Imprimir
PDF

Mensaje del 08 de Enero de 2000

¿Hace falta decir la simpatía que Yo siento por todas estas personas?, Yo sé que algunos rasgarán vestiduras y dirán: pero cómo el Hijo de Dios está poniéndose de parte, así totalmente de aquellos que viven en una situación de pecado. Mensaje del 08 de Enero de 2000

Habla Artemio:

Están los Ángeles, están parientes nuestros y algunos parientes de ustedes seguramente que yo no conozco, se ha borrado la pared y hay todo gente y gente y gente, están más lejos todas las almas del Purgatorio que no se le ve el rostro, se le ve el rostro anaranjado nada más, no tienen forma y la Virgen, hay cuántos Santos que hay hoy, se han venido todos che, eso que llueve hoy ¿eh?, es una forma de decir. Va a hablar primero Nuestra Madre según dice ella misma, te escuchamos Mamá, te escuchamos Mamá.

Dice Nuestra Madre:

Si ustedes se ponen a pensar un poquito se van a dar cuenta que Yo soy la antítesis de lo que hablaron hoy porque fui concebida sin pecado, es decir Mi cuerpo nunca conoció un varón pero el tema que ustedes tocaron hoy a veces con un poquito de gracia es uno de los que más me preocupa, pero puedo asegurarles que hoy se ha hecho mucho por todas estas personas, lo primero que hay que hacer es tratar a todas las personas con amor, nadie hace las cosas porque sí, todos tienen algún motivo para hacerlas y Mi Hijo vino al mundo por todos aquellos que justamente no están en óptimas condiciones sino que son los que están al margen de la sociedad y de todo lo que considera la gente, para eso vino Mi Hijo, vino para todos pero especialmente para esos, los sanos no necesitan médicos, los enfermos lo necesitan.

Por eso, vivan de una manera que no se note nunca en vuestro rostro que están percibiendo el efecto del hermano porque quién dijo que es un defecto, que es un pecado, lo que sea, quien lo dijo, para cada ser humano todo es diferente, a cada uno le va en la vida de una manera y no se le puede pedir a las personas más lo que las personas pueden dar y lo que la vida les dio. Los planteos que hicieron ustedes están muy bien hechos, si la mayoría pensara así otra sería la situación.

Parece una incongruencia que Yo no conocí varón hable de esta manera pero ¿no soy acaso la Madre de todos?, ¿o qué creen, que Yo tengo hijos y entenados?, todos son Mis hijos y los que más necesitan parecería que son más hijos todavía, ahora Yo me pregunto: ¿quién no necesita?.

Dice Jesús:

Ustedes tienen bien claro que la única mujer que me besó en la vida, que me besó los pies fue una mujer de la que ustedes hablaron, ella con sus lágrimas lavó Mis pies, se soltó el cabello, cosa que no podían hacer las mujeres judías en público y con sus cabellos secó Mis pies.

¿Hace falta decir la simpatía que Yo siento por todas estas personas?, Yo sé que algunos rasgarán vestiduras y dirán: pero cómo el Hijo de Dios está poniéndose de parte, así totalmente de aquellos que viven en una situación de pecado, Mis queridos, qué situación de pecado habría que ver primero, qué situación de pecado hay que analizar primero.

Se hace una pausa... . Esta pausa que hice era para que reflexionaran un poquito sobre lo que les digo. El Hijo del hombre vino a la Tierra a traer fuego para que la Tierra arda pero arda de amor y en consecuencia el amor deberá estar encaminado hacia quienes más lo necesitan, todos aquellos que se ponen vendas en los ojos o una careta o lo que sea, no son de Mi agrado, no hay peor cosa que no querer ver la realidad y en cuanto a lo que decían que hay que hablar el mismo lenguaje que hablan los demás me parece que está muy claro en todo el Evangelio que Yo hablo el lenguaje que hablaba la gente pero no la gente de la alta sociedad sino la gente del pueblo, los desarrapados, los marginados, los reventados y todos aquellos que de alguna forma, de alguna manera no les llegó el amor todavía.

Es posible que esté más cerca del amor una de esas mujeres que ustedes nombraban recién a aquella señora que vive en un décimo piso y mira con un larga vistas por la ventana las obras en construcción para ver los cuerpos de ciertas personas deseándolos, está más lejos del amor porque no tienen una actitud directa y concreta de búsqueda, son gente reprimida que está muy lejos de la comunicación y muy lejos del amor, mientras que estas personas que ellos menosprecian están a un paso del amor verdadero cuando tienen a su alrededor ejemplos o alguien que los comprenda, las comprenda y los entienda y las entienda. ¿Con qué derecho los hombres juzgan?, ¿quién está libre de qué?.

Cuántos conceptos habrá que cambiar para hacer un mundo nuevo, Yo les pedí que amaran a vuestros hermanos, no que hicieran distinciones porque como les digo en el Evangelio: es muy fácil amar a los amigos y a los que se portan bien, lo fundamental está en querer aquellos que no son ni amigos ni se portan bien, bien en base a veces a los modelos que los demás tienen, Yo les mandé que los amaran, y ¿qué está pasando?, ya cumplimos dos mil años y el amor me parece tan escaso sobre la Tierra que la gente vive mendigando un instante de afecto, un instante de amor y hay personas que a lo largo de su vida ni siquiera consiguen ese instante de amor, un instante de amor que tal vez los plenificaría y les daría fuerzas para empezar a edificar una vida nueva y mejor ¿eh?.

Cuánto Mis queridos hay que cambiar, cuántas cosas hay que cambiar, pero no son cosas que implican grandes movimientos ni grandes disertaciones ni grandes consejos, hay que cambiar en el corazón. Si podés llegar a tu noche y albergar en tu corazón a todos aquellos que todos desprecian entonces considerate feliz, considerate feliz porque estás en el buen camino, entiéndanlo Mis queridos, no hay otra ley máxima que la ley del amor pero el amor dirigido sobre todo hacia quienes nunca lo tuvieron, lo mendigaron siempre y terminan su vida en el lecho de muerte mendigándolo.

Qué sería si Yo no los estuviera esperando con los brazos abiertos, que impostura sería todo, Mis queridos, qué impostura sería, puede ser su vida lo que quiera pero aquél que mendigó el amor y nunca lo tuvo, ¿no harían ustedes lo mismo?, cuando abre los ojos en el paraíso que recibirlo con los brazos abiertos. Esta es la vida que Yo quiero que lleven ustedes, que se amen todos y que amen a todos aquellos que nadie quiere, de esta manera empezaremos a construir este mundo nuevo, de esta manera todo será diferente.

“¿En qué nos conocerán Maestro cuando vayamos a lejanas tierras?, en que se aman y en que sanan a los enfermos, expulsan a los demonios y resucitan a los muertos”.

Dice Emiliano Tardiff:

Han leído en unos de Mis libros que uno de Mis gustos para evangelizar eran justamente esos lugares de citas y las cosas de prostitución, ah, era una delicia ir a esos lugares, porque ahí no sé porqué yo veía al Señor más cerca, lo veía cerquísima porque, lo veía más cerca porque toda esa gente estaba en una búsqueda desesperada del afecto y cuando alguien busca desesperadamente el amor es tan fácil acercárselo y servírselo y todo es diferente después, prueben, prueben.

Dice San Martín de Porres:

Mis queridos, todo está muy bien, todo está muy bien y no creo que yo pueda agregar mucho más de lo que dijo Nuestra Madre, Jesús y Emiliano Tardiff, me quedo un rato más con ustedes por esto que está acá pasando y ahora en nombre del Señor les bendigo en el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo, Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)