Imprimir

Mensaje del 14 de Diciembre de 1997 (2º)

“Bienaventurados todos los que están aquí presentes porque son Mis hijos a los que amo entrañablemente”.

Mensaje del 14 de Diciembre de 1997

Habla Artemio:


Jesús con la indumentaria de Sagrado Corazón de Jesús, está aquí con nosotros, Nuestra Señora Reina del Espíritu Santo también está con nosotros y como siempre la Madre Teresa de Calcuta y ahora se ha puesto aquí a mi lado Eduardo Pironio, Cardenal de la Iglesia.

Estamos ansiosos Señor de escuchar tu palabra.

Dice Jesús:


“Bienaventurados todos los que están aquí presentes porque son Mis hijos a los que amo entrañablemente”.

Hay con ustedes una presencia lejana de alguien que vino de muy lejos, me siento muy bien por su venida, y que su estada en este lugar sea placentera y que todo lo que aquí pase sirva después para ser trasmitido a las personas que desean saber más de este lugar.

No es muy largo lo que voy a decir esta noche, no tengan miedo, tal vez ustedes piensan: son cuatro los que tienen que hablar, entonces esto va para largo pero no, es la parte de la Evangelización, vos has dicho que cuando los Discípulos preguntaron qué los iba a distinguir, Yo dije porque se aman y lo que puedo decir es que ustedes se aman, se necesitan, están esperando la hora de poder verse, de poder estar juntos porque saben que por acá anda el Señor. Ustedes se aman, más allá de algún pequeño roce, que al fin y al cabo no es nada, se aman y además hay otra característica en este lugar, como dijiste antes: “los ciegos ven, los sordos oyen, los tullidos recuperan su normalidad y la buena nueva es predicada a los pobres”. Será conveniente aclarar que al decir pobre estoy diciendo aquél ser humano que prácticamente no espera nada de los hombres y todo lo espera del Señor, ahora bien, si no lo esperaran al Señor ¿quién se los daría?. ¿Te has puesto a pensar que los que vienen aquí no tienen ningún tipo de asistencia, digo en general, médica, ni social, ni escolar de ninguna naturaleza?; aquellos que porque los médicos no lo atendieron bien nacieron con un parto demorado y ahora no son normales; aquellos que no tienen qué comer; aquellos que padecen hambre y sed de justicia; aquellos que están marginados de todo tipo de amor. Entonces Yo te diría que te es fácil a vos presentarme a Mí a alguien que tiene todas las necesidades, Yo me pregunto tantas veces: ¿qué pasaría si nadie pensara en tantos seres humanos a lo largo y a lo ancho de la Tierra porque no tienen nada, sus padres no han tenido nada, sus abuelos no han tenido nada?.

Y ahí está justamente el dolor tremendo de Mi Corazón, Yo respeto hasta las últimas consecuencias la libertad de los hombres, pero también tengo que decir que Mi Corazón sufre atrocidades viendo que para tantos y tantos y tantos aún no salió el sol y no es justamente porque no quieran ver salir el sol, digo de América, digo de África, digo de Oriente y también de otros lugares por supuesto, no pueden ver el sol porque alguien les hace sombra. Si fueran casos aislados y esporádicos sería triste pero no tanto, pero hay millones de seres humanos que como en el Antiguo Testamento gritan al Cielo pidiendo una liberación que no les llega de ninguna parte. Aquellas palabras del Antiguo Testamento pueden aplicarse con todas las letras a la situación que se vive en todos los países que he mencionado.

Hombres y mujeres, aquellos que detentan el poder, en todos los órdenes ¿qué están esperando para abrir vuestro corazón dejando entrar y pedir que haga en él una buena limpieza de egoísmo, de soberbia, de indiferencia, de incredulidad, de ignorancia, para que por fin vean a su hermano en el hombre que tienen adelante y a quien le están quitando el sol?, ¿cuánto tiempo más creen que puede prolongarse esta tremenda impostura?, ¿cuánto tiempo más?, y vuelvo a decir aquello de: oigo un clamor de miles de hombres que buscan la liberación que no les llega de ninguna parte, solamente el día en que el hombre pueda convencerse de que solamente será feliz cuando descubra a su hermano en todo hombre por supuesto, y a Mí como Padre, entonces empezará una época diferente y el Señor, el Padre, está enviando a todos los rincones de la Tierra, en forma compulsiva raudales del Espíritu Santo para poder entrar en el Tercer Milenio empezando a hablar en otro idioma, el idioma de la comprensión, el amor, de la tolerancia y el respeto y la vigencia de todos los valores de la dignidad humana.

Parecería que todo el tiempo va terminando, lo dije tantas veces y ahora también lo sigo repitiendo, es una pena que paseen en medio de las flores que nacen de la boca de los muertos que murieron hambrientos de justicia..., me demoro un instante a veces en seguir para que se hagan la imagen de pasear en medio de flores que sustenta la carne de los huesos de aquellos que murieron atrozmente, pobre América, no tuvo un día de paz en su historia, no lo tuvo, la paz mirada desde un ángulo, el ángulo de la justicia, del amor, de la fraternidad y así fueron sepultando las generaciones y se han acostumbrado tanto pero tanto a vivir en medio de las injusticias que las atrocidades más grandes les parece algo natural.

