Imprimir
PDF

Mensaje del 29 de Octubre de 2002

...El hombre perdió el rumbo y aquellos que dicen: Señor, Señor, Señor, ¿saben los que están diciendo?, no...
Mensaje del 29 de Octubre de 2002

Habla Artemio:

Hoy es 29 de Octubre, estoy mirando el aparato ( grabador ) porque no va bien como debería ir. Hoy es 29 de Octubre de 2002, día de San Onofre Patrono de los que no tienen ni pan de amor ni pan de trigo. La verdad que pan de trigo no tengo porque hoy no compré y en cuanto a pan de amor es una cosa tuya y mía Señor que no vamos a ventilar acá. Pero estoy siguiendo, hablando con el Señor y quien esta aquí delante de mi es su Mamá. La Virgen está vestida muy vaporosa con todas su ropas, que le son muy holgadas, sumamente holgadas, le sobran por todos lados y si bien es igual que la que está allá pero es más joven, es más linda, todo su manto alcanza para no sé, para tantos.

Dice Nuestra Madre la Virgen María:

"He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra". Esta expresión es la que debe pronunciar cada Cristiano todos los días: "he aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra". Pues bien si están conmigo tendrán que decir eso si no lo están bueno, es otra historia pero y ¿qué significa esto?, dirán ustedes, decirle al Señor que sí en todo pase lo que pase, cueste lo que cueste, ocurra lo que ocurra, ¿mmm?; y no hay vueltas ¿eh?, no, no, ninguna vuelta, las cosas son así de claras. Si después como no se puede decir el Magníficat, sobre todo suena lindo aquella partecita que habla sobre: todas la generaciones te llamarán Bienaventurada. Bueno, y así lo llamarán a todos los que han dicho: he aquí la esclava del Señor, entonces no podemos andar con tantos rodeos, ¿no?.

¿Qué debo yo hacer para ganar la vida eterna?, le dice el joven a Jesús, y Mi Hijo le dice: sigue Mis mandamientos, él le contesta: desde que tengo uso de razón hago eso. Bueno, muy bien, entonces ya que hacés todo eso lo que te resta ahora es tomar tu cruz y seguirme. Y como dicen ustedes por acá: y no hay tu tía. Del jovencito ese no sabemos más nada, el Evangelio no lo cita más, ¿se habrá arrugado?, ¿le habrá parecido muy pesada la cruz?, pero dejemos la historia del jovencito y vayamos a nuestra historia personal, diaria.

Cuando Mi Jesús marchaba camino al calvario se oye entre la multitud una mujer que dice: "bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron", es hermosa esa expresión, ¿ehh?: "bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron". En ese momento se sabía lo que se sabe ahora ¿no?; pero el ser humano ha llegado a un momento en la vida, me refiero por supuesto a todos los hombres del mundo porque estos mensajes van dirigidos a todos, han llegado a un momento en que ya no tienen ninguna salida.
A nivel político todo el mundo está cansado de escuchar cosas que no se hacen.
A nivel social la pobreza cada día se ensaña más con los hombres.
A nivel económico las grandes corporaciones pretenden que quede en sus manos todo.
A nivel religioso, ¿qué es lo que pasa?.

El hombre perdió el rumbo y aquellos que dicen: Señor, Señor, Señor, ¿saben los que están diciendo?, no.

Los hombres tendrán que reencontrar principios fundamentales para empezar a elaborar nuevamente su existencia. Recién dije en algún orden, podría citar el orden científico, el orden…, bueno todos los ordenes que quieran. Si digo el orden científico me da la impresión que hay muy poco que prometerle al hombre ¿eh?, muy, muy poco que prometerle. ¿ Por qué?, porque hay otras prioridades antes que el bienestar del hombre, es decir la ciencia se ha engolosinado tanto con sus principios que en un momento creyó que estaba en la cima, (en la cima con "c"), para solucionar todos los problemas y ahora esa misma ciencia se da cuenta que todos los adelantos que tuvo en lugar de estar favoreciendo al hombre le está prometiendo un motón de sinsabores.

Es decir, cito un solo caso para ilustrar, pero cuando aparecieron los antibióticos por ejemplo, que en realidad quiere decir anti vida ¿no?, bueno se usó tan mal todo, se abuso de ello de una forma tan alevosa que dentro de pocos años enfermedades que ya se creían desterradas de la faz de la Tierra, sobre todo en muchos países ¿no?, van a volver a hacer eclosión; ¿por qué?, porque ya los antibióticos no van a servir, ya no sirven ahora pero todavía algo hacen.
Y yo estoy citando solamente un caso pero habría miles de cosas que decir al respecto, ¿mmm?, cuando vean que aquellas enfermedades que estaban totalmente proscriptas del mundo ya vuelvan a aparecer con gran dolor e incertidumbre, entonces los hombres de ciencia verán que ha fracasado. Y así en todos los ordenes.

