Imprimir
PDF

Dialogando con Artemio (Continuación)

Continuación del anterior.

Ahora me interesa decir esto, la Virgen María prometió, como Nuestra Señora del Carmelo, prometió que: quien lleva su escapulario arriba, arriba de su cuerpo, una vez que haya muerto no pasa el sábado siguiente sin que esté junto al Padre, y tuve la comprobación clarísima con mi hermana que falleció un día viernes a las 5 y media de la tarde y a la 1 menos 20 (delante de testigos) apareció aquí en mi casa de la mano de Jesús, es decir 10 minutos que había empezado el sábado, porque ella llevaba siempre el escapulario de Nuestra Señora del Carmen, por las dudas para aquellos que creen que la Virgen hizo promesas y después no las cumple, esto les indica que no es así. Ahora esto puede creerse o no, son Revelaciones Privadas por supuesto, pero pruebas al canto, en el caso por ejemplo de mi hermana, bueno un ser conocido uno sabe que ropas puede tener puestas pero en el caso de otras personas que fueron totalmente desconocidas para mí, se aparecen o están normalmente con la vestimenta (generalmente) que tenían en la caja mortuoria, no siempre, pero generalmente; entonces al describir los vestidos o los trajes lo que sea, con detalles, ¡con detalles! entonces eso le da seguridad a la persona de que uno no le está mintiendo o está fabulando porque le da lujo de detalles. Es interesante saber también, y esto comprobado por un investigados, las personas que llevaban anteojos aquí sobre la tierra del otro lado, cuando se aparecen a uno para identificarse, siguen teniendo los anteojos, y… para ser preciso hasta el color del marco y todo para que pueda identificarlo, todas esas cosas son ( pienso yo) gracias del Señor para que a uno le crean las cosas que uno les dice, porque no es lo mismo decir llevaba anteojos porque uno puede tomarlo eso… no sé… o por casualidad, que decirle llevaba anteojos con este tipo de marcos, de este color o bien por ejemplo describir todo el atuendo de las personas que tenían…, no solamente en la caja mortuoria, sino también ropa que pertenecía a ella y que estaba en su ropero, claro una cosa es de gente conocida, (como el caso de mi hermana), pero otra es de gente que uno no ha visto nunca jamás, esos detalles hacen que la gente crea o crea, por más que sean Revelaciones Privadas. Un detalle que no hice ver es que normalmente odas las personas del otro lado rejuvenecen, es decir el Señor las presenta en un estado de plenitud, no como personas viejas, salvo que ha veces haya algún detalle si llevaba bastón o no llevaba bastón para que los familiares lo puedan ubicar mejor, ¿no es cierto? … entonces sí, pero si no siempre muchos más jóvenes y con ropas de jóvenes; muchas veces yo le he reprochado a mí mamá, ¡pero mamá como tenés esos vestidos tan cortos! si ella cuando murió con 83 años los llevaba a mitad pierna, claro pero yo tengo que tener en cuenta que ella tendrá 50 años como se me aparece, entonces me llaman la atención sus vestidos cortos; estos son pequeños detalles que no hacen a lo esencial pero sí sirven para ilustrar. En cuanto a los chicos normalmente las criaturas, tengan la edad que tengan, siguen creciendo del otro lado, niños abortados por ejemplo o niños perdidos aunque hayan tenido minutos de vida nada más porque ustedes saben que ni bien la persona es fecundada ya es una persona ¿no es cierto?, siguen creciendo, siguen creciendo y normalmente 13, 14, 15, 16 años se mantienen en ese estado de plenitud, sean los niños que murieron siguen creciendo o bien los chicos abortados o lo que sea, es decir no permanecen pequeños, a veces el crecimiento es más vale rápido, otras veces no tanto, hay casos en que se mantienen de la misma edad en que murieron si tenían 13 o 14 años, otras veces como un chiquitín que murió de dos yo a los dos meses o menos lo vi ya como con siete años o seis años, Tomy por testigo.

