Imprimir
PDF

Mensaje del 20 de Agosto de 2001

Te faltaba un carisma, poder hablar con las almas del Purgatorio. Es decir no me gusta usar esa palabra, hablar con las almas que aún todavía no están en la luz. Hoy vas a poder.

Mensaje del 20 de Agosto de 2001

Habla Artemio:

El Espíritu Santo dice...

Hoy es 20 de Agosto.

Dice el Espíritu Santo:

Cantemos al amor de los amores, cantemos al Señor, Dios esta aquí, venid adoradores adoremos al Cristo Redentor. Gloria Cristo Jesús, cielos y tierras bendecid al Señor. Honor y gloria eterna. (canto en lengua).

Artemio habla en lenguas..........

Habla Artemio:

El Espíritu Santo ha tomado mi voz y ha dicho : Las oraciones que hiciste después de doce entre otras cosas para sacar almas del Purgatorio, es decir, hacer que los que todavía están puedan ver la luz del Padre.

Entonces la escena que yo estoy viendo es la siguiente:

Se ha perdido esa pared, es decir no hay paredes acá, no hay paredes, y están en un prado, parece que es primavera, está Jesús paseando, está la Virgen, los Santo, legiones de Ángeles cantan, hay un regocijo muy especial y Jesús y María se acercan a este lugar, dos metros de mi más o menos, donde hay una escalera que baja y un valle enorme lleno de hombres con el rostro color naranja.

Jesús me dice :

Te faltaba un carisma, poder hablar con las almas del Purgatorio. Es decir no me gusta usar esa palabra, hablar con las almas que aún todavía no están en la luz. Hoy vas a poder. Te adelanto que no agrego ninguna corona de rosas a tu frente, ni esparzo por el aire suaves perfumes, ni los Ángeles con sus instrumentos van a entonar melodías preciosas; cuando algunas almas te hablen vas a sentir mucho dolor. (Se escucha un ruido). Es decir, a toda tu, (se repite el mismo ruido), cadena de dolores hoy se agrega uno más, poder conversar con las almas que están en la oscuridad. (Se repiten los ruidos). Como le molesta a uno que yo sé ¿no? por eso quiere distraernos.

Habla Artemio:

Los rostros anaranjados van tomando forma, algunos todavía los veo anaranjados pero otros ya los veo con su rostro bien marcado. Se acerca Jesús y María allí, al pie de la escalera de mármol blanco donde van subiendo personas, almas serán pero yo veo personas, y Jesús les da la mano y María también, se agrega el Arcángel San Miguel. Las personas que van saliendo, hasta ahora no conozco ninguna, pero pasan por aquí adelante con una cara de alegría y de gozo que no pueden darse una idea; hay personas de muchos Siglos atrás, lo digo por sus ropas. Hay gente de todos los colores y por su forma de estar de las más diversas condiciones sociales que al tomar la mano de Jesús y de María y del Arcángel Miguel se transforman en todos iguales.

Estoy ahora viendo y escuchando un alma pero no voy a decir su nombre por caridad. Siguen saliendo, siguen saliendo, Jesús, María y el Arcángel le dan la mano al subir las escaleras y pasan por acá como apurados, como si pasando la esquina de la habitación empezaran ya a ver la Luz del Señor. Es hermosa la escena, es hermosa por el agradecimiento que se ve en esas personas. Cuántas habrán salido ya, no puedo calcular porque pasan muy rápidamente, tienen el cuerpo pero son espíritu, es decir materia traslúcida.

Voy a describir un poquito lo que es la oscuridad en las que están las almas. Para entenderlo hay que saber que la persona y su alma especialmente digamos, fueron creadas para el Señor entonces cuando el alma o espíritu se desprende del cuerpo, que aquí conservan todavía para tener alguna identidad ¿no es cierto?, cuando se desprenden del cuerpo, como son espíritu puro todo quiere plenificarse, no se si me explico. Entonces lo que más desea un alma que es espíritu puro es ver al espíritu puro por excelencia que es el Señor. Entonces allí esta la tortura.

Veo en esa escalera así que baja, tantas personas de rodillas implorando, dicen por ejemplo: esta al alcance de ustedes hacer que nuestro espíritu vea la luz, si los hombres supieran que con tan poquito podrían llevarnos a la Luz del Padre. Hay personas aquí que hace Siglos y Siglos que están por eso en los ruegos, acuérdense de las que están más necesitadas, de las más pequeñitas. Están de rodillas e imploran llorando atrozmente que se les tienda la mano.

