Imprimir
PDF

Mensaje del 12 de Junio de 1997

Si ustedes quieren que les repita nuevamente que los amo con todo Mi Corazón Yo se los vuelvo a repetir, porque nadie se cansa de que alguien le diga: te quiero mucho, eso es lo que le pasa a Mi Madre y a Mi con ustedes, todo ese amor ustedes deben servirse para que Mi Madre y Yo les colme de infinitas bendiciones.

 

Mensaje del 12 de Junio de 1997

Habla Artemio:

... a pesar de tener la paloma en su Corazón está vestida toda de azul parece ¿no?, azul más vale medio claro, no tan oscuro, azul pastel ¿mmm?, hay un resplandor muy especial tanto en un Corazón como en el otro, con la diferencia, como ya les dije en otras oportunidades que el Corazón de María es un poco más oscuro que el Corazón de Jesús y el Corazón de María está, se puede decir, adornado con una coronita de espinas, no de flores como está en las estampitas ¿eh?, de espinas, están acá delante los dos. Jesús ha puesto su mano izquierda sobre mi hombro derecho y la Virgen ha hecho su mano derecha sobre mi hombro izquierdo, están tan cerca que tengo un calor bárbaro.

Acá estamos Señor, Señora, tratando de ver claro cómo podemos servirte, servirlos mejor, en todo caso haremos lo que ustedes quieren porque les hemos dado nuestra libertad para que dispongan de ella, pero eso no quita que siempre indaguemos más y más porque podemos caer en alguna tentación del siniestro y decir cosas que no son las correctas, entonces Señora y Señor que, se los dije otras veces, tendría que caerme redondo teniendo apenas a veinte centímetros de mi cara a vuestros Sagrados Corazones, pero no me pasa, quiere decir que todavía estoy verde en cuanto a madurez de entendimiento. La Madre y su Hijo se miran y sonríen, tienen mucha calma en el rostro los dos esta noche, una calma y lo que hace mucho que no veo Nuestra Señora no tiene nada sobre la cabeza, se le ve todo el cabello y Jesús por supuesto también ¿no? y parecería como si hubieran pasado por un lugar donde hay humedad porque está bastante ondulado, más que de costumbre, los dos, ralla al medio por supuesto y el cabello es bastante similar el color de uno que de otro ¿eh?, porque el de la Virgen totalmente destapado no me acuerdo cuando lo vi.

Digo todas estas cosas Señor y Señora no por, como una tontería, sino porque tengo que decirles a mis hermanos como están aquí ustedes presentes, como están vestidos pero lo que más impacta de todo esto es tu mirada Señor, es algo que no se puede aguantar Señor mirarte un rato demasiado largo, porque parecería que uno tiene miedo de morirse, mientras que los ojos de tu Madre Señor son de un color miel oscuro que uno pueda mirarlo bastante sin que se sienta uno como dañado, no es que vos dañes con tus ojos Señor pero parecería que estás representado Señor en esa mirada. Jesús me dice que ya me calle porque estoy hablando mucho.

Dice Jesús:

Si ustedes quieren que les repita nuevamente que los amo con todo Mi Corazón Yo se los vuelvo a repetir, porque nadie se cansa de que alguien le diga: te quiero mucho, eso es lo que le pasa a Mi Madre y a Mi con ustedes, todo ese amor ustedes deben servirse para que Mi Madre y Yo les colme de infinitas bendiciones, gracias, favores, perdones, solución de problemas y todo lo que ustedes quieran pedir. No sean cortos en pedir porque si son cortos en pedir están poniendo en duda Mi capacidad y la de Mi Madre para dar. ¡Pidan, pidan, pidan!, Yo sabré qué darles y qué no darles, no como se hace con un niño sino porque hay cosas que todavía corresponde que las tengan, hay que esperar para tenerlas, porque es cierta que una enfermedad se puede sanar de un momento para otro pero Yo no quiero violentar nada al decirles que podría sanar un recuerdo de un momento para otro, porque iría en contra de vuestra naturaleza porque ustedes tienen memoria y al tener memoria se acuerdan. ¿Qué necesidad habría en que Yo hiciera un milagro borrando de vuestra memoria algo?, ¿no sería alterar un orden?, sí, puedo hacerles cambiar de actitud ante un recuerdo desagradable, ingrato, doloroso, triste.

Hay dos personas que están pensando en que tienen una o varias necesidades urgentes, Yo les digo, que se queden tranquilos porque esas necesidades ya están satisfechas o resueltas.

Habla Artemio:

Me he distraído un rato porque Jesús me pasó las manos por la cabeza varias veces, yo no sé que gusto puede darle tocar una pelada pero..., sigue hablando Jesús.

Dice Jesús:

Mi Madre va a comenzar dentro de muy poquito, va a esbozar un programa de trabajo para que cuando esto lo conozcan las personas que pueden llevarlo a cabo, estoy hablando de gente de la Iglesia, para que cuando esas personas se enteren empiecen a trabajar en ello. El otro día ya hablé mucho, Mi Madre también quisiera hablar hoy pero no lo va a hacer, lo que dije el otro día eran palabras de mucha esperanza entonces a no desfallecer cuando ven que ocurren cosas tan terribles, ustedes están viendo algunas cosas, piensan un momento cuando los judíos entraban en las cámaras de gas, millones de hombres muertos, todos los muertos de la primera guerra mundial, cuando no se luchaba de otra forma que cuerpo a cuerpo, años y años de guerra con injusticias de todo tipo. Si ustedes comparan desde el año 1914 en adelante, incluso antes también 1910 y se ponen a observar las dos grandes guerras y las otras guerras menores, la de Indochina, es decir Vietnam, guerras triviales del África, si se ponen a tomar conciencia de todo eso lo que está pasando ahora les parecerá un juego de niños porque nunca hubo tantas muertes como en el siglo XX. Pero el problema no está solo en aquellos que mueren y que Yo recibo en Mi seno, está en todo el drama que engendra el problema de la guerra con las viudas, los huérfanos, y todos esos seres mutilados que viven una forma tan precaria, no pueden elevar una plegaria porque es tanto lo que han pasado que su mente está obnubilada y no pueden ver.

Por eso, preocúpense claro por todo lo que pasa en el mundo pero si miran un poquito hacia atrás se darán cuenta que esto parece un juego de niños al lado de todo lo que pasó pero no quiero que vean solo este aspecto de la cuestión, hay una tremenda necesidad que si bien les preocupa todas las cuestiones sociales, económicas, políticas, jurídicas, religiosas, etc., bien debe preocuparles muy especialmente el destino de todas aquellas personas que no mueren en estado de gracia y que padecen sufrimientos indecibles cuando abren los ojos del otro lado porque todavía no están en condiciones de ver la Luz.

Así que hoy les quiero dejar esta recomendación, junto a Mi Madre que asiente con su cabeza, preocuparse diariamente para que los hombres mueran en estado de gracia primero, y si no pueden morir en estado de gracia preocuparse por todas las almas que aún no pueden ver la Luz y que ustedes llaman Purgatorio, les encomiendo especialmente trabajar con mucho ahínco para sacar almas de ese lugar, que sufren atrocidades porque todavía no pueden ver la Luz.

Tomen esto como una consigna, bien clara y sépanlo con claridad para ustedes y para todos los que quieran enterarse, los hombres que viven en la Tierra son los principales protagonistas para llevar almas a la Luz, es decir sacarlas de lo que ustedes llaman el Purgatorio, con esa consigna y repitiéndoles hasta el cansancio que Mi Madre y Yo los amamos mucho, le decimos: Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)