Imprimir
PDF

Mensaje del 21 de Octubre de 2001

¡Bienaventurado! Porque te animaste a decirme las cosas con todo el peso y la gravedad que corresponde.

Mensaje del 21 de Octubre de 2001

Están presentes Jesús, su Mamá, todos los santos que vienen siempre, los ángeles, y algunos familiares de los que están presentes en el Grupo de Oración.

¡Te escuchamos Señor!

Dice Jesús:

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida quien me sigue a mí no anda en tinieblas, está en la Luz.

Parece extraño, pero a pesar que vos no tenés libertad para hablar, porque siempre lo hace el Espíritu Santo, pero todo el énfasis que pusiste esta noche al hablar al Grupo, eso es tuyo y me encanta que lo hayas puesto. Los profetas dicen lo que hay que hacer, pero antes lo que hay que creer….

¡Bienaventurado! Porque te animaste a decirme las cosas con todo el peso y la gravedad que corresponde. No es fácil entenderlo salvo que uno se adentre en la Misericordia del Señor… ¿qué lo que no es fácil de entender? que el mundo tiemble cuando habla un hombre, cuando a ese hombre Dios le dio la fuerza para hablar. Acaso no lo dice la Sagrada Escritura: "Nadie puede detener a un pueblo o a un hombre, cuando Dios le dio la fuerza para caminar". Toda esta noche estuvo armada, pero no consideres la cruz tan pesada porque debes confiar en mi Misericordia. Mientras un hombre no tiene pan para poner en la boca, Mi Misericordia hace que no sienta hambre. Si yo no tuviera ese poder no sería el Hijo de Dios, por eso es necesario preocuparse por todo pero no amargarse por todo (recuerden que hablo a través de Artemio pero lo hago para todos, además deben saber que este Mensaje es de ahora, la Tercera etapa y que hay varios años de Mensajes que aún no se conocen y se hará oportunamente) porque de otra forma es no entender Mi Misericordia.

No dije muchas veces lo que mi Madre expresó "Mi hijo y yo estamos cansados de caminar entre las flores que nacen de la boca de los muertos, aquellos que esperaron una liberación que no les llegó de ninguna parte" y yo contesté: Mi Misericordia alcanza para todo. Eso es lo que hay que gritar a los cuatro vientos, ante las cosas más difíciles y terribles... allí está Mi Misericordia para solucionarlo. El hambre muchos la padecen y Mi Misericordia lo soluciona …

El agua inunda los campos… Mi Misericordia lo soluciona… Tienen que enterarse todos los hombres, y ahora los medios están para ello… que si Mi Misericordia no alcanza para todo, todavía no entendieron nada. No les queda otro medio, mis queridos, ¿esto suena a amenaza? No… cuando uno le propone al hombre el amor, le está proponiendo algo maravilloso, pero también le está proponiendo que haga un gran giro en su corazón. Mientras el hombre no comprenda esto, no hay solución. Yo nunca les daré una respuesta negativa, seguiré diciendo como le dije a Santa Faustina: "Entre Mi Padre que es la Luz y el hombre, estoy Yo que soy la Misericordia" y para todos aquellos que se atribuyen Mensajes dados por Mí no deben creerlos porque los últimos mensajes que di lo hice a Santa Faustina y luego los continúo acá a través de mi hijo Artemio, les guste o no les guste; la jerarquía lo tenga en cuenta o no, los demás se hagan los sordos o escuchen ¡esta es la verdad!.

Más vale que las escuchen porque nadie que sea responsable puede negarse a escuchar un mensaje de amor, nadie… solamente los enfermos que no pueden discernir… el Amor lo soluciona todo, así que quien no entiende esto considérese enfermo… ¿enfermo de qué? de orgullo, soberbia, ignorancia, avaricia y todos aquellos estados de alma que derivan del egoísmo, odio o intolerancia. ¿Si el hombre fuera tolerante habría en el mundo algún tipo de segregación? ¡Respóndanme hombres de todas las latitudes! Si en tu corazón el odio, la intolerancia, la ausencia total de humildad te ha llevado a estados deplorables en los cuales ni vos mismo te aguantás. ¡Hombre de todas las latitudes, entérense que el Señor Jesús les trae la Misericordia! Deben saber que hay en el mundo más de cuatro mil millones de hombres que aún no han escuchado la belleza del Evangelio y Ustedes tienen que ser mis Misioneros ¿hace falta partir para lejanas tierras? No. Desde tu casa, así como Teresita de Lisieux desde el convento carmelita, podés ser un gran misionero, ella es Patrona de las Misiones y no se movió nunca del convento de Lisieux. ¡Entiéndanlo, hombres de todas las latitudes… no les queda otra alternativa! (dicho con toda Mi Misericordia) que un acto de adoración o el suicidio. Pero para tener un acto de adoración mis queridos, hay que abrir las puertas del corazón a la humildad, que es la madre de todas las virtudes y si esto no lo hacen por convencimiento, háganlo por conveniencia por lo menos. Pueden llamar a esto como quieran, Yo lo llamo toda la cosmovisión de la Misericordia a la que el mundo todavía no despertó, salvo excepciones.

Vuelvo a decirles lo del comienzo, Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida … quien me sigue no anda en la oscuridad, no anda en tinieblas. Quién me sigue el sol sale para él …

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)