¿Saben que pasa Mis queridos?, el hombre prescindió de Dios, prescindió de Dios totalmente o casi totalmente y ahora tiene en sus manos un montón de brazas que le están quemando y no saben que hacer con ellas, entonces buscan todos los medios posibles para distraer la atención y orientarla hacia cualquier cosa, es decir hay muchos, muchos, muchos, muchos que matan el tiempo, para que el tiempo no los atormente. Yo preguntaría en voz baja y en voz alta: ¿quién es feliz?, por supuesto que en la Tierra pasan tantas cosas que no es tan simple ser feliz, pero reconozcan que todo lo bueno que tenían los hombres a su alcance lo desecharon, enterraron los tesoros y plantaron encima de él un árbol para que el árbol reprodujera el tesoro, pero el árbol no lo hizo porque no es su función, ¿mmm?.

Entonces parecería que la mayoría ha tomado conciencia que está en medio del desierto, por un lado eso es posible, por el otro no sé. Llegar a sentirse en medio del desierto es una buena forma de buscar elementos sobre los cuales empezar a edificar de nuevo. Pero le es tan difícil al ser humano, tan difícil, que sigue en medio del desierto, mira hacia a todos lados, no ve ningún oasis y ve nada más que espejismos y sabe que si se pone a caminar se encontrará con esos espejismos y nada más. Pues bien, ¿que habrá que hacer?, que Yo sepa hace muchos años les anuncié aquí que venía a traerles la proposición de la Gran Cruzada del Espíritu Santo para que le diera luces propicias, adecuadas para encontrar el camino, pero Yo no sé si la mayoría es sorda o quiere hacerse la sorda para no oír y entonces se apabulla y se llena la cabeza de cosas para seguir tirando un poco más, pero nadie se hace un planteo existencial sobre que principios empezar a edificar, ustedes dirán: ¿para salvar al mundo?, sí también, pero para salvarse a si mismos. Ustedes dirán: ¿para tener la vida eterna?, eso vendrá después, pero mientras tanto tienen que salvarse aquí en la Tierra y no solamente algunos sino todos tienen que tener un efecto multiplicador para una buena relación dialógica, llegar a conclusiones que valgan la pena. Es decir sobre las cuales el hombre debe empezar a edificar de nuevo, porque así como está sabe que esta transitando un puente cuyas maderas están podridas y en el momento menos pensado se encontrará como un náufrago en medio de la corriente, pidiendo a gritos que la corriente no sea tan fuerte y que no lo arrastre tan rápidamente a la nada.

Se han puesto a pensar Mis queridos que sensación terrible se tiene cuando uno va sobre un puente a una altura y debajo hay un torrente y se agujerea una tabla o se quiebra y uno entra en el vacío y después en la corriente. Yo no quiero quitarles el sueño por esta noche no, pero la mayoría de los hombres del planeta están transitando el puente de tablas podridas, es cuestión de tiempo nada más para que las tablas se quiebren y el hombre ya no sepa que hacer.

Ahora, si hasta los mismos animales tienen arranques instintivos que les permiten empezar de nuevo muchas veces, ¿qué pasa en el hombre?, que ni siquiera los instintos ya le funcionan, no hablemos de la razón y del corazón ni siquiera se nos ocurra nombrarlo, porque no, no funciona. Y uno los ve que van y vienen, suben y bajan, hacia adelante, hacia atrás, a derecha, a izquierda, para de alguna forma atolondrarse y no ver la realidad.

Mi Hijo hace dos mil años que les trajo un mensaje único ¿no?, y Yo les pregunto y un poco ásperamente, pónganse todos una mano en el pecho y después respondan: ¿qué caso le hicieron?, y no era cualquiera, era el Hijo de Dios y Dios mismo. Simplemente, después de la última cena les dice: "les doy un mandamiento nuevo, que se amen unos a otros como Yo los he amado". Y Yo a veces miro y miro y miro así, me paseo por tantos lugares y en realidad son tan contados los que han escuchado ese mandamiento nuevo. No, por supuesto la humanidad sigue creciendo, en pequeños grupos o a nivel individual y hay respuestas y hay soluciones pero la mayoría, Yo diría casi la totalidad, esta sorda, ciega, muda; no sabe para que lado tomar.