Jesús y María siguen tendiendo la mano a los que ya pueden salir, lo mismo el Arcángel, pero el resto no, tampoco extienden la mano para que el Señor se la tome, no, levantan las manos implorando. Ya no veo rostros naranjas, ya veo personas con su cara real y eso es lo que me está haciendo doler en este momento porque veo algunos conocidos, más que conocidos; pero ninguno insulta a nadie, ninguno dice palabras feas porque el que está allí de alguna manera ya está salvado, falta ver la Luz eterna del Padre y lo que hacen es implorar. Por ejemplo una de ellas dice:

Habla una persona:

Qué poquito le costaría a los hombres sacarnos de este lugar, es la tortura más espantosa que puede existir porque mientras el hombre es cuerpo y alma aquí queda su alma nada más y el alma no puede permanecer a oscuras. Yo te ruego que todos los días antes de ir a dormir bautices a todos los abortados en el día o las pérdidas, porque si nosotros crecidos ya tenemos tanto dolor, cuánto más el alma de un pequeño. Nosotros tenemos las cicatrices del mundo ellas no. Tienen sobre sus espaldas la mala voluntad de los hombres y de las mujeres, no de todos. ¿ Te das una idea lo que es pasar el tiempo, largo, largo con un sufrimiento lacerante?, si los hombres pudieran ver lo que estás viendo vos en este momento se convertirían en masa y es tan poco lo que hace falta para sacarnos de acá. Hasta el simple ofrecimiento del gusto que sienten por la comida o directamente la satisfacción que sienten cuando pueden hacer vuestras necesidades naturales, digo ejemplos así para que vean que cualquier cosa puede contribuir a terminar con nuestra tortura. Algo no salió bien, que vaya para las almas del Purgatorio; me duele un ojo, que el dolor vaya para las almas del Purgatorio; porque aquí también hay grados en cuanto a una oscuridad total y una oscuridad no tan oscura, esta escalera que ves no te parece muy profunda pero cada escalón a nosotros nos parece una eternidad y hay personas que hace una eternidad que están en un escalón y no avanzan. Esta escalera es algo simbólico, es para mostrarte como se va subiendo, tampoco nosotros tenemos ningún..., ninguna aversión porque estamos acá, no, queremos a todos; y a veces en situaciones simples tratamos de sugerir que sean ofrecidas esas situaciones por nosotros.

No hay fuego, no hay agua, no hay ningún elemento, tampoco hay comida ni bebida porque no es necesario de este lado, no tengan idea de que aquí estamos quemándonos en el fuego, no, nos quemamos en la necesidad de ver al Padre y no poder verlo, porque nosotros hemos sido creados para el Señor por eso es nuestro deseo de verlo. Aquellos que salen solamente ven la mano del Señor que los recoge y de María y del Arcángel, los otros no alcanzan a verlo a Jesús.

Yo he sido una buena mujer pero he cometido tantos abortos, he quitado la vida a tantos, por eso hace tanto que estoy aquí y conmigo están sufriendo mis hijos también. No pedimos un rezo largo y complicado, una simple jaculatoria, un simple ofrecimiento del trabajo del día, un ofrecer el estar satisfecho después de haber comido, así de simple; el mirar el cielo azul y decir: gracias Señor de este cielo azul y que esto se aplique a las almas. Los niños no lloran, ya no tienen aliento para llorar y los niños abortados que están acá o perdidos no tienen nada en contra de sus padres porque ellos estando aquí entienden que si hicieron eso fue un acto inconsciente porque nadie puede matar a otro con ganas de matarlo. Sé nuestro portavoz delante de los hombres para rogar que nos tengan en cuenta; acuérdense que aquel que sale de este lugar porque algunos de ustedes ha intercedido, los tendrán siempre delante del Señor en la Bienaventuranza eterna, los tendrán presentes para siempre y serán como intercesores permanentes delante del Padre.

Cuando su Santidad dijo que: esto era un estado; no lo entendieron o lo interpretaron mal; es un estado como el que está en la Bienaventuranza, es decir, esta oscuridad o el cielo o la Luz son estados, estados en los que está el alma, solamente que los que están en la Luz están para siempre mientras que nosotros ansiamos la intervención de muchos.

Alguno dirá: ¿cómo un Dios de Misericordia puede tenernos aquí en la oscuridad? Es que no podemos desear ir delante del Padre cuando no estamos en condiciones de estar delante del Padre.

Habla Artemio:

Hay familiares de ustedes también, pero de bastante tiempo atrás, bastante tiempo atrás, por lo que yo entiendo de tiempos recientes no.

Habla una señora:

Ahora no, no se olviden que aquí no cuentan solo los familiares, si ustedes trabajaron para alguien uno se aferró a ustedes. Si ustedes hicieron cualquier cosa por alguien, o convivieron, o pasaron en la calle, o vivieron cerca, o fueron vecinos. No piensen solos en los familiares, piensen en todos nosotros, en esta primera oportunidad que tenés de aquí en adelante para vernos el rostro y conversar con nosotros, en cualquier momento vamos a aparecer para pedirte cosas. Hay una pregunta que ronda tu cabeza: ¿por qué estamos acá?, ¿qué cosa son las que nos impiden llegar a la Luz del Padre? .Todas aquellas cosas que teníamos noción y conciencia de que estaban mal, aquel que comete cualquier cosa y no sabe que está mal, no esta aquí entre nosotros. También te preguntarás: ¿por qué un niñito abortado que culpa tiene? No, el no, pero sus padres si. Nosotros no podemos ansiar estar delante del Padre si sabemos que tenemos en nosotros todavía montones de cosas que corregir. Nadie ansía estar en un lugar donde se sentiría incómodo por más que el lugar en que esté sea horrible.