Eso es interesante para ver que cuando nosotros pasamos al otro estado, ni bien cerremos los ojos, pasamos a un estado de plenitud, no con los achaques de la vejez si somos personas de edad sino con la lozanía de un momento de plenitud de la persona y esto no solamente en el rostro se ve sino también en todo su cuerpo, en los peinados en los cabellos por eso a veces, no siempre, a veces las personas aparecen con esos peinados que tenían cuando tenían esa edad, otras veces no; me llama la atención por ejemplo que la Madre Teresa siga sin tener del otro estado de plenitud, porque se le ven todas las arrugas como ella tenía; por eso no parece haber una regla general de encontrar el estado de plenitud, en general sí pero hay excepciones, el Mahatma Ghandi por ejemplo vestido así a la usanza que él tenía siempre está más joven pero no tanto, y Golda Meier también yo la he visto un poquito más joven pero no tanto, y aquellos que han visto la película de Ingrid Bergmann representando a Golda Meier pueden pensar que es así del otro lado, es decir se asemeja mucho a la representación que hace Ingrid Bergmann de ella.

P.: ¿Cómo es tu relación personal con Jesús?

R.: Debo reconocer que años atrás era más asidua, más intensa, es decir para usar un término vulgar nos tocábamos más, pero yo creo que me quedó a mí como una especie de…traumita, una vez que Él, estando en la casa de Hugo, me abrazó fuertemente, yo estaba arrodillado, Él me abrazo fuertemente y yo apoye mi cara sobre su pecho y sentí el relieve del corazón, y… las manos rodeaban mi cuello y cometí una torpeza que todavía no me la perdono, yo sé que Él no lo tiene en cuenta, pero yo no me lo perdono porque fue una torpeza, ¿por qué torpeza?, porque ante tanta manifestación de afecto, yo teniendo, sintiendo en mí frente y en mi cara los relieves de su corazón latiendo y todo el calor de Él, torpemente se me ocurre decir: "Señor podrías sanarme de la hernia de hiato", era porque en ese momento me tenía tan preocupado y tan afligido que no la aguantaba, no la aguantaba, entonces Él me suelta un poquito y me dice: "no, con mi gracia te basta", pero a mí me quedó, me quedó así la sensación que nunca más me abrazó de esa manera, yo siento que cometí con Él un abuso de confianza… y cada vez que pienso eso me siento mal, yo sé que el problema no es de Él conmigo, el problema mío con Él, es decir lo sentí tan cerca, sentí que todo era posible y a mí me preocupaba sobremanera mi hernia… porque hay que tener la hernia de hiato para saber lo que es cuando duele de verás, te parece que te morís porque se asocia con el dolor del infarto y duele hasta la garganta, para mí tengo presente ese momento como si hubiera cometido un abuso de confianza y me lo reproché cincuenta millones de veces… y… "con mi gracia te basta" es cierto… al pensar en eso me veo tan tremendamente humano, tan gusanamente humano que siento todavía vergüenza y calor, me da calor por haber sido así torpe, porque en ese momento donde el Hijo de Dios y Dios mismo te abraza, sentís en tu rostro el relieve de su corazón latiendo y ocurrírsele de hacer un pedido, me parece que es… hasta una chiquilinada, algo… bueno en todo sentido torpe, bruto ¿no?, y eso me dejó como una especie de… resquemor, de esa forma nunca más me abrazo, aunque me abrazó muchas veces, pero de esa forma no. Hace pocos meses me acuerdo yo, cuando de repente llega aquí y me dice: "ponete de pié" y me abraza con toda la fuerza y… después me coloca las manos sobre el hombro, ( no me acuerdo que es lo que me dijo, eso está en una Revelación) pero sé que yo le dije, Señor estoy como asustado porque de repente apareces y me pedís que me ponga de pié… y vos me abrazas, yo siento tu aliento Señor en mi cara y entonces no, no sabía como explicarme lo que estaba pasando, entonces te dije: Señor explicame, y vos me explicaste.

P.: ¿Podrías describir las llagas en el cuerpo de Jesús?

