Mensajes 1999

Imprimir
PDF

Mensaje del 05 de Marzo de 1999

Por eso, no es cuestión de analizar excesivamente las cosas, quédense con lo esencial, quédense con el mensaje de amor, ¿no les bastaría quedarse con las Bienaventuranzas, con algún que otro ejemplo dentro del Evangelio, alguna Parábola, o bien Hechos de los Apóstoles o bien las Cartas de Pablo?.
Imprimir
PDF

Mensaje del 12 de Marzo de 1999

No tomen esto que ha ocurrido como un golpe para todo lo que ustedes están haciendo, al contrario, Yo con esto los estoy protegiendo de que Mi palabra y la de Mi Madre llegue en forma clarísima, concreta, genuina, como salieron de nuestros labios. No hay que preocuparse por esto, los Cielos y la Tierra pasarán, pero Mis palabras no pasarán.
Imprimir
PDF

Mensaje del 02 de Enero de 1999

No es difícil entender que se ha vivido siempre con temor, y Yo les pregunto en forma terminante: ¿por qué ese temor para con las cosas del Señor?, ¿de qué y de quién se tiene miedo?.
Imprimir
PDF

Mensaje del 06 de Enero de 1999

Por eso, para todos los hombres que Mi Misericordia llegue a todos, no importa la raza, la religión, el sexo, o lo que sea, nada importa, todos son hermanos e hijos de un mismo Padre.
Imprimir
PDF

Mensaje del 13 de Enero de 1999

Mis queridos, al hablar de amor en exceso, ¿quién se puede equivocar?, y menos el Hijo de Dios.
Imprimir
PDF

Mensaje del 23 de Enero de 1999

En todos los órdenes, en todos los momentos, en todas las situaciones, no analicen tanto, siéntanlo, el amor no se analiza, no se razona.
Imprimir
PDF

Mensaje del 26 de Enero de 1999

Que esto que digo para ustedes sirva como Mensaje para todos los hombres que quieran oírme, esta es una noche de fiesta porque no hubo en la invocación nada que no se hubiese tocado, en el sentido de que se vieron todos los aspectos de la persona y además se hizo la expulsión del espíritu de las tinieblas, del siniestro, no solamente de ustedes sino de vuestras cosas, de todos vuestros lugares.
Imprimir
PDF

Mensaje del 27 de Enero de 1999

Ahora bien, Yo no quiero ensayar palabras de consuelo ni consolar a niños que lloran, no es eso lo que Yo quiero hacer porque ustedes no son niños que lloran, son seres humanos que el viento de la vida los hace tambalear un poco en las diversas situaciones que deben enfrentar.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)