Yo hablaba recién del puente de madera, de maderas podridas sobre el torrente, ¿el hombre tiene conciencia de que está transitando por ese puente?. No es mi finalidad amargarles el día con esto, pero ustedes tienen descendencia y si no la tienen la tienen otros. ¿Qué le espera a vuestra descendencia?, tienen apenas veinte años o menos y ya se sienten viejos decrépitos. Habrá que sentarse debajo del árbol y ponerse a pensar con el corazón ¿qué es lo que voy a hacer con mi vida y la vida de mi descendencia?. Y yo diría que no pierdan tiempo para hacer eso, no, porque ya saben que están transitando por el puente de maderas podridas.

Yo si mal no recuerdo, he oído recién que vos dijiste, que le pediste a Mi hijo en forma compulsiva, terminante, tan terminante como dos por dos es cuatro y no me llevo nada, así de concreto le dijiste: Señor ya no tengo tanta fuerza, quiero un cireneo que me ayude a llevar la cruz. Claro ocurre que la mayoría todavía no entendió que el gran peso de esa cruz es comprender que los hombres transitan por un puente de madera podrida y que en cualquier momento caen al torrente para perderse definitivamente, pero nadie entiende que ese es el peso de tu cruz y creen que a lo mejor son quejas o macanitas que vos inventas para fomentar un poco de cariño en quienes te rodean. No sean ingenuos, el peso de tu cruz, el más pesado o lo que más pesa es que hay una conciencia plena del puente de madera podrida que el hombre transita y los cireneos que o el cireneo que vos le pedís al Señor es alguien no que venga a solucionar el problema sino que venga a hacer como un apoyo logístico para que vos acrecientes fuerzas y empieces a decir muchas cosas. Hoy durante la siesta Mi Hijo te insinuó ya varias cosas que vas a tener que decirle a este hombre que gobierna el país del Norte y que da la impresión que no esta plenamente en sus cabales y vos te preguntaste: hasta que punto ese hombre hará caso de algo. El problema no es tanto si él hace caso o no, el problema esta en que vos puedas decir lo que yo te digo o Mi Hijo te dice y haya alguien cerca que absorba también con vos todo eso y que vos sientas que participan de todo. Es decir, no sentirse tan solo en las cosas tremendas, además todos sabemos sobradamente que cuando uno sufre con un testigo el sufrimiento es menor, mucho menor.

Yo sé que algunos dirán o muchos tal vez: la Madre del Señor se ha puesto a filosofar sobre el puente de las maderas podridas, bueno digan lo que digan ¿eh? hay una realidad, un torrente abajo que se lleva todo, el hombre tiene que alcanzar la otra orilla, ¿mmm?. Pues bien, ¿qué es lo que va a crear al hombre para llegar hasta la otra orilla?, sin con esto hacer alusiones a ciertas religiones orientales que hablan de esto y que no es el momento de decir ahora si esta bien o esta mal pero, ¿como se llega hasta la otra orilla?. Cuando, repito por enésima vez, lo que tengo para cruzar es un puente de maderas podridas.

La Madre del Señor se ha puesto a filosofar sobre la existencia humana y sobre que tiene que hacer el hombre para salvarse y ¿que?, ¿no estoy haciendo bien?, o ustedes qué creen.

A veces se comete un gran error cuando se supone que los demás no tienen, ni valentía, ni fuerza, ni coraje para decir muchas cosas. Hoy tuve fuerza, valentía y coraje muchas cosas más para decirles: están en peligro. No por las amenazas del Señor y de su Madre, porque ni Mi Hijo ni Yo amenazamos con nada, nooo, para nada eso jamás, si Mi Hijo vino a traer acá el mensaje de la Misericordia, el problema es de los hombres que una vez por fin van a tener que mirar hacia adelante en serio, mientras tanto ante su mirada hay solamente que un puente con tablas podridas; y ya Mi Hijo le hará oír a muchos, le hará oír a muchos lo del puente, ya van a ver.

Aquellos que pensaron que estas Revelaciones eran así nomás dulzonas y suavecitas para rezar alguna oración más o tener alguna devoción más, se equivocaron de cabo a rabo, no, estas Revelaciones del Tercer Milenio es para despertar las conciencias de los hombres ante el puente de maderas podridas, único camino que tienen para llegar a la otra orilla. ¿Si esto es duro? y bueno porque vamos a decir que es blando si es duro, ¿si esto es terrible?, no dicen mal, ¿si esto es disimuladamente espantoso?, aciertan.

Ya es hora de pensar que usaron muy mal la libertad, nunca ninguno de la Trinidad les hubiera quitado la libertad para seguir, no, jamás, porque la esencia del hombre es libertad, pero que la usaron mal, la usaron mal y ahora ¿cómo llegamos a la otra orilla?.

Amén.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)