Imprimir
PDF

Mensaje del 29 de Abril de 2002

Mensaje del 29 de Abril de 2002

En la reunión de hoy el Espíritu Santo indica a Artemio la apertura de la Biblia y se procede a leer Segunda Carta a los Corintios – 4, la lectura es la siguiente:

LLEVAMOS ESTE TESORO EN VASOS DE BARRO:

4. Ese es nuestro ministerio. Lo tenemos por pura misericordia de Dios y por eso no nos desanimamos.

Nos negamos a callar por vergüenza; no procedemos con astucia ni falsificamos el mensaje de Dios: solamente declaramos la verdad y así, ante Dios, merecemos que nos apruebe cualquier conciencia humana.

Es verdad que permanece oscuro el Evangelio que proclamamos pero solamente para los que se pierden. El Dios de este mundo les ha vuelto ciegos de entendimiento y se niegan a creer, de manera que no ven el resplandor del Evangelio glorioso de Cristo, que es imagen de Dios. No nos predicamos a nosotros mismos, sino que anunciamos a Cristo Jesús como Señor: pues nosotros somos servidores de ustedes por causa de Jesús. Ahora bien, Dios que dijo: "Brille la Luz en medio de las tinieblas", es el que se hizo Luz en nuestros corazones, para que en nosotros se irradie la gloria de Dios, como brilla en el rostro de Cristo.

Con todo llevamos este tesoro en vasos de barro para que todos reconozcan la fuerza soberana de Dios y no parezca como cosa nuestra. Nos vienen pruebas de toda clase pero no nos desanimamos. Andamos con graves preocupaciones pero no desesperados, perseguidos pero no abandonados, derribados pero no aplastados. Por todas partes llevamos en nuestra persona la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra persona.

Así, los que vivimos constantemente somos entregados a la muerte por causa de Jesús para que la vida de Jesús llegue a manifestarse en nuestro cuerpo mortal.

Y mientras obra la muerte en nosotros a ustedes les llega la vida.

Tenemos el mismo don espiritual de fe por el que uno escribió: creí y por eso hablé ( salmo 116). También nosotros creemos, y por eso hablamos. Sabemos que Aquel que resucitó a Jesús, nos resucitará también con Jesús, y nos pondrá cerca de Él junto a ustedes. Sí, todo esto es por ustedes, para que la gracia de Dios se multiplique en ustedes y sean más numerosos los que den gracias para Gloria de Dios.

A continuación Artemio explica la Palabra.

Más tarde con la presencia del Señor escuchamos su mensaje.

Dice Jesús:

Yo soy la luz del mundo no hay tinieblas para Mí, quien me sigue les pasa todo lo mejor, y hoy les ha pasado a ustedes algo grande ¿no?, pero si supieran el valor que tienen a Mis ojos, a los de Mi Mamá, y cuando digo Mis ojos digo los de Mi Papá y los del Espíritu Santo, hoy, no me pregunten por qué, ustedes son cacharros de barro, no me pregunten por qué, pero hoy salieron tantas almas del purgatorio que ni se dan una idea.

Sí. Vos olías algo desde el comienzo, sí. Pero no voy a dar los motivos por los cuales han salido tantas almas del purgatorio. Y ese trabajo, si así se puede llamar, es por obra y gracia de ustedes y no pregunten nada.

En algunos lugares hay una forma de torreón alto que se ve desde muy lejos y en la punta del torreón hay luz, por esa luz se guían los navegantes, los peregrinos del mar. Bueno…, Yo siempre quise y quiero hacer con ustedes, y los estoy haciendo, ese torreón lleno de luz, pero el torreón que Yo estoy haciendo tiene una luz muy fuerte que se ve desde muy lejos, así también será la torre principal del Templo del Tercer Milenio, pero en este caso serán para los peregrinos que andan caminando por la tierra.

Me gusta hacer cosas inéditas, sobre todo empezando un Nuevo Milenio, cualquiera que fue un buen observador se dio cuenta fácilmente que todo esto es distinto a siempre, Yo hice que el Espíritu Santo le inspirara a muchos a través de dos milenios, ¿mmm?, pero usé otros mecanismos, otras formas y otros objetivos. Ahora, y siguiendo con las mismas palabras de ustedes desde el primer momento en que se reunieron y de paso puedo hablar así porque ustedes me entienden, no puedo hablar siempre así, sin menospreciar a nadie; bueno, quiero decir lo siguiente: a muchos les va costar aceptar las palabras que Yo digo, pero cuando en la noche estén peregrinando en el mar o en la tierra van a ver que la única posibilidad de no perderse es mirando la luz de ese faro o de esa torre, ¿perderse cómo?, en la vida, en la existencia o en todas las cosas. ¿O que creen ustedes, qué peregrino tiene una luz que los guíe en este momento?, Yo los quiero a todos, pero reconozcan que no hay líderes, no sé si les gusta la palabra, pero no hay líderes, ni religiosos, ni políticos, en ningún aspecto; tampoco hay personajes en este momento como la Madre Teresa.

