Imprimir

Mensaje del 08 de Diciembre de 1997 (3º)

Yo quiero decir que caminamos juntos durante tantos años, yo diría 40 porque has repartido bendiciones mías que son las que tomé de la Sagrada Escritura en los cuatro puntos cardinales, pareció que era como una fiebre que tenías de dejar en los coches de los ómnibus, sobre la mesa de los bares, en donde se te ocurriera pasar dejar las bendiciones de San Francisco.

Mensaje del 08 de Diciembre de 1997

Habla Artemio:


Ya grabé medio cassette pero vuelvo a hacerlo, lo que voy a hacer ahora ya lo hice otras veces, pero vuelvo a repetir: me consagro con todas las fuerzas de mi alma al Inmaculado Corazón de María y al Sagrado Corazón de Jesús, me consagro por toda una eternidad al Inmaculado Corazón de María y al Corazón de Jesús, también me consagro por mi propia voluntad a Jesús de la Misericordia, me consagro por toda una eternidad al Espíritu Santo y al Padre. Mi consagración obedece a un acto de entrega total y absoluta que quiero hacer con nuestra Madre, la Virgen y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, mi consagración es absoluta a través del tiempo y del espacio.

Las veces que lo hice no me acuerdo pero son innumerables y hoy las vuelvo a repetir, además Señor para servirte como vos debés te pido que envíes sobre mí todos los carismas o dones que quieras enviarme para servirte de corazón, para poder amarte como debés Señor, para estar en total disponibilidad para todo lo que vos quieras, yo puedo protestar, puedo quejarme, puedo andar distraído o desconcentrado pero como vos dijiste una vez Señor no es nada más que la superficie del mar, todo sigue igual, todo sigue exactamente igual, al mismo tiempo Señor realizo un pacto de humildad absoluta considerándome el último de los seres humanos, la última porquería que hay, desde mi punto de vista ya sé que vos no me considerás una porquería, en absoluto, pero yo he sido siempre Señor una extraña mezcla de seres que son indispensables por un montón de cosas combinadas con los seres totalmente descartables para todas las cosas. Mi vida Señor ha sido siempre un largo, terrible, cruel, despiadado calvario, si yo pudiera decir, si pudiera recordar algún momento plenamente feliz en mi vida Señor me costaría hacerlo, si pienso en mi padre, nada, si pienso en mi madre, todo, pero ella estaba como un poco no al margen sino era como un testigo de mi calvario, lo digo, lo rectifico y lo vuelvo a rectificar, en todos estos años no puedo decir que ya haya vivido un día de felicidad, horas, tampoco, algún minuto, habría que pensarlo mucho para encontrarlo, mucho, mucho, a veces me pongo a pensar qué es lo que quiso hacer Dios conmigo, yo sé que cumplí un rol y para muchos fundamental en la vida de la gente, los alumnos y de todos pero ¿será tan fundamental?, tengo mis reales dudas, yo personalmente creo que como fue un poco diferente, entonces eso sirvió para que de alguna forma destacar pero no. ¿Amistades tuve?, sí, gente que se relacionó conmigo pero en el fondo no coincidíamos plenamente, es decir, tampoco es cuestión de coincidir plenamente, pero sí saber que tienes la mirada, elegí esto, la mano sobre el hombro del que te dice está bien lo que hiciste, no quiero hacer nombres porque los nombres siempre traen problemas pero en lo hondo nunca nadie me quiso, nadie, excepto vos Señor, pero la macana es que no me lo demostraste, siempre con una salud que no tenía grandes cosas pero siempre enclenque, mezquina, una salud mezquina, si voy en ómnibus vértigo, si voy en coche fui tarde ya porque antes no sé que pasaba, todo Señor, todo, todo mirando hacia atrás, todo es nada y tal vez si piense en alguna cosa que pude haber hecho buena, es posible que esté mezclada, que esté mezclada de intereses ocultos tal vez mezquinas, tal vez egoísta, tal vez para hacerles salir un poco teniendo en cuenta mi situación siempre marginal, ¿puedo rescatar el nombre de algún Sacerdote que haya influido en mi vida bien o que me haya enseñado?, no, incluso aquellos que dijeron ser amigos míos en el fondo me usaron y alevosamente, alevosamente, o tuvieron la obligación de ser un poquito generosos conmigo, pero en el fondo Dios fue testigo y cuando estemos del otro lado vamos a ver si es cierto o no, ningún Sacerdote nunca me tragó, no me tragaron, ¿por qué?, no sé, yo les manifesté todo mi afecto, toda mi simpatía, mi cordialidad, les ofrecía mis cosas, creo que bien pero nunca nada. Mi experiencia con los Sacerdotes, es decir con los Ministros de la palabra fue siempre, siempre negativa, nadie me quiso, algunos me toleraron nada más, no he tratado a tantos por supuesto, no he tratado tantos pero nunca encontré en ellos la caridad que yo debía encontrar en un Sacerdote, nunca y me fui criando solito sin dirección espiritual de nadie, con los libros que mi escaso dinero me permitía comprar, con este, con el otro, con el otro autor. Y religiosas...., por allí de tanto en tanto alguna de esas religiosas que hacían orientación me hablaron bien, pero no podría encontrar una que se destaque, no y en cuanto a las religiosas que traté aquí ante tantos años, salvo contadísimas excepciones el resto siempre me jugaron sucio, no sé por qué Señor ese empecinamiento por despreciarme, si concurría porque concurría. En los retiros espirituales todo iba bien mientras tenía la boca cerrada, cuando abría la boca seguramente será por culpa mía, ya en ese momento lo tenía al Sacerdote en la vereda del frente, no sé porque Señor no tuve lugar en este mundo. Si vos preguntás todo el mundo me ama, pero que yo sepa son tan pocos los que llegaron hasta mí en un día feriado en algún momento determinado a decirme del aprecio o de..., es decir, de alguna palabra que me ayudara a seguir viviendo.

