no, pero se supone que me escuchan.

Pero quiero aclarar algunas cosas que se dijeron antes sobre el perdón y que las dijiste vos justamente, Yo comprendo tu posición pero te digo también esto: no te manejes con prejuicios porque uno todos los días tiene que ir cambiando en muchas cosas, ¿a qué me refiero?, a lo que vos te referías antes no es a que no hubo perdón, sí lo hubo, pero queda flotando el dolor producido por las distintas formas de ser y de hacer de las personas, duele eso, pero nadie discute que se ha perdonado.

Lo diré con otras palabras, uno puede pensar que su madre le abandonó cuando tenía tantos años y uno consciente de los principios de los que estamos hablando, le perdonó totalmente a su madre, con toda la fuerza pero si quedan dolores como flotando en el acontecimiento no quiere decir que no hubo perdón, el perdón está, total, lo que queda es el dolor producido, que ya no es falta de perdón sino que es la situación humana como cuando ustedes se hieren en un golpe y les queda la cicatriz de por vida, perfecto el abandono de una madre por muy bien que se perdone deja cicatrices de por vida.

Yo estoy convencido que en el fondo todos conocen estas cosas pero como también decían ustedes a veces hace falta que uno recuerde algo como para estar más tranquilo porque uno siempre, el ser humano siempre se considera precario, limitado, entonces como decían antes hay necesidad a veces del asentimiento del otro o Mío para decir: está bien, seguimos. Es decir, no confundir cosas totalmente humanas con lo que podría ser una cosa grave como la falta de perdón, grave ¿por qué?, no porque Yo no haya dicho: todo perdonado, sino porque a veces la falta de perdón hacia uno mismo, hacia quien sea, puede ocasionar serias enfermedades y problemas gravísimos, cosa que no hace falta que aclare porque ustedes lo saben muy bien.

Pero, por hoy otra vez este consejo, manéjense con una fe adulta, no importa si los Ministros de la palabra que están cerca de ustedes les da la impresión, no saben que no se manejan con una fe adulta pero así como les dijo San Pablo y les dijo el Concilio Vaticano II: que ustedes tienen que mirar todo lo que ocurre a la Luz de vuestra conciencia, entonces aténganse a lo que vuestra conciencia les dice y adelante, no tengan ni miedo, ni temor ni nada, ¿por qué?, porque están escuchando Mi palabra y Mi palabra es la palabra del Señor.

Asi que no les quede dudas Mis queridos, sigan disfrutando de este Año Santo donde van a ver tantas cosas maravillosas, y acuérdense las palabras de Mi Mamá: "que hasta los corazones de piedra serán transformados en corazones de gelatina".

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)