Entonces cuando se peregrina por el mar o por la tierra sin una guía, se va a la deriva esperando que amanezca, está bien, ¿pero mientras tanto en la noche qué?, ¿chocar en cualquier parte?, ¿destruirse en cualquier lugar?, ¿frustrase de cualquier forma?, no.

Entonces, Mis queridos, les guste o no, sé que les gusta pero les parece que les queda grande; todo lo que Yo estoy diciendo, y Mi Mamá y los Santos no es para que permanezcan en baúles cerraditos por ahí para que dentro de muchos años alguien los destape, los mire, no. Como la Madre Teresa les digo: Mis enfermos, Mis hambrientos no tienen tiempo y Yo les digo: los hombres del Tercer Milenio no tienen tiempo, ¿de qué?, de alguien que los guíe; y ustedes dirán pero, Señor ¿quién te pasa bolillas a vos?, ¿quién te da importancia a vos?, ¿mmm?, tendría que surgir algo muy especial, algo así como un acontecimiento tremendo para que todos fijen la atención y digan: por acá va el camino, ¿mmm?, y va a pasar y los peregrinos del mar y de la tierra verán claro por donde marchar, porque hay una realidad que tener en cuenta y no se la olviden nunca: cuando uno está en medio de la noche y está desesperado por muy pequeña que sea la luz que ve a la distancia se dirige hacia esa luz, pero aquí la luz no es pequeña, se los puedo asegurar a todos, aquí la luz es muy grande. Cuando Yo les dije hace muchos años: todo será hecho nuevo, ¿ustedes creen que Yo hablo por hablar?, no che, no .

¿Y todo esto que vengo diciendo desde hace siete años tiene fuerza para guiar a los peregrinos?, lean, relean, miren y me van decir si no, solamente si Yo les digo, lean las Bienaventuranzas, lean la Parábola del Buen Samaritano, lean el Hijo Pródigo, lean especialmente el Magnificat, que allí está todo; y sin dejar ningún Evangelio, ¿por qué no insistir un poco más en el Evangelio de San Juan?.

Con que Yo les diga eso nada más y ustedes lo llevaran a la práctica, hombres de todas las latitudes, la faz de la tierra cambiaría.

Ahora, Yo les digo esto, y no es amenaza porque el Señor de la Misericordia no amenaza nunca ¿eh?, por favor, Yo les digo: por convencimiento, o por viveza, o por sentido común, o por lo que se les ocurra, ¿mmm?, cuando se sientan durante la noche en medio del mar o en medio del desierto, se van a fijar en la luz que hay hacia lo lejos y se van a dirigir hacia ella. Por supuesto que Yo no soy ningún ingenuo y no voy a creer que todos van a marchar hacia la luz, no, habrá muchos que se quedan en la oscuridad, porque ustedes habrán notado, ¡a cuanta gente le gusta la oscuridad!, ¿mmm?. Con gran dolor les digo: es una pena, pero che como son libres Yo no les puedo decir nada, hagan lo que quieran, no quieren ir hacia la luz pues bien, quédense en la oscuridad, si a ustedes les gusta; pero no desaprovechen este derroche de Misericordia, no lo desaprovechen, no lo desaprovechen.

Aquí no es cuestión Mis queridos de andar analizando tanto para ver si todos los principios enunciados en siete años están dentro de la más estricta ortodoxia, no, no ; ¿por qué? Yo les digo porque, porque esa ortodoxia que ustedes entienden es una forma esquemática, es una forma estructurada para no salir de lo que tienen entre manos, ocurre que hay muchos que temen perder los privilegios y no es justamente lo que Yo quiero, es que en el mundo haya privilegiados ¿y todos los demás que son la mayoría?, ¿mmm?.