R.: Todas las heridas, todos los golpes, todas las llagas que hay en su cuerpo porque son muy numerosas, cuando trae las vestiduras así tan rotosas se ve debajo, pero…, creo que en tres oportunidades el día de Jueves Santo Él se aparece totalmente desnudo…, no…, más ya en el 96 apareció desnudo, fue cuando yo le dije: !Señor porqué tenés tanta sangre en los órganos genitales!, y Él me dijo: "yo supongo que conoces historia como para saber que los romanos tenían la costumbre de pinchar los testículos", en esos casos que estaba así desnudo no se sentó en el sillón, se sentó en el suelo entre mis piernas, la cabeza apoyada en mi pierna izquierda y los cabellos totalmente llenos de saliva, totalmente…, frío, sin corona de espinas pero con todas las lastimaduras y durante media hora se quedó apoyado ahí, tanto que cuando Él se levantó me quedó la pierna acalambrada, incluso yo le pasaba la mano por el cabello lleno de saliva y la señora que tenía en el frente, que me estaba mirando, ella veía que mi mano desaparecía detrás de la cabeza cuando le pasaba la mano en la saliva.

Normalmente los salivazos causan repulsión, pero en este caso a mí nunca me causó repulsión, nunca…, nunca, nunca. Ahora me admira, cuando Él viene desnudo, me admira como Él se muestra totalmente sin tener la mínima aprensión por mostrarse así desnudo. En esas oportunidades es cuando le vi el hueso que está sobre el hombro derecho, que en parte es clavícula también, está totalmente sin ningún músculo ni ningún tendón, está pelado, entonces eso me hizo corroborar que la herida que a Él más le duele es la del hombro derecho y a mí me está regalando últimamente, y me lo corroboró el médico que me atiende la columna al que a veces voy para que me la ponga en orden, me dijo que él no podía hacer que dejara de dolerme la coyuntura y todo lo del brazo derecho, porque supongo Artemio, me dijo, que esa es la cruz que usted está sintiendo, yo no lo creía del todo pero al venir las palabras de un hombre de ciencia y verlo con esa humildad tan grande de decirme: no le puedo quitar ese dolor porque es la manifestación de la cruz, y esto pasó hace… ni diez días. Yo levanto la mano para bendecir y no hay ningún problema pero si quiero levantarla distinto no la puedo levantar, para bendecir la levanto en alto sin que me duela nada pero sino no, y se me endurece también. Por eso es que también hay toda una devoción por la llaga del hombro derecho, ahora cuando por la noche yo me recuesto me acuesto sobre alguna de las llagas de Él, me da como lástima recostarme sobre la llaga del hombro porque le debe doler tanto y me recuesto sobre la llaga del costado y me duermo pensando que estoy sobre la llaga del costado. Ahora en los mensajes de estos días hay un mensaje maravilloso sobre todo esto de su cuerpo, ¡es realmente algo inédito!, ¡no tiene comparación con nada!, ¡nos tomo de sorpresa a todos!, fue el martes; el día de Nuestra Señora de la Esperanza, yo diría que es casi una oración de sanación, fue el martes el día de Nuestra Señora de la Esperanza.

P.: ¿Podrías contarnos como es cuando le pasas aceite en los pies a Jesús?