Pero sepan Mis queridos hijos, hermanos, amigos, que todo esto se está terminando, la Misericordia que los hombres recibirán es tan grande y por supuesto gratuita, porque no hicieron méritos para conseguirla, la Misericordia es tan grande que se avecinan tiempos no difíciles sino tiempos conflictivos, en el sentido de que no es fácil que el amo siente a comer al esclavo en su propia mesa porque exige todo un cambio de mentalidad, de actitudes, todo un cambio de vida, que el esclavo se siente junto al amo a comer, a compartir la misma comida; y aquellos que soñaron alguna vez con que el Señor cansado de tanta barbarie iba a mostrar su látigo, es decir la violencia, pueden ir pensando que ya se han equivocado, porque si habrá violencia será la violencia del amor y aunque ustedes no lo crean cuando lo vean me darán la razón, habrá conversiones en masa, de repente montones de hombres empezarán a vivir de otra manera, por supuesto que siempre habrá quienes se esconden entre las piedras o entre los pastizales para seguir asechando al hombre lobo, el lobo del hombre, el hombre lobo del hombre, pero todos tendrán la oportunidad de la Misericordia, todos, todos.

Quien tiene oídos para oír que oiga y quien tiene ojos para ver que vea.

Habla Artemio:

Nuestra Señora, Reina del Espíritu Santo está aquí y nos va a decir también algo.

Dice Nuestra Señora, Reina del Espíritu Santo:

Entre los presentes, este hombre que viene de lejos, por Mí siente una especial devoción y Yo lo he cuidado siempre, incluso en situaciones muy difíciles que aquí Yo no voy a revelar, siempre he estado a su lado y lo he salvado de cosas muy serias. Me congratulo que estés aquí presente, porque sé que me amás, que sientes una especial devoción por Mí y más allá de tus virtudes y defectos sos un hijo que cuido y quiero mucho.

Me gusta mucho como se está llevando adelante todo lo referente a la expansión de la idea de las llamaradas de amor que sale de Mi Corazón y abrazan a los seres humanos, es hermoso, es hermoso y ha tenido un eco que ni remotamente podes medir y como dije tantas veces Yo soy Mediadora de todas las Gracias, en consecuencia, aquellos hogares que abrieron sus puertas, me aceptaron en su seno, tiene Mi bendición muy especial siempre, siempre, siempre.

Ahora quiero decir algo de lo que dijo Mi Hijo recién, Él hablaba de su Corazón entristecido por tantas cosas y también quiero decirles Yo que Mi pobre Corazón, que también está latiendo en tu pecho, se siente dolido pero con un dolor terrible de Madre que ve a sus hijos sufriendo hasta lo indecible, porque me pregunto: en un país donde tienen la mayor cantidad de médicos por habitantes en el mundo, mueren quince niños diariamente y los que no mueren, muchos de ellos se crían en un estado tan lamentable de desnutrición y desamparo que no sé que es mejor, si morir o vivir. Pero nunca olviden que cada ser humano es un proyecto donde el Señor tiene de vista muchas cosas y a medida que pasa el tiempo se va convirtiendo ese ser en un auto proyecto para lanzarse al mundo a vivir con la dignidad esencial de la persona humana pero cuántos pueden realizar su auto proyecto, cuántos, ese es el drama.

Yo dije de aquí, pero también digo de todos los países del mundo porque algunos más, otros menos pero todos tienen mucho que reprocharse o ¿ustedes creen por casualidad que Yo me olvido de todas las lágrimas y la sangre derramada en las dos últimas grandes guerras?, o ¿ustedes creen que Yo me olvido de la comunidad de países que fueron colonias de Inglaterra y que viven en un estado tan deplorable que hace conmover y llorar a las piedras?.

Hijos, hermanos, amigos, debe terminar toda esta impostura, no puede ser hermanos Míos que la mayor parte de las riquezas del mundo estén en manos de menos de un veinte por ciento de los habitantes del mundo, Yo les preparo junto con Mi Hijo, el Padre y el Espíritu Santo un hermoso Cielo a todos los hombres pero ese Cielo como ya dije antes debe comenzar aquí en la Tierra. ¿Cómo alguien puede querer dar palabras de consuelo a aquél que muere en una cama de Hospital sin remedios, sin afectos, con pocos años, cuando todavía debía realizar su vida?, ¿cómo es posible pensar en que Yo puedo calmar a alguien o hablar del amor de Mi Hijo o del Padre o el Espíritu Santo cuando ese ser bebió siempre un cáliz de hiel, pero no por culpa del Señor sino por culpa de otros hermanos que no pensaron en Mí?, parecería que la redención de Jesús fracasa en ese hombre que vivió como un pobre ser sin que le llegara nada...

Se cortó la grabación........................