Bueno no quiero insistir demasiado, solamente decirles: si no quieren mis palabras, porque no les caigo simpático o porque están en otra posición, al menos por sentido común y por viveza van a tener que aceptar muchas cosas. Por supuesto que cada uno tiene que seguir teniendo su libertad sin ningún problema, nunca voy a objetar eso, y además quien quiere seguir al malo, al maligno, pues bien, que lo siga; si es feliz junto a él, que siga junto a él; si es feliz odiando, pues que odie; pero eso no es lo que Yo quiero Mis queridos, ¿mmm?. Entonces todo esto que se habló en este día, que está resumido en ese pasaje de Corintios, que me gustaría transcribieran en el mensaje, háganlo, porque Yo les digo que lo hagan por los beneficios que puede traer, ¿mmm?, alguno podrá decir: están haciendo autoalabanza; y Yo les digo ¿y sobre las vasijas de barro?, ¿de que autoalabanza me hablan?, con los pasajes de Corintios es basta no hace falta que pongan el Salmo, cítenlo al lado de la expresión y el que quiere que lo lea; pero, que sepan que por más que se empeñen ninguno va a detener todo esto por la simple y sencilla razón que es la verdad, es la luz, es el camino, es todo lo que ustedes necesitan para hacer un mundo nuevo a pesar de todos aquellos que se opongan. Y ya sobradamente, lo saben, porque cuantas veces se los dije, ¿quién detiene a alguien cuando el Señor le dio la fuerza para caminar?, ¿quién?, ¡más vale no ponerse delante!, ¡más vale no ponerse delante !, porque ¿vieron?, todo es precioso, es perfecto, la Misericordia es una maravilla alcanza para todo, como les digo siempre, pero la Misericordia es amor en plenitud, y en consecuencia el amor es exigente, es exigente, y tiene que darle al hombre la oportunidad de decir su palabra por fin, ¿o alguna vez la pudo decir en esta América irredenta?, ¿alguna vez la pudo decir plenamente?, por ahí se hizo algún ruidito, que alguien se encargo enseguida de hacer callar. Van a ver muchas cosas nuevas, o alguien en ciertos lugares estratégicos que van a ser diferentes a los que están, por supuesto, por supuesto, muchos quedarán, pero otros tendrán que reconocer que ya les ha llegado la hora de retirarse a cuarteles de invierno, no por malos, sino porque sus ideas ya no producen lo que producían, ¿mmm?.

Hoy ha sido un día muy especial, para la economía divina es algo maravilloso todo lo que ha pasado, por la cantidad de almas que han pasado a gozar de la Luz del Padre. ¿Mmm?. Y por otro el espaldarazo total y definitivo que le doy a Artemio y sus seguidores, ¿oyeron bien?, que en última instancia es decir: me he dado un espaldarazo a Mi mismo para que prevalezcan Mis principios, ¿mmm?, todo esto se vuelve más hermoso Mis queridos cuando quien se los dice es el Señor de la Misericordia, ¿mmm?, el Señor de la Misericordia que junto a Su Mamá con la Gran Cruzada del Espíritu Santo, para que entiendan bien lo que es Mi Misericordia, ¿mmm?, puedan hacer todo lo que se proponen ustedes.

¡Qué contenido el de las vasijas ¿no?!.

Bueno, Yo quiero distraerlos un poquito más a pesar de que estoy largo hoy, estoy un poco largo, pero vieron no todos los días puedo hablar de la misma forma, ustedes deben entenderlo, quien viene de lejos y busca una palabra de afecto Yo no le puedo salir con algunos principios medio fríos que no entienden, tengo que decirle cincuenta veces que los amo, y es cierto, pero no le puedo decir otra cosa ¿verdad que me entienden?. Entonces por eso estoy un poquito largo hoy, un poquito largo, espero que Mi Mamá no se entusiasme tanto y hable demasiado, pero el que tenía alguna duda en su interior, ¿mmm? y se los digo socarronamente, el que tenía alguna duda en su interior que la tache porque con todas las evidencias que les di, ya no puede dudar, ya sería una exageración, dudar, ¿dudar de qué?, y además todos están esperando lo que Yo les estoy diciendo, ¿o no es así?. Ya sé que por la mente de muchos pasa: palabras lindas palabras, digo de los muchos que me van a leer, el Señor no dice palabras porque sí, no las dice porque sí.

Amén

Dice Nuestra Madre, La Virgen María:

Tengo que conservar los moldes un poquito rígidos de la Madre de Dios y no tener esas conversaciones que tenemos por ahí en privado, porque todos saben que a veces en privado se dicen muchas cosas, pensadas por cierto, pero con otra expresión, eso expresión, ¿vieron con qué autoridad les habló Mi Hijo?. Que hermoso todo ¿no?. Saben estoy tan contenta por todas las almas del purgatorio, de la oscuridad, que han pasado a la luz, ¡ohhh!, ¡ que maravilla!, cuando se van a acostar piensen que van a estar por ahí rondando algunas, no para molestarlos, sino para darles gracias aunque sea en silencio; y ya estoy develando cosas que Mi Hijo dijo que no quería develar.