R.: El Hijo de dios y Dios mismo no creo que necesite que yo le pase aceite en sus heridas de los pies porque el Hijo de Dios ya no debe tener tantas heridas en los pies al caminar, pero yo supongo que eso es para corroborar más aún su humanidad…, en varias oportunidades me hizo ponerle aceite en las heridas y… también colaboraban en esos momentos dos perritos, una que vive todavía y uno que ya ha muerto, (ha muerto porque alguien lo destruyó), me refiero a Felipe, Felipe tenía un poder especial de sacar todas las costritas, él sacaba todas las costritas, y Violeta ella lame, lame de una forma que al día siguiente uno ya no tiene más la lastimadura, porque todos saben que la saliva del perro es un muy buen desinfectante. Esa limpieza de los pies… con aceite hubo un tiempo en que no se hizo, yo pregunté ¿por qué? y Él me dijo: porque el aceite de oliva que tenés está rancio… me dijo: tenés que ir a comprarla, ahí Silvia me dio el dinero y dijo: cómprale el aceite para Jesús, traje el aceite, vino con las llagas y le apliqué el aceite nuevo que había traído, pero con el aceite que esta rancio ahí no sé que hacer, no me animo a tirarlo, esos algodones con aceite que fue usando a través de los años están en una cajita (que yo te mostré), donde se ve la linfa y también un poquito de sangre, eso era un puñado de algodón grande pero la gente se fue llevando de a pedacitos como reliquia…, lo interesante es que al tocar ese aceite rancio es de muy mal olor, pero al rato se pone…, es como un perfume…, últimamente tengo allí un algodón grande lleno de aceite de cuando le alivié los pies. Yo supongo que eso tiene un simbolismo porque le debe doler mucho más la llaga del hombro que las rajaduras de los pies, pero que tiene el simbolismo del Cristo caminante que va por todo el mundo buscando a todos los hombres, lo tomé por ese lado como un simbolismo del Señor caminante, es decir el Cristo que pasea entre los hombres, que camina entre los hombres y que también aspira a que otro hombre le saque un poco el dolor de esas heridas de sus pies, porque también pediría aceite para su hombro, pero al contrario, lo único que se ve del hombro es que dos por tres se levanta la túnica porque la tiene pegada, hoy mismo se notaba que la tenía pegada. Si todo sigue sangrando como hace dos mil años o al menos la linfa sale…, sangre y linfa, se supone que como cualquier herida, que cualquiera tiene se pega a la tela y eso debe molestar. Una vez también, en una ocasión, me pidió el pañuelo para secarse las lágrimas y debo reconocer tontamente que no sé en dónde está ese pañuelo ahora, fue en una oportunidad, hace ya bastante tiempo en el 97, cuando yo le dije: Señor, estaba un poco calentito yo, y le digo Señor sentate a la mesa porque en esta mesa senté a todos los desocupados, cuando Él se sentó, tenía una túnica gris desteñida y… el rostro que había pasado por la tierra al caerse las lágrimas le habían dejado todas huellas, ahí Él me pidió el pañuelo para enjugarse el rostro, no me reprocho haber perdido ese pañuelo es posible que se lo haya llevado alguno, como él que me sangraba anoche se lo llevó Roque, no me lo reprocho yo porque las reliquias de Jesús… , en esta casa… yo ya no sé que no es reliquia de Él porque todo lo está tocando, todo, todo…, Él por ejemplo va a mi pieza y se sienta en la cama, entonces se sienta en la cama con lo cual yo tendría que sacar esas sábanas y decir: esto es reliquia, eso es bastante seguido, o bien el recostarse ( una sola vez creo que se recostó al lado mío) y a pesar de toda la confianza que uno puede tenerle, empezó a sonar el teléfono y yo ni siquiera me animé a decir una palabra, el teléfono dejó de sonar porque me daba…, que sé yo, cruzar con la mano sobre el cuerpo de Él; en esas oportunidades por ejemplo, Él tiene la costumbre de apoyarse en la esquina del ropero con las manos atrás como se apoya cualquier persona, y… cuando se sienta en la cama muchas veces se toma con las dos manos la rodilla, y hace ir y venir la pierna, en esas oportunidades es cuando yo veo a la perfección los vellos de las manos y de las piernas, porque se levanta un poco la túnica, ¡esas cosas son memorables!, son memorables porque la cuestión fundamental es que de repente uno no puede menos que preguntarse: ¿Por qué yo tengo que tener este privilegio de tener al Hijo de Dios y Dios mismo sentado en mi cama?, o bien su forma de ponerse también es pasando la mano detrás, para el otro lado y apoyándose así. Mientras que la Virgen, será por su condición de mujer, nunca se sienta en la cama mía, excepto una sola vez, se sienta en la cama de al lado, como una delicadeza de mujer supongo, ahora la única vez que se sentó en mi cama es cuando me sacó el corazón del pecho y… con una mano ( lo sacó con la derecha), lo puso al corazón en la izquierda… sacó el corazón de ella y lo puso en el lugar del mío, y me dijo: ( ya una vez me lo habían regalado pero no así en esa forma, porque era un día que terminaba el año y faltaba media hora para terminar el año y yo decía ¿cómo puede ser que el último día no vengan…? y ya estaba como un poco intranquilo yo, entonces llegaron los tres, Jesús, María y la Madre Teresa, y ahí María tomó el corazón mío, lo sacó, lo vi todo así, todo achicharradito y yo le dije: ¿Qué vas a hacer con él? Y ella me dijo: me lo llevo para restaurarlo, puso el de ella en mi corazón, en ese momento siento un ruido en el piso de madera de mi pieza y eran las rodillas de la Madre Teresa, que dijo simplemente: Quiero adorar en tu pecho el corazón de la Madre de Dios. Después de todo eso ( ya antes Jesús me había hablado un poco diciéndome que habían pensado regalarme con Su Madre, porque normalmente los regalos me los hacen, o me lo hace Él o me lo hace Ella, para mí cumpleaños o para alguna situación especial, nunca hace un regalo cada uno sino siempre lo comparten, tal vez estos detalles no digan mucho pero para mí dicen un montón), no se iban, no se iban estaban allí, yo no hablaba, ellos no hablaban, todos nos mirábamos entonces yo… quise tomar el grabador pequeño para hacer lo que hacía todas las noches, renovar las promesas del bautismo, entonces la Madre dijo: no, esta noche no, dice: acostate, apaga la luz y dormí que nosotros nos quedamos velando… y efectivamente apagué la luz y me quedé inmediatamente dormido. Escenas así, podría relatar tantas, tantas, tantas, pero son Revelaciones Privadas nada más, que pueden o no ser creídas, nadie tiene obligación de creerlas, en absoluto.