Señor, no es reproche, pero mi experiencia con las religiosas, las monjas, fue pésima, hay alguna excepción pero no continua sino discontinua de actos interesantes, no de una vida continuada porque en el fondo entre ellos no te traicionaban y me tiraban hacia afuera, siempre con prejuicios. Mirá Señor, yo no sé si vamos a mirar las cosas en su realidad, nadie oculta de que me amaron y que me aman pero a mi nunca nadie me lo demostró, salvo personas extrañas, a veces alguna palabra, o las chicas o chicos que hablan de lejos y después de años dicen que se acuerdan de mí, ¿de qué se acuerdan, de aquél que les tenía toda la consideración del mundo y les escuchaba o realmente el que les dejó una huella para ser un buen hombre o una buena mujer?. Señor no sé, pero si cuando vos sentís me elegiste para dar el Mensaje y Profecías, te fijaste en alguien que no valiera nada, la verdad es que no te equivocaste ni medio, no te equivocaste ni medio Señor, siempre viví en medio de la precariedad, de la escasés en el orden intelectual, moral, religioso, científico, educativo, social, siempre en la escasés más espantosa y en la falta de todo, en todos los niveles y en todos los órdenes y en todos los temas, si alguna vez alguien lee esto y cree que, y cree que estoy haciendo un jueguito de palabras o de que no estoy convencido de esto o que juego al humilde, no, ¿quién me quiso realmente en mi familia?, ¿quién me quiso realmente entre mis parientes?, ¿quién me quiso realmente entre mis amigos?, nunca nadie, jamás, nunca, nadie jamás y yo siempre porfiado tratando de mantener un rol, tratando de seguir a pesar de todo, todo escaso, precario, a medias, nada totalmente en serio y profundo y tal vez Señor con vos haya sido lo mismo porque cuando uno está aturdido por todo lo que pasa a su alrededor evidentemente que puede hacer bien. Ahora siempre la escasez, mirá por ejemplo, en la cuestión de dinero para hacer un curso, para ir a un lugar o a otro, para traer libros o lo que sea siempre la miseria más espantosa cuando tuve que jubilarme, pasó el tiempo para que me jubilara con una miseria, Señor, realmente has hecho conmigo algo más escaso, algo, nada más Señor porque me buscaste a mi por los Mensajes y Profecías, porque no fui nunca nada Señor, ni para mi ni para los que estuvieron cerca ni lejos, nada de nada, si les servía me usaban y después me tiraban como un papel o una servilleta pero si no nunca nada, al contrario, se miró siempre todo desde el punto de vista y bueno es un mal necesario, incluso aquellos que dijeron estar cerca de mí y dijeron quererme en el fondo no se porqué me envidiaron, cosas que uno tenía, porque envidiar porque comparadas con las de ellos eran menos que nada pero siempre se encargaba se hacía un discurso mas o menos bueno, alguien se encargaba de destriparlo una vez terminado. Yo creo que el amor se manifiesta en obras, quién se acercó en alguna oportunidad para decir tomá, ¿quién?, ¿me podes decir quién Señor?, ¿quién?, ello a esta altura de mi vida Señor teniendo una conciencia total y absoluta Dios por testigo, vos por testigo, vos Señor, una consecuencia total, absoluta de ser real menos que una hoja seca que amontona el viento, pero enormemente menos porque esa hoja podría ser abono para la tierra y yo seguramente ni podré ser eso, ni siquiera abono para la tierra. No sé por qué tengo tanto empecinamiento de todo en todos los niveles y a través del tiempo de ese menosprecio absoluto y definitivo, incluso cuando me estaban entregando un premio, me lo entregaban porque no tenían más remedio que entregármelo porque sino no me lo hubiesen entregado.

