Imprimir
PDF

Mensaje del 19 de Enero de 2002

Cuando cierren los ojos y se encuentren conmigo, mi primera pregunta será ¿cuánto amaste?.

Mensaje del 19 de Enero de 2002

Dice Jesús:

Y en el principio era el Verbo y el Verbo era Dios y el Verbo estaba en Dios, vino a los hombres y no lo reconocen.

Yo camino el mundo, vivo golpeando corazones, la puerta de los hombres, pero son contados los que abren su puerta y me dejan entrar, El hombre está demasiado entretenido en su propia persona y como se siente centro de todo no puede aceptar que el Señor sea el centro de todo, pero Yo sigo pagando con Mi sangre diariamente todo lo que los hombres no hacen bien y lo seguiré haciendo hasta la consumación de los siglos, entonces vendré con gran poder y gloria a llamar a todos al juicio final, pero eso está tremendamente lejano.

Ahora no debe preocuparnos eso porque estamos en la Era de la Misericordia y Yo al golpear en cada corazón le ofrezco todo el amor, todo el perdón, toda la comprensión a cambio de nada, Si se tomara lo que ofrezco, podrían ser felices. Pero no se olviden que la felicidad no se da en forma individual, la felicidad se da de a dos o en grupos o más, el que piensa en la felicidad individual está equivocando el camino. Aquella vieja expresión, aunque no tan vieja, de que el hombre se salva en racimos, es cierto.

El hombre se salva con los demás hombres. No por hacer alguna actividad u obra, es decir para mí, me pongo en lugar del hombre, eso me da la bienaventuranza eterna. No. Lo logro en la medida en la que tengo en cuenta a mis hermanos, al prójimo.

Poco o mucho, según tenga en mis manos las posibilidades o no, pero siempre pensando en los otros, no por eso dejo de pensar en mí; estoy hablando así ubicándome en el lugar del hombre; al que le llega Mi Misericordia cuando tiene en cuenta a los demás. Y repito lo que ya saben, quien dice que ama a Dios y no ama a su hermano, no ama a nadie. Nunca pensar en la bienaventuranza como cosa personal.

Cuando cierren los ojos y se encuentren conmigo, mi primera pregunta será ¿cuánto amaste?. Yo no te preguntaré las formas, ni los modos, nada de eso ¿cuánto?, ¿cuánto?. Para el ojo común de las personas muchos amores no valen. ¿Cuándo consideran ustedes que el amor tiene valor dentro de las estructuras sociales en las que se mueven?. Serían contadas. El hombre parecería que hace su propia cosecha, diciendo cual es el amor que sirve o cual es el amor que alcanza para ganar la bienaventuranza.

Cuando Yo les digo " ámense unos a otros como Yo los he amado" involucra amar a todos, cuando digo a todos me refiero a todos, porque no podrán pensar en la salvación. Entonces todos aquellos que tienen desviaciones sexuales y que aman no podrían pensar en salvarse, aquellos que no están contemplados en las estructuras establecidas no podrían salvarse, todos los mendigos de amor, todos los que están al margen de la sociedad, que son las mayorías y no las ven, todos los que están al margen de las estructuras establecidas, pero sépanlo y entiéndanlo (lo dijo con mucha fuerza) para Mí valen todos los amores, todos los amores valen, ¿esto significa que se puede vivir de cualquier forma?. ¿Y quienes saben las intenciones de los hombres?. Solamente Yo las sé, entonces a cambiar los conceptos Mis queridos.

No se crean que cuando Yo pregunte ¿cuánto amaste?, solamente van a poder responder solo aquellos que tienen todo en regla según las estructuras en donde se mueven y en la cultura en donde viven. No . El amor de cada ser humano solamente Yo puedo medirlo y nadie más.

Sí, el hombre puede mirar de lejos y como hombre emitir algún juicio, pero ese juicio para Mí no tiene valor o si lo tiene es muy relativo ¡Yo soy el que va a establecer cuánto amó el hombre!, entonces ahí miraré todas las formas de amor, incluso las más rudimentarias, aquellas que no tienen ningún valor para los demás, pero para Mí sí, el que ve el corazón humano, esté donde esté, viva donde viva solamente Yo juzgaré, pero con una gran ventaja Mis queridos, que Yo Soy la Misericordia, ¿se han dado cuenta de esto todos aquellos que creen que están en la legalidad?. Y miran a los otros como parias, como programados para condenarse.

Van a ver más de una sorpresa cuando lleguen delante del Padre.

Cuando abran los ojos comprobarán todo lo que prometí como Señor de la Misericordia ¿vale todo entonces?. Lo que vale tengo que decirlo Yo. Ustedes amen a todos los hombres, ninguna discriminación, ninguna forma de favoritismos.

Yo les mandé que se amen unos a otros y punto. El resto corre por Mi cuenta y Mi cuenta es la Misericordia.

Hombre de todas las latitudes ¿no te parece extraordinariamente esperanzador lo que acabo de decir?.

Díganlo a los cuatro vientos, y aquellos que están instalados y creen vivir en la legalidad no sea que se encuentren con sorpresas el día de mañana, la legalidad en todo la establezco Yo.

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)