Noto por ejemplo que tanto María como Jesús, cuando no está el grabador de por medio se sinceran un poco más, como no hace tanto mientras alimentaba los pájaros María estaba conmigo y conversaba, el diálogo que teníamos era bastante… hasta jocoso, porque yo me permití hasta la chanza de decirle: Madre no podés negar que sos una mujer, y ella me dijo: por supuesto que soy una mujer, pero se han demorado un poco mucho en reconocerlo, porque recién el Papa Pío XII en el año 50, (1950), declaró el dogma de la Asunción de María a los cielos en cuerpo y alma; lo que yo le había dicho venía a propósito de cierto comentario que me hizo de algunas personas, así como lo hace cualquier mujer ¿no? …, es decir donde demostraba incluso un poquito de celos por la situación que había vivido, fue por eso que yo le dije: no podés negar que sos mujer, por supuesto dijo ella, tengo naturaleza de mujer.

DIALOGANDO CON ARTEMIO... (continuación)

Entrevista del 28 de Diciembre de 2001

Pregunta (P.): Si bien hay muchas fechas especiales a lo largo del año. ¿Qué nos podés decir hoy, en esta fecha tan especial?

Respuesta (R.): Hoy es 28 día de los Santos Inocentes. Cuando los Reyes Magos llegan lo van a ver a Herodes Antipas y le dicen: Nosotros sabemos que a nacido un niño acá… y Herodes les contesta: A si… no sabía yo …., bueno cuando lo encuentren me pasan a decir donde está, pero los Reyes Magos no eran tontos y se dieron cuenta que Herodes quería saber dónde se encontraba para tomar alguna medida, entonces el Ángel del Señor le avisa a María y a José que huyan y… (a todo esto ya los Reyes se habían ido porque se quedaron unos días ahí, pero se fueron por otro camino), ahora les digo esto porque es hermoso. Cuándo parten María y José van a Egipto ¿no?, y en una oportunidad María me dijo "yo me sentía en tierras extrañas donde nada me recordaba aquello que amé", (esa es una expresión del Antiguo Testamento); bueno empiezan a andar por el desierto… caminan, caminan, la Virgen y el Niño van sobre el burro y José va de a pié… ahora les voy a describir… se va cayendo el sol y divisan, no muy lejos, unas cuantas palmeras ( yo les estoy describiendo lo que veo, ¿eh? …) van caminando, se acercan y es un oasis; bajan todas las cosas del burro y ellos lo primero que hacen es bajarse hasta el agua y refrescarse, María se refresca la cara, (por supuesto), el cuello…, pero no se bañan ninguno de los dos, José mete la cabeza debajo del agua… (José tiene el cabello que le llega casi hasta la espalda, tanto tanto no, pero casi hasta la espalda), después de refrescarse…, la Virgen con la mano refrescó sus pechos y le empieza a dar de comer al Niño.