Señor, que vida más desgraciada que ha sido la mía y lo más lindo Señor es que en todo ese tiempo tal vez yo te tenía a vos, como nadie, que le ayudaba a sobrevivir a la tempestad pero nunca pude tener con vos Señor un trato de amor, no, fue un continuo pedirte Señor para sobrevivir, ¿para qué?, ¿para quién?.

Bueno, rebobinando, la síntesis sería hablar en lenguas pero más importante es hacer Profecías porque todos pueden entender, ahora si se habla en lenguas que se traduzcan para que todos puedan entender porque sino el cántico es para Dios nada más y el resto queda con la boca abierta. He insistido mucho con las Profecías hoy en qué pasará, bueno, claro, una de las cosas, una de las Profecías que dio Jesús al comienzo del año fue: “que iban a ocurrir muchos prodigios ¿no?.

Hoy es un día doloroso para algunos de ustedes pero deja de ser doloroso cuando uno sabe que hizo todo lo mejor por esas personas ¿verdad?, deja de ser doloroso para transportarse en una especie de ley natural y además sabiendo que si está detrás tuyo quiere decir que está en la Gloria del Señor y entonces están mejor que como estaban. Entonces, triste por un lado, pero es alegre por el otro, además esta mañana así de repente cae un muchacho próximo a recibirse de médico, pero enfermo de hipocontría, es decir, miedo, pánico a las enfermedades, ya, ya, a próximo de recibirse, se toca cincuenta veces el cuerpo durante el día para ver si tiene algún tumor o alguna cosa, creo que se fue muy bien de acá, creo un prodigio, sobre todo porque parece que va a ser un médico de ley, buen chango, muy bien me impresionó, después la llegada de A. R., ponernos de acuerdo, dos hermanos separados ¿verdad?, que hayan venido a pedir sanación, ellos que están invocando también a Jesús para la sanación, mirémoslo por el lado que lo miremos, es otro prodigio, no hay vuelta de hoja, después la aparición de todas estas gentes, no, que tiene lugares muy relevantes dentro de la sociedad, el jefe de policía federal no es cualquiera, es decir tiene mucha influencia para hacer el bien, no es ningún chiste, segundo ese muchacho de veinticinco años tan reacio que Dios lo toma por un brazo, lo trae para acá y aquí se lo bautiza, si eso no es un prodigio, bueno, díganme ustedes qué es un prodigio, como alguien que ni por casualidad venia a buscar nada, no, nada y no se qué prodigio quedara todavía para hoy. Otra cosa que me enteré también hoy de Catamarca que son prodigios también, prodigio es algo que sin llegar a ser un milagro es algo que impacta y es maravilloso, eso es un prodigio y Jesús nos dijo justamente que los prodigios se iban a suceder.