Habla Artemio:

Yo comprendo que todos quieren hablar pero comprendan también ustedes que mi mente no alcanza, la fortaleza de mi mente no alcanza para receptar todos los mensajes que me quieren dar, vayan despacio, vayan despacio ¿eh? Ustedes saben que cuentan con mi apoyo pero no quieran decirme todas las cosas que me están diciendo, me lo están diciendo en la mente para que no se entere nadie.

Dice Jesús:

Ya es suficiente por hoy ahora atendeme a Mi que voy a decir algunas palabras.

Dice Jesús:

Vos nunca me pediste a Mi esto que acaba de ocurrir, no me lo pediste porque..., no porque tenías miedo de sufrir sino porque si Yo no te lo daba vos creías que todavía no era el momento. Ahora bien, ni remotamente sospechabas que hoy iba a pasar todo esto, pero esto también es un camino o proceso o como quieran llamarle; más uno entra, más cosas aparecen como cuando uno inicia un viaje, pero Yo noto que te ha dejado la cabeza como liviana, pero no te he mostrado tantas cosas hoy, fueron algunas nada más pero a vos te quedaron varias personas grabadas y eso es lo que te duele.

Bueno hagamos un poco de..., de repaso del sábado. Todo lo que ocurra tomalo siempre espontáneamente incluso si procedes con torpeza, es más que comprensible si de repente sentís Mi aliento en la cara, el calor de Mi cuerpo tomándote en una abrazo fuerte, porque Mis abrazos son fuertes; es lógico que hayas experimentado lo que Yo llamé en aquel momento: estupor, pero no te preocupes ¿quién mas que Yo puede comprenderte?, ¿quién más, por supuesto que también Mi Mamá, los Santos, aunque no creas que todos los Santos pueden entender todo de vos.

Te voy a explicar, vos has visto que dentro de el mundo cristiano se eleva a los altares, o bien directamente son Santos aunque no se los nombre y que cada uno tuvo sobre la Tierra afinidad con algunas cosas, entonces serás entendido o las personas serán entendidas en mayor o menor medida de acuerdo a las cosas en común que tuvieron. Por supuesto que el entendimiento es muy grande de todo. Vos te preguntarás: ¿por qué Santa Teresita esta siempre al lado de Mi Madre y te quiere tanto?, ella fue una gran misionera sin salir del Monasterio de Lissieux y vos también sos un gran misionero porque siempre y en siete años de reuniones paseaste por los cinco continentes con una avidez propia..., propia de un fotógrafo que quiere llevarse todo y como no alcanza la memoria ni la retina guardar todo, vos tomas fotos ¿vale la comparación? Bueno, por eso todo el afecto que siente por vos Santa Teresita porque tienen afinidades comunes.

¿Vos has visto cuanta afinidad tenías con San Juan Bosco?, por ser educador, pero ya no tenés tanta ahora que has dejado una forma de educación. Vos ves toda la afinidad que tenes con San Juan Bautista María Vianney, Viani dirían en Francés, y por una razón muy simple, él era terrible contra el espíritu del mal como lo sos vos. ¿Alcanzo a explicar por qué algunos Santos parecería que con ellos uno sintoniza mejor que con los otros?, porque las características humanas que tuvieron en la Tierra las siguen teniendo después. O ¿por qué la Madre Teresa dijo que se quedaba aquí para siempre?, vos luchaste siempre por la vida, ella también luchó siempre por la vida entonces dijo: aquí hago mi morada. ¿Por qué no tenés tanta afinidad con San Juan de la Cruz?, sí te gusta, tenés un hermoso libro en la biblioteca de San Juan de la Cruz, preciosísimo, pero no tenés tanta afinidad con él por una razón muy simple: él era un lírico en la poesía y vos consideras que con una poesía no se llena el estómago de nadie, te puede ayudar a levantar el ánimo pero no a llenar el estómago de nadie. Tenes tanta afinidad con San Francisco Javier que es el primer Santo que se te aparece acá en este lugar junto a Mi, porque vos siempre quisiste recorrer lejanas tierras para llevar Mi palabra como él. Eras un chico de diecisiete años, dieciséis y San Francisco Javier tenía sobre vos una atracción enorme; y fijate vos una cosa, a pesar de todo el sufrimiento por la situación familiar que vos tenías, te diste cuenta como te he protegido y Mi Madre también para que toda esa situación no te destruyera aunque dejó sus huellas ¿eh?, pero vos bien lo decís: nos va de una manera en el mundo.

Bueno, Yo creo que hoy ha sido importante, muy importante. Dirán cuando terminen: hoy fué único. Es cierto como todas las veces, únicas, nada se repite. El autor de las cosas no puede repetir, salvo que lo repita con intención para fijar mejor, pero toda la experiencia de hoy es única, totalmente única tanto sea la visión y las voces de las almas como esta analogía que hice de los Santos. Ya seguiremos, ya seguiremos.

Los amo a todos ¿eh?, los amo ¿eh? Y Yo se los repito porque cuando nos quieren, nos gustan que nos lo digan. ¿Por qué?, porque sí. ¿Para qué?, para seguir teniendo aliento.

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)