A todo esto, José se sube a una palmera de las que están cerca y empieza a sacar las partes bajas de las hojas para hacer fuego, pero se encuentra que la palmera también tiene sus frutos, los encuentra José a esos frutos, (yo diría ¿quién los había puesto ahí?, no sé), entonces José baja…, los pedacitos de madera para hacer fuego los había tirado mientras los arrancaba, pero los frutos los trae en los bolsillos y adelante, no sé porque adelante si tenía algún bolsillo o algo por el estilo…, cuando baja higienizan las frutas que trajo José, en el agua y María y José comen, como cualquiera de nosotros come, el Niño mientras tomaba el pecho. José enciende fuego, a la manera primitiva, pero no cocinan nada, posiblemente el fuego era para iluminar el ambiente. El oasis no era muy grande, digamos un diámetro de cinco metros, rodeado por varias palmeras y otros arbustos bajos, y también había plantas parecidas a la ensalada amarga que nosotros comemos, pero no eran ensalada por supuesto; José dice: es comestible esto… y toma unas cuantas hojas las lleva dónde está María y… envuelven los frutitos en las hojas y comen los frutitos envueltos en las hojas, ¡es hermosa la escena!.

Normalmente los oasis en el desierto tienen siempre carpas cerca dónde acampan los que pasan por allí, tribus de beduinos, etc… que circulan por el desierto.

Y vuelvo a repetir lo del fuego… no tenía otra finalidad que luz y un poco de calor porque en el desierto por la noche refresca mucho… ¿no?, José está de rodillas sentado sobre sus talones cerquita de María que está sentada sobre algo, como un poquito de tierra de esas que bajan hasta el oasis y allí, ¡es una escena hermosa! donde la familia, José, María y el Niño casi sin decir palabras tienen una felicidad muy grande, pero a su vez José tiene los ojos un poco preocupados, porque también no están lejos y teme, como cualquier ser humano teme, que pudieron haberlo seguido, pero no, como los reyes habían despistado muy bien.

En el mismo momento en que María, José y el Niño están en el oasis pasando un momento hermosísimo…, el Niño tiene como un resplandor y los pechos de María también tienen un resplandor, María lleva un vestido celeste, azul desteñido y sobre eso una capa roja, José usa esos ponchos que tenían los judíos, con esos dibujos tan… característicos, porque hacía frío, siempre en la noche en el desierto hace frío…, a todo esto allá Herodes organiza la gran matanza de los inocentes, es decir se habla de que hasta los tres años…, todo niño hasta los tres años tenía que morir, pero la verdad es que mataron más grandes también, cientos y cientos de niños murieron…; Herodes Antipas quería terminar con el Redentor, luego de esto descansan allí (por supuesto) María y José…, a la luz de las leñitas de las palmeras que había bajado José, descansan con toda la tranquilidad que tiene el desierto, no había nada de viento…, nada en absoluto, ¡la escena es maravillosa! porque el resplandor que sale del Niño, de la cara y de los pechos de María es más intenso que… el fuego de las leñas, y están como embelesados, hablan muy poco, nada más que los esencial, es decir hablan en silencio, están como en una adoración constante del Niño y esto es lo que se va a repetir siempre, tanto María como José a lo largo del tiempo, siempre van a mirar a Jesús como embelesados, o sea no tienen plena conciencia de todo lo que va a pasar, pero bastante ¿no? … por supuesto…, y a la mañana siguen adelante…, ya en Egipto se instalan, José busca algunos trabajos y trata de pasar inadvertido, cambia sus ropas, María también para que no hubiese ningún detalle que pudiera delatar la presencia de ellos. Ahora aquí donde ellos permanecen pasan, todo el tiempo que reina Herodes Antipas, recién regresan a la casa de Nazaret cuando muere Herodes.