Ahora, yo no creí que pudiera haber tanto en el día ¿no?, sinceramente y se viene a corroborar bastante lo de la Profecía y les pide a todos que se pongan a tiro para oír la palabra del Señor. Para ver si ustedes dicen algo estén atentos, pónganse como una especie de abertura de corazón y de la mente para ver si el Señor dice algo y no tengan temor en decirlo porque sería una ofensa para el Señor ¿eh? si no lo dicen. Bueno, ahora le vamos a pedir no sé a quien, empezamos por Jesús y después por María y después quien quiera, si quieren aparecer para decir algo, por favor si alguno recibe algún mensaje del Señor no mezquinen en decirlo, lo está haciendo mal, se los dice la Epístola de hoy, todos dicen no. Bueno, ya está Jesús aquí, al lado está San Francisco de Asís, al lado está la Virgen María y al lado está la Madre Teresa colocada en hilera allá delante de la mesa y Jesús está delante de los pies, detrás de los pie de O., tiene un sayal, es decir una túnica amarilla, en el cuello tiene un escote redondo rojo, rojo con algunos dibujos en dorados pero no se ve el corazón, está muy bien arreglado Jesús, descalzo por supuesto, San Francisco está todo de marrón con la capucha puesta, anda descalzo, cosa rara en él porque anda siempre con sandalias, la Virgen María está muy bonita, como Nuestra Señora del Espíritu Santo, la Madre Teresa que hizo un ademán con la mano derecha como saludando, supongo que hablaran, dirán algo, Jesús dice que me quede sentado, me deje de hamacar.

Dice Jesús:

Cuando hoy en el Bautismo de ese hombre... los Cielos y la Tierra se conmueven por lo que está pasando, dijiste plenamente la verdad y esto sirva para darles más profundidad a nuestra fe porque vean como el Señor maneja las cosas, de repente alguien viene de tan lejos e iba a venir en un solo coche pero no, cambian, entonces el muchacho dijo: no, yo las llevo a mi suegra y a mi novia, todo premeditado, es decir sin vulnerar la libertad de nadie traje esas personas acá porque todas sin excepción tenían una tremenda necesidad de mí, incluso esa chica que se jactaba de ser atea y hoy cayó aquí y lloró desde que entró hasta que salió. Todo eso que acaba de pasar hoy no son prodigios, quien quiere llamar prodigio, la marca que se llevó ese muchacho o casi médico no se le borra jamás, que se llevó la marca de mis palabras, la impresión que tomó A. le reconcilia con los católicos de alguna manera porque ven, ve como piensan, como rezan, que hacen, repara, es el jefe del otro lado, menos su nombre sinónimos evangélicos, bueno, después todas las otras personas con una tremenda necesidad, además otro prodigio es del de H., que el médico pudo detectar algo que podría ser fatal y otro prodigio más es el que vos puedas ver detrás de G. a su papá, eso significa que ese hombre ya está a Mi lado hermanos, queridos hermanos, la fe está obrando todo esto, aquí están pasando cosas que marcarán un rumbo para la historia de la humanidad, no sé si ustedes las verán o no, los verán o no esos rumbos, no sé, puede que sí, puede que no, que todo esto lo haga mas fuertes en la fe, en el amor, en la comprensión, en el respeto y que los hombres de todo el mundo sepan que hay una sola solución para solucionar todos los problemas, la vuelta al Evangelio, el ponerse como en los primeros tiempos a estudiar nuevamente el Evangelio como si fuera algo inédito, solamente en el Evangelio van a encontrar los métodos y los contenidos para solucionar todos los problemas, pero dije la vuelta al Evangelio ¿no?, a tomarlo como siempre…, que no molestan porque le hice así, mirá si iba a dejar pasar algo ¿no?.