Bien, les digo hoy: para entender bien todo lo que dijo Jesús gástense un poco las rodillas pidiendo al Espíritu Santo, pídanlo con fuerza, pídanlo con confianza, pídanlo con fervor, pídanlo con ganas, ¿para qué?, para entender; ustedes piensen los discípulos estaban como adormecidos en cuanto a las verdades esenciales, después de Pentecostés todos son unos bochos que hablan de lo mejor y entienden todo, ¿no les gusta a ustedes lo mismo?, bueno, pídanle al Espíritu Santo con toda la fuerza que corresponde, con mucha fuerza, una, dos, cincuenta, mil veces si es necesario, hasta que la mente se les ponga trans-pa-ren-te, ¿ehh?. No lo hagan después de una cena opípara, háganlo cuando han comido nada más que lo necesario, porque cuando uno tiene mucha sangre digiriendo la comida, no puede andar pensando tanto en el Espíritu Santo; como decían en la Edad Media, cuando se piensa en el genio nadie se lo imagina en banquetes. En este caso el genio de la fe ¿mmm?, piensen como los apóstoles quedaron borrachos ¿qué les pasa a estos hombres que son las nueve de la mañana y ya se andan tambaleando por la calle?, bueno, quiero que ustedes también tambaleen, tambaleen aunque sea en la pieza de ustedes, porque los ha tomado el Espíritu Santo; ¿y saben como obra el Espíritu Santo?, de repente en un momento, sin necesidad de esperar tanto, les dice un montón de cosas, les revela de repente todo, prueben, prueben y me va a decir. De repente ven clarísimo todo aquello que les parecía oscuro, oscuro o que nunca habían entendido o ni siquiera se habían puesto a pensar.

Además díganle al Espíritu Santo que los visite diariamente con toda su sabiduría y con todos los dones, pídanselo, no se olviden que Yo soy la intercesora para dar los dones, entonces pídanle todos los dones posibles che, ¿eh?, ¿mmm?, como van a aconsejar si el Espíritu Santo no les enseña, como van a ser prudentes si el Espíritu Santo no les enseña, como van a tener el don de la palabra si el Espíritu Santo no les enseña, ¿eh?, claro pueden hablar muy bien pero no dictado por el Espíritu Santo que es otra cosa, ¿eh?, las palabras que dice el Espíritu Santo, que les inspira a ustedes es como una especie de "fogonazo" que ilumina todo de repente, les pido Mis queridos pídanle al Espíritu Santo, pidan y pidan y pidan y pidan, ¿eh?, pidan ven Espíritu Santo, ven Espíritu Santo, yo quiero saber, quiero conocer, quiero sentir lo que es la Misericordia del Señor, yo la quiero sentir en mi pecho, porque yo la quiero desparramar por el mundo, ven Espíritu Santo, ven, lléname de eso. Y les digo una cosa: cuando el Espíritu Santo les da algo ya no se olvidan más, nunca más. Cuando el Espíritu Santo les da algo no se los retira nunca más. Ustedes dirán ¿y si nos volvemos pecadores y zaparrastrosos?, si los digo a ustedes es porque no se van a volver ni zaparrastrosos ni nada por el estilo. Pidan el Espíritu Santo con fuerza, con mucha fuerza, ¿mmm?, ahora aguántesela después si se marean, si ven luces, si tienen muchos anuncios, si les dan muchos compromisos, muchas cositas eh…, nunca nada que no puedan hacer, porque es dócil y sabe entenderlos a todos, ¿eh?, ¿saben?, no tengan miedo de decir : si el Espíritu Santo me da demasiado y después yo no me las aguanto, no, no, no, el Espíritu sabe cuánto darles, además esta el otro aspecto de la cuestión, revisen las palabras de Corintios y después, y después me dicen, revisen esas palabras una, dos, diez veces, hay frases sobre todo, hay frases, hay frases, algunas son ilustrativas pero algunas son punzantes que como un estilete se mete en el alma y no sale nunca más, eh.

Ay Mis queridos, ¡cuántas esperanzas tengo puestas en ustedes!. ¿Saben cuánto que los amo?, ¿mmm?, cuando ustedes cantan "tenemos una Madre que nos ama "que razón que tienen, porque los amo y porque los amo les estoy pidiendo un montón, pero nunca más de lo que ustedes pueden dar, quédense tranquilos, y también quédense tranquilos aquellos que llegan tarde a su casa, porque nadie les va a decir nada, ¿eh?, el Señor tiene organizado siempre todo, porque Mi Hijo, mmm, bueno ¿que madre no quiere a su hijo no?, pero aquí hay una pequeña diferencia Mis queridos, que Mi Hijo es el Hijo de Dios, ¿mmm?, una pequeña diferencia, todas las madres quieren a sus hijos, pero Yo les estoy hablando del Mío como Hijo de Dios, y a ustedes como herederos de su gloria, que no es poco decir.

No quiero abusar de nadie, no quiero abusar, pero sepan, sepan, que hoy han llenado todas mis complacencias, hoy estoy tan contenta que ustedes no se pueden dar una idea, hoy ( no pregunten por qué), es un día de gloria, es un día de gloria que nunca alcanzarían a medir y tampoco se lo propongan, porque no hace falta.

Amén

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)