P.: ¿Cuántos años tenía Jesús cuando regresan a Nazaret?

R.: Jesús regresa cuando tenía… siete años… .

Ahora hay algo importante que tenemos que descubrir siempre, digo descubrir siempre porque… en cuestiones religiosas por más que uno piense algo que ya pensó, al pensarlo de nuevo lo enriquece…, lo enriquece por obra del Espíritu Santo, es decir a mayor conversión nuestra… entendemos más de una situación que nos habíamos enterado antes, no es como una ideología o un tema equis donde se dan los datos y punto, en materia religiosa (esto valga para todo) a medida que avanza nuestra conversión se van entendiendo más, más, más las cosas… tanto que… San Francisco de Asís dice que hasta la hora de nuestra muerte continúa nuestra conversión. En cuestiones religiosas nadie puede decir: llegué a entender todo, no, uno sigue entendiendo un poquitín con la mente y el resto con el corazón (la Virgen dice el corazón es una bomba que bombea sangre pero uno identifica el corazón con las emociones y los sentimientos) entonces la conversión se realiza en las emociones y en los sentimientos; las conversiones intelectuales normalmente, normalmente son muy magras… y no tienen lo esencial… por eso Jesús dice siempre que hay que razonar con el corazón, y no dice mal porque quién distingue los valores, quien descubre plenamente los valores siempre lo hace a través de las emociones y los sentimientos. Lo que acabo de describir yo, la escena de Jesús y María al lado del oasis, si yo lo pienso me dice muy poco, pero si yo hago intervenir mi corazón, es decir mis emociones y mis sentimientos, ¡tengo una escena tan maravillosa! de esa familia errante en medio del desierto donde… parecería todo programado, ¡ese Niño resplandeciente!, y lo que me llama la atención es que así como resplandece el rostro de María, resplandecen sus pechos…, ¿han visto ustedes que poco se habla de los pechos de María?, ¿han visto ustedes de lo poco que se habla, o prácticamente nada, de los pechos de Nuestra Madre?, ¡que pena!… .

Estaba diciendo, de lo poco que se habla de los pechos de Nuestra Madre.
Y esto lo digo para redescubrir el valor inmenso que tiene ese líquido que emana de los pechos de la mujer, y María totalmente mujer amamanta a su Niño, en este caso no hablamos de cualquier Niño ¡hablamos del Hijo de Dios y Dios mismo!.

Si los hombres pensáramos un poquito nada más en el sentido de la vida que tienen los pechos de una mujer ¡cuántas cosas cambiarían!. Los pechos de una mujer representan la fecundidad, representan la vida, representan algo tan maravilloso…, porque ese líquido que emana de ellos, no solamente de María sino de cualquier mujer, no es leche es amor ( está comprobado por la ciencia que la leche materna tiene tantas propiedades que el que pudo tomar leche materna puede considerarse muy feliz, por montones de motivos), además me demoro un poquito en esto para señalar la humanidad plena de Nuestra Madre, la Mirada Casta y Limpia de José y… que el Hijo de Dios y Dios mismo se haya nutrido con aquel líquido maravilloso que producía un cuerpo humano, repito… ¡no era un Niño cualquiera!, ¡era el Hijo de Dios y Dios mismo!.

Si todos aquellos que no tienen en cuenta a la Madre del Señor se detuvieran un instante en pensar lo que acabo de decir empezarían a ver a María de otra forma, ¿cómo yo puedo adorar a mi Señor Jesús e ignorar que ese cuerpo fue creciendo con lo que emanaban los senos de su Madre?. ¿Cómo yo puedo adorar al Hijo y olvidarme de Su Madre?. Esto es sencillamente ¡tremendo!, a través de la historia Nuestra Madre fue considerada de muchas formas, digo culturalmente, pero Su Hijo la nombra ¡Corredentora! y ¡Reina y Señora de todo lo creado!, decir ahora eso es fácil, pero decirlo en una cultura dónde la mujer era lo peor…, cambia mucho las cosas…, además dice el Evangelio "y se hizo carne y habitó entre nosotros", ¿en dónde se hizo carne?, ¡en la panza de María!, ¡alimentándose de María, de su sangre y de sus pechos sublimes!.