Habla Artemio:

Gracias Señor, gracias porque veo que hasta tienes en cuenta hasta las más íntimas cosas, gracias Señor y en absoluto me disgusta, me alegra porque me tienes en cuenta. Sigue diciendo Jesús:

Dice Jesús:

Vuelta al Evangelio, vuelta a redescubrir a los Padres de la Iglesia, sobre todo en aquellas cosas que pueden adaptarse para este mundo actual, vuelta a redescubrir los Padres de la Iglesia y sobre todo aquellos que han dado muy buen mensaje pero el correr de los siglos..., con el correr de los siglos los han ido desfigurando.

Dejamos ahora hablar a Francisco porque él tiene unas cosas maravillosas que decirles.

Dice San Francisco:

Paz y bien para todos.

Yo estoy siempre acá pero hoy estoy más visible en mi tosco sayal y diría que aunque puede parecerle lindo el poema que leíste al comienzo no me gusta mucho porque el contenido que tiene no es exactamente mi forma de pensar, en algunas cosas sí, otras no.

Yo quiero decir que caminamos juntos durante tantos años, yo diría 40 porque has repartido bendiciones mías que son las que tomé de la Sagrada Escritura en los cuatro puntos cardinales, pareció que era como una fiebre que tenías de dejar en los coches de los ómnibus, sobre la mesa de los bares, en donde se te ocurriera pasar dejar las bendiciones de San Francisco, mis bendiciones que no son mías sino que la he copiado de la Biblia y se la he dado a Fray León.

Que puedo decirte, hace 40 años que caminamos juntos, hace 40 años que en montones de oportunidades tantas personas salieron de su estado por tener una bendición mía que vos le hiciste llegar, porque hubo mujeres que se la pusieron sobre su panza cuando iban a tener familia e inmediatamente tenían sin ningún problema, o de las formas más diversas, o como esa mujer que vino y te mostró una bendición que vos le diste hace 35 años, que ya casi no se notaba más porque eran pedacitos y vos le diste otras nuevas, y ella dijo: me acompañó toda la vida y en momentos difíciles y terribles fue lo que yo tenía a mano para que me sacara de ese estado.

Es cierto que fuiste como fanático de la bendición mía y yo te agradezco porque por medio de ella he podido llegar a tantos y tantos y tantos lugares, ahora, cuando los salude dije: paz y bien y eso es lo que vengo a traerles hoy, en este, mi día y no solo a ustedes sino que por intermedio de ustedes a todo el mundo. Ustedes no miren las consecuencias porque no pueden hacerlo pero estas oraciones llegan a los extremos más recónditos de la Tierra, ustedes no conocen como se maneja la Economía Divina, cuando hay un buen deseo, ese deseo se trasmite como reguero de pólvora, valga la expresión, porque esa palabra nunca la usaría y durante tantos años decías, tenías un ejemplo para decirle a tus chicos en aquellos tiempos en que las bombas atómicas y después las bombas de hidrógeno vos decías: cinco bombas atómicas y después dijiste de hidrógeno, en las manos de San Francisco tienen menos poder destructor que una rosa y después le agregabas: y pensar que con cinco bombas de hidrógeno desaparecen de la faz de la Tierra un país como Inglaterra, por ejemplo: con cinco bombas… vos no te acordabas más de este ejemplo y hoy te lo recuerdo: cinco bombas de hidrógeno o atómicas tienen menos poder mortífero en las manos de un San Francisco de Asís que una rosa, eso lo digo no para alabarte ni por nada en especial, sino por decirte que siempre me fuiste muy simpático, muy simpático y por otras cosas que no voy a decir ahora porque son cosas íntimas tuyas aunque no tan íntimas ¿verdad? pero siempre y con una vecindad a todo lo mío, realmente rayando en la locura, es que el loco de Asís no podía hacer otras cosas que tener seguidores locos.

