Imprimir
PDF

Mensaje del 06 de Enero de 2003

No se olviden nunca, cuando hay algo que no se entiende o que hay que aclarar, se aclara, pero nunca debe disminuir ese amor que hay entre ustedes porque sino estamos hablando idiomas diferentes y Yo les digo: "ámense unos a otros como Yo los he amado".

Mensaje del 06 de Enero de 2003

Habla Artemio:

Hoy es 06 de Enero, la Epifanía del Señor.

Dice Jesús:

En verdad Yo estoy entre ustedes, vivo y todos ustedes están aquí en presencia de Mi y han oído la palabra, en consecuencia eso que les dije: "que se amen unos a otros como Yo los he amado", tiene que prevalecer, tiene que ser la base fundamental de vuestras relaciones.

No se olviden nunca, cuando hay algo que no se entiende o que hay que aclarar, se aclara, pero nunca debe disminuir ese amor que hay entre ustedes porque sino estamos hablando idiomas diferentes y Yo les digo: "ámense unos a otros como Yo los he amado". Ustedes han podido notar en el mensaje que le di a Artemio en donde estuvo haciendo retiros espirituales que ya voy hablar detenidamente sobre eso… les decía que no di mensajes allá referentes a esto, que hago en este lugar, aunque podría haberlo hecho pero no lo hice porque era necesario que hablara dentro del contexto del lugar, de la ubicación que tenía este hijo Mío, entonces eso que ustedes han leído, han escuchado al comienzo, les tiene que hacer quedar bien claro todo, si no lo entienden pidan luces al Espíritu Santo para que les haga entender.

Porque hay una realidad aunque no les parezca, pero ya no podemos decir: que hay miles de personas que miran este lugar, Yo diría que hay millones, entonces todos aquellos que miran… no falta tanto para que lleguen a este lugar. ¿Y qué debe encontrar aquí?, un solo cuerpo que todos, aunque a veces tengan formas de pensar cada uno en forma personal por supuesto, pero tiene que haber unidad en cuanto a todo lo que piensan de Mi Mamá y de Mi, porque los que llegarán conversará con cada de ustedes y tendrán que estar preparados, no tanto leyendo cosas, sino pidiendo mucho al Espíritu Santo para que les de esa Luz necesaria para ver todo con claridad.
¿Puede un ciego conducir a otro ciego?, noo, porque los dos van a caer en un pozo, entonces deben ser lúcidos; todos ustedes piensen, que al estar delante de Mi toda vuestra vida es diferente, todo es distinto, es hora que tomen conciencia plena de lo que es estar delante del Hijo de Dios, hay seres humanos que harían miles de kilómetros por estar un instante nada más aquí y ustedes que lo están tendrán que darle la importancia que tiene, no es porque Yo quiera darme importancia, sino por una razón muy obvia, soy el Hijo de Dios y Dios mismo que les está hablando, ya nada puede ser igual, todo es diferente.

Cuando en estos días Mi hijo estaba donde estaba y oía hablar a las personas, a veces se le cruzaba por la mente: y pensar que estas personas para tener un dato o una idea sobre algo tienen que consultar, leer libros, mirar la opinión de este o del otro; mientras que aquí la cuestión es directa, totalmente directa, me vean o no me vean, pero aquellos que dicen que no me ven ¿mmm? piensen un poquito, después de ocho años ¿cómo es posible que todavía no hablen en lenguas? ¿eh? y es tan simple y sencillo entonces, ¿cómo quieren ver Mi figura y todo lo Mío o Mi Mamá, o los Santos si todavía en ocho años no han pedido al Espíritu Santo con la intensidad necesaria para hablar en lenguas?, no es un reproche, es una realidad.

Entonces Mis queridos, estamos aquí juntos realmente juntos, o nos estamos realmente amando, porque daría la impresión de que algo está fallando. Yo les vuelvo a preguntar esto: ¿cómo han dejado pasar tanto tiempo, sin pedirle al Espíritu Santo que les de el don de lenguas?, que es el don esencial para la alabanza, quiere decir que ustedes entonces no hacen alabanza, por más que digan muchas cosas. Cuidado, porque muchas palabras pueden salir de la boca hacia fuera, pero no es lo que Yo quiero que es lo que reboza del corazón, entonces sean honestos con ustedes mismos, no pueden estar delante del Señor ¿verdad? si no se esfuerzan por vivir de acuerdo a lo que el Señor quiere, en este caso les pido algo tan simple como la alabanza en lenguas, si no se ensaya no se puede adquirir.

Creo que todos son los suficientemente adultos como para darse cuenta que
están en falta, porque si una persona que pasa por la calle y no viene aquí, bueno no le puedo Yo decir: convendría que alabes en lenguas, pero… a ustedes sí les digo: tienen que hacer un esfuerzo muy grande, muy grande y realmente ¿mmm? ponerse firme como el Profeta Jacob, cuando le obliga al Ángel que lo bendiga ¿mmm?, entonces me piden en serio o no me piden, si me piden en serio lo van a tener, tengan la plena seguridad. Sí, entonces traten de razonar, esto vale para ustedes y vale para el resto de la humanidad, si yo leo las Epístolas de San Pablo y el dice: de la necesidad de orar en lenguas para alabar al Señor, porque de la alabanza Mis queridos surge la adoración, entonces no me pueden decir que me adoran si no han aprendido a alabarme.

Tal vez en mucho tiempo he sido muy exigente con Mi gusanito pero ahora me parece que le sugiero a todos, Yo no los voy a controlar ni les pongo el plazo, pero tienen que avanzar en vuestra vida espiritual, tampoco comparemos pero hay personas que en dos meses de oración ya empiezan a alabar en lenguas, ¿qué les pasa a ustedes?, habrá necesidad de una actitud sincera, genuina, completa, no se llamen a engaño porque el maligno está a la expectativa siempre de todas las cosas. No me van a decir que tienen vergüenza de hablar en lenguas, de adorarme en lenguas, de alabarme y adorarme en lenguas. No quiero establecer prioridades sobre los carismas pero quien no me alaba, ¿realmente me está amando ó hay una confusión muy grande en su interior?, o nunca lo escucharon a Artemio, o el no los convenció, pero Mis queridos, cuando vengan de muy lejos a ver que pasa aquí, se encontrará con un grupo homogéneo que por lo menos tiene un carisma que es el carisma de alabar en lenguas.
No les digo Yo si no tienen esto tampoco tienen otra cosa, pero ustedes ya son bastante grandes para sacar sus conclusiones, si se alaba al Señor se lo adora, si se lo adora se le pueden pedir muchas cosas, muchas cosas y el Señor las concederá, pero el principio de todo es el amor muy grande y el amor muy grande empieza en la alabanza y sigue en la adoración.

Todas estas cosas no se pueden improvisar, les pido a ustedes y a todos los hombres de todas las latitudes, ¿no habrá necesidad de tomar más en serio la palabra del Señor?, Yo no les obligo a nada, les digo nada más que saquen vuestras propias conclusiones. No olviden que todo lo están haciendo para mayor gloria de Dios y mayor felicidad de ustedes.

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)