La Santa Madre Iglesia nos manda: Adorar a Dios y Venerar a Su Madre.
Sinceramente yo siempre estoy tentado de Adorar a María también…, pero esta es una cuestión mía…, es decir la humanidad de María no fue tenida muy en cuenta a lo largo de dos mil años de Cristianismo, y ese es uno de los grandes dolores que tiene Jesús…, hay que acordarse de que recién en el Año Santo, 50, Pío XII da el Dogma de la Asunción de María… en Cuerpo y Alma, es decir pasa del otro lado de esa forma. Yo pregunto muy respetuosamente y humildemente: En dos milenios ¿todavía no lo habían descubierto eso?, digo…, pregunto nomás; y por otra parte también pregunto: ¿es posible que hayan tenido que esperar tanto tiempo para reconocer como Dogma de la Iglesia, es decir, algo que debe creerse sí o sí, la Inmaculada Concepción de María?. ¿Cómo es posible que se esperaron tantos siglos?. Mientras que la Sagrada Escritura podría resumirse ¿en qué?, en el SI de María al Ángel y en el Magníficat, quien quiere sacar de allí jugo, puede sacar todo el jugo que quiera. Por otra parte yo pienso ( todo lo que digo es porque lo he reflexionado con Mamá, María… ¿eh? … no por que se me ocurre) porqué si sabemos que en el SI que le dice María al Ángel del Señor, " he aquí la esclava del Señor, hágase en Mí según tu palabra", ese SI es el SI que debemos dar cada uno de nosotros para estar plenamente dentro del Cristianismo. No puedo ser Cristiano yo si no digo como María "SI, he aquí la esclava del Señor", pero más aún, ¿cómo se demoran tantos siglos para reconocer a nivel oficial el Dogma de la Inmaculada?, sabiendo que cualquier ser humano que realmente invoque al Espíritu Santo, el Espíritu Santo le va a decir que el eje de todo está allí.

¿Por qué?.

Tanto ama el Padre al hombre que envía a su propio Hijo a la tierra y se hizo carne.

¿En dónde?.

En el vientre de María.

¿Por qué?.

Porque ella dijo: "SI, he aquí la esclava del Señor.

Perfecto, entonces si todo el amor del Padre, por nosotros, se concentra en el envío de su hijo a la tierra para que crecido muera en muerte de cruz y derrame Su Sangre por nosotros, pero aquí quien tiene todo en sus manos ¿no es Nuestra Madre?. Esto debería pensarse y pensarse con el corazón muuucho, porque iríamos descubriendo en María nuestro desierto estéril, si ella no está en nosotros.

Es tan grandioso y solemne todo lo que pasa en esa aceptación de María siendo apenas una niña de dieciséis años, más o menos, es tan maravilloso que por el solo hecho de pensarlo diariamente parecería que nos volvemos superhombres y además, por palabras de Nuestra Madre, solamente con nombrar y decir "Inmaculada Concepción de María", ¡los cielos y la tierra, arden en gozo!, entonces pensar con el corazón que lugar tiene la Virgen María en mi vida, en la vida de cada uno de los hombres que se entere de esto.

Alrededor de esto, repito, gira todo el amor del Padre al hombre, y es el instrumento para que tengamos a Jesús en María.

■ Fundación Jesús de la Misericordia y Corazón Inmaculado de María  |  Aprobada por Res. 139 A - Gob.de Córdoba – Sec. De Justicia – Dir.de Ins.de Pers.Jur.  |  Dirección: 9 de Julio 1162  |  Teléfono: 03537 – 431197 - 2553  |  Justiniano Posse – (Cba.)