Volviendo al comienzo digo: vengo a traer la paz y el bien, sépanlo, el Jubileo del Año 2000 ese será mi gran aporte. En mi tiempo fui un revolucionario, fui un hombre que realmente quiso cambiar la faz de la Tierra pero lamentablemente todas mis palabras, mi vida y mi doctrina la desbarataron tanto que quedó tan poco de mi doctrina, tan poco quedó de ella pero van a tener que volver a hacerme caso y volver otra vez a aquellos principios que dejaron olvidados, sobre todo me refiero a los Ministros de la palabra porque ellos debieron tomar mi bandera de otra forma y todas las congregaciones que partieron de mi u órdenes religiosas estoy muy contento con ellas pero no son tantos los franciscanos que realmente entendieron mi mensaje, no son tantos. No es cuestión de llevar el hábito talar, es cuestión de pensar de una manera. Les repito entonces que dentro del Jubileo del Tercer Milenio, aquello de paz y bien tendrá proporciones gigantescas.

Los amo mucho, los estrecho contra mi corazón, tengan en cuenta que delante de mi corazón están siempre presente.

Dice la Virgen María:

A lo mejor les parecerá un poco extraño que yo últimamente hable poco, aunque el otro día les dije la oración o lo que sea, pero Jesús: dijo el qué, este año el cómo, es decir qué es lo que pasa y cómo solucionarlo, entonces porque la Iglesia dedica este año al conocimiento profundo de Jesús, Yo de acuerdo con Mi Hijo pensé que era mejor que hablara más Él pero eso no quita en absoluto todo lo que dije en las Profecías y Mensajes del año pasado.

Estoy ansiosa de ver el cuadro en esa esquina donde muchos se santiguarán y muchos tendrán la nueva imagen de María como Nuestra Señora del Espíritu Santo, sigo pensando lo de Reina pero parece que a algunos todavía no les cae, con el tiempo me van a decir que tengo razón pero dejémoslo ahí, Nuestra Señora del Espíritu Santo, entonces queda claro que muchas veces, montones de veces estuve presente porque este año su Santidad quiso que realzara la figura de Jesús por eso dejé que Él dijera muchas, convenimos con Él que dijera muchas cosas que tal vez las hubiera dicho Yo, pero todo es lo mismo, ¿acaso vos no repetís casi diariamente que Yo soy Co Redentora con Jesús?, bueno, no tomes a mal que con vos no tenga tanta familiaridad como vos tenés con Jesús, me parece lógico porque Yo soy mujer y Él es un hombre, entonces en la mente de quien lee esto puede caer bien que Jesús se acueste a tu lado y dialogue pero tal vez no les caería tan bien que Nuestra Señora, la Virgen, se acueste en la cama con un hombre, es decir no habría ningún problema, pero es mejor, incluso viste vos que el martes Jesús se sentó en tu cama y la Madre Teresa se sentó en la otra, no se sentó en tu misma cama, no es por nada, son delicadezas nada más.

Creo que queda claro el Mensaje Mío de hoy, ahora dejaré que complete la Madre Teresa si es que ella quiere decir algo.

Dice la Madre Teresa:

Cómo no voy a querer decir algo.

Los Bautismos de ayer me llenaron de una íntima alegría y si vos quieres notar fue muy bien programado porque hubo un teje y maneje con el teléfono, que dijeron que hasta el lunes pero la persona llamó por teléfono y vino igual y hubo tiempo para desentrañar todos los problemas, la cuestión que hubo cinco Bautismos, qué te parece.

Yo estoy acá siempre porque quiero colaborar en todo lo que pueda, es decir en todo lo que me permita el Señor, son muchas cosas pero quiero reforzar más esa lucha por la vida que te sale de adentro de las entrañas mismas.

El regocijo de hoy con el Bautismo de este hombre, tuviste razón, conmovió los Cielos y la Tierra, es decir yo veía que se levantaba una bandera altísima donde estaba escrito en forma gigante la palabra triunfo y era justo eso lo que pasó, un triunfo porque una cosa es que yo bautizara a una pobre persona que se moría de hambre donde no había ni la más remota facultad para discernir un Bautismo y otra cosa es un joven lleno de fuerzas con toda una propaganda en contra a lo largo de toda la vida y cae rendido a los pies del Señor como un pollito, ¿qué otra cosa habría por hacer que empezar a saltar y dar gracias al Señor?.

Vos dirás que nosotros te estamos usando en el buen sentido de la palabra, que te estamos tal vez manipulando, que nos estamos aprovechando de vos para lograr lo que queremos, pero no es así ni por casualidad, todo parte de la panza de la madre, en consecuencia así como yo puedo usar mi hábito porque es mío, así Jesús y nosotros a través de Jesús te usamos a vos, pero podemos usar a cualquiera de los que están presentes y los usamos con el buen sentido de la palabra, asi que a no tomarse esto como una forma así medio solapada de usarte, de llevarte y de traerte y de ponerte y de sacarte, y por otra parte vos ya estás acostumbrado a todo eso, porque siempre a vos te gusta que te aclaren bien.

El hermano Francisco habló de su aporte para el Tercer Milenio, también lo hizo Jesús y María y vos te preguntarás: ¿cuál es el aporte de la Madre Teresa para el Tercer Milenio? y yo me he propuesto meterme.

Bien, las conciencias más endurecidas y encallecidas de los hombres de aquí, de América, de todo el mundo para humanizarlos, también está dentro de mis propósitos ¿no es cierto? el problema de compartirse, porque la pobreza del mundo terminaría si compartiéramos, entonces ese será mi aporte, no es que será que va a venir, ya lo estoy haciendo porque vos sabes muy bien que soy de las personas que no pierden tiempo, no pierden tiempo, me acostumbré a no dormir atendiendo a los enfermos, no había tiempo para dormir, entonces se acostumbró tanto mi naturaleza que aquí de este lado sigo tan impaciente como siempre, voy y vengo, enloquezco a todo el mundo, pero no me doy paz hasta que logre lo esencial para un montón de personas, eso quiere decir que en el Tercer Milenio todo mal perecerá, no aparecerán otros tipos de males que obligara a otras formas de trabajo, sí, por supuesto porque el mal se las ingenia para revestirse de muchas formas diferentes y sigue triunfando en el mundo pero marchamos hacia un mundo aunque esté un poco lejano pero marcharemos hacia un mundo donde como decía Teilhard: vendrá la socialización, ahora estamos en la hominización, vendrá la socialización para llegar al Pleroma, es decir la unión en la totalidad y la posibilidad de que todos los hombres del planeta puedan oír con claridad el Mensaje de Jesús. A todos debe dársele la oportunidad de oír el Mensaje de Jesús, tal vez falten milenios o menos, no sé, pero a todos se le va a dar la oportunidad antes de la venida gloriosa de Jesús, asi que para todo eso falta mucho tiempo.

A trabajar fuerte, cada uno en su lugar, un solo pensamiento en beneficio del hombre, un solo acto de amor en el corazón de ustedes vale a los ojos de Dios una enormidad, no piensen que porque están encerrados dentro de la casa no pueden estar redimiendo a la humanidad, porque un acto de amor realizado por aquél ser extraño y lejano que ni conozco es aprovechado por el Señor para que eso se de en la práctica, entiéndanlo bien, no es cuestión de partir hacia lejanas tierras, no, empiecen por vuestra casa, empiecen viendo como digo en mis pensamientos, empiecen viendo ¿quién hay necesitado en vuestra casa?, tal vez, no de hambre de pan pero sí de hambre de amor, como digo en el cassette, empiecen por vuestra casa y sigan por la de su vecino y más y más y más y más, no se den tregua, no se den tregua.

Tengan la plena seguridad, la plena seguridad les repito que detrás de mis palabras ásperas y a veces cortantes hay un tremendo amor por ustedes y por todos los hombres, nada más que tengo mi forma para decirlo y yo no puedo cambiar mi naturaleza, aunque haya cambiado de mundo pero los bendigo muy especialmente a todos y más especialmente a aquellos que tienen en este momento sobre su persona un dolor enorme, pero sépanlo asumir, sépanlo elaborar, porque hasta la muerte en un cristiano debe ser tomado como algo natural.

Que Dios los bendiga a todos, los amo entrañablemente pero tengan en cuenta que de mi no se librarán